Un estudio revela cómo la abundancia de vida en los océanos contribuyó a la creación de las primeras montañas de la Tierra

Una abundancia sin precedentes de vida oceánica desempeñó un papel crucial en la creación de las montañas de la Tierra, según ha revelado un estudio histórico dirigido por científicos de la Universidad de Aberdeen.

Mientras que la formación de las montañas suele asociarse a la colisión de las placas tectónicas, que provoca el empuje de enormes placas de roca hacia la superficie, el estudio ha demostrado que esto fue provocado por la abundancia de nutrientes en los océanos hace 2.000 millones de años, lo que provocó una explosión de vida planctónica.

Cuando el plancton murió, cayó al fondo del océano y acabó formando grafito, que desempeñó un papel crucial en la lubricación de la rotura de las rocas en placas, lo que les permitió apilarse unas sobre otras para formar montañas.

La investigación ha revelado que la cantidad de vida planctónica fue inusualmente alta en este periodo, creando así las condiciones necesarias que fueron cruciales para la aparición de montañas durante millones de años.

Orogenias que comenzaron entre hace 2,2 y 1,8 millones de años | foto John Parnell y Connor Brolly

El profesor John Parnell, de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Aberdeen, dirigió la investigación que fue financiada por el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural (NERC) y se ha publicado en la revista Nature Communications Earth and Environment.

Según Parnell las montañas son una parte esencial del paisaje, pero las grandes cadenas montañosas sólo se formaron a mitad de la historia de la Tierra, hace unos dos mil millones de años. El registro geológico de este periodo incluye pruebas de la abundancia de materia orgánica en los océanos, que al morir se conservó como grafito en el esquisto.

Aunque hace tiempo que se sabe que los procesos tectónicos estaban lubricados, nuestra investigación muestra que fue la gran abundancia de carbono en el océano la que desempeñó un papel crucial en el engrosamiento de la corteza que construyó las cordilleras de la Tierra. Podemos ver las pruebas en el noroeste de Escocia, donde todavía se pueden encontrar las raíces de las antiguas montañas y el grafito resbaladizo que ayudó a construirlas, en lugares como Harris, Tiree y Gairloch.

Gairloch, Escocia | foto Ken Bagnall en Wikimedia Commons

El coautor del estudio, el Dr. Connor Brolly, de la Universidad de Glasgow, dijo: El grafito enterrado en la corteza terrestre tiene una gran demanda para la futura tecnología ecológica, para su uso en elementos como las pilas de combustible y las baterías de iones de litio. Es interesante pensar que este acontecimiento de hace dos mil millones de años, responsable de la formación de nuestro mundo natural, tiene ahora el potencial de desempeñar un papel clave en su conservación para las generaciones futuras.

El profesor Parnell añadió: En última instancia, lo que nuestra investigación ha demostrado es que la clave de la formación de las montañas fue la vida, lo que demuestra que la Tierra y su biosfera están íntimamente ligadas de formas no comprendidas hasta ahora.


Fuentes

University of Aberdeen | Parnell, J., Brolly, C. Increased biomass and carbon burial 2 billion years ago triggered mountain building. Commun Earth Environ 2, 238 (2021). doi.org/10.1038/s43247-021-00313-5