Un estudio de ADN sugiere que las lenguas celtas llegaron con grandes migraciones a Gran Bretaña en la Edad del Bronce tardía

Reconstrucción de una casa de la Edad del Bronce en Flag Fen, Cambridgeshire | foto Midnightblueowl en Wikimedia Commons

Un nuevo estudio sobre el ADN antiguo ha rastreado el movimiento de personas en el sur de Gran Bretaña durante la Edad de Bronce. Dirigido por la Universidad de York, la Facultad de Medicina de Harvard y la Universidad de Viena, muestra que las personas que se desplazaron al sur de Gran Bretaña en torno al 1300-800 a.C. fueron responsables de aproximadamente la mitad de la ascendencia genética de las poblaciones posteriores.

Las pruebas combinadas de ADN y arqueología sugieren que, más que una invasión violenta o un único acontecimiento migratorio, la estructura genética de la población cambió a través de contactos sostenidos entre la Gran Bretaña continental y Europa a lo largo de varios siglos, como el desplazamiento de comerciantes, los matrimonios mixtos y los movimientos a pequeña escala de grupos familiares.

El estudio encuentra pruebas de que los nuevos emigrantes se mezclaron a fondo con la población del sur de Gran Bretaña en el periodo comprendido entre el 1000 y el 875 a.C. Los investigadores afirman que aún no se puede establecer con certeza el origen de estos emigrantes, pero lo más probable es que procedieran de comunidades de la actual Francia y sus alrededores.

La Edad de Bronce Media y Tardía fue una época en la que las comunidades agrícolas asentadas se expandieron por los paisajes del sur de Gran Bretaña, y se desarrollaron extensas rutas comerciales que permitían el movimiento de minerales metálicos para la producción de bronce. Estas nuevas redes enlazaron amplias regiones de toda Europa, como se desprende de la difusión de los objetos de bronce y las materias primas.

El arqueólogo principal del estudio, el profesor Ian Armit, de la Universidad de York, declaró: Hace tiempo que sospechamos, basándonos en los patrones de comercio y las ideologías compartidas, que la Edad de Bronce Media y Tardía fue una época de intensos contactos entre las comunidades de Gran Bretaña y Europa. Mientras que antes podíamos pensar que la movilidad a larga distancia estaba restringida a unos pocos individuos, como comerciantes o pequeñas bandas de guerreros, esta nueva evidencia de ADN muestra que un número considerable de personas se movía, en todo el espectro de la sociedad.

Algunos de los primeros valores genéticos atípicos se han encontrado en Kent, lo que sugiere que el sureste puede haber sido un foco de movimiento hacia Gran Bretaña. Esto coincide con las pruebas isotópicas publicadas anteriormente en yacimientos arqueológicos como Cliffs End Farm, donde se demostró que algunos individuos pasaron su infancia en el continente.

Las modernas lenguas célticas en las islas Británicas | foto Karl Uno Gerth en Wikimedia Commons

Las nuevas pruebas de ADN también pueden arrojar luz sobre la antigua cuestión de cuándo llegaron las primeras lenguas celtas a Gran Bretaña. Dado que los movimientos de población suelen impulsar el cambio lingüístico, las pruebas de ADN refuerzan significativamente los argumentos a favor de la aparición de las lenguas celtas en Gran Bretaña en la Edad de Bronce. Por el contrario, el estudio muestra escasas pruebas de movimientos de población a gran escala en Gran Bretaña durante la posterior Edad de Hierro, que hasta ahora se consideraba el periodo en el que las lenguas celtas podrían haberse extendido.

El profesor David Reich, de la Facultad de Medicina de Harvard, dijo: Estos hallazgos no resuelven la cuestión del origen de las lenguas celtas en Gran Bretaña. Sin embargo, cualquier estudioso razonable tiene que ajustar sus mejores conjeturas sobre lo que ocurrió basándose en estos hallazgos. Nuestros resultados militan en contra de una propagación de las lenguas celtas a Gran Bretaña en la Edad de Hierro -la popular hipótesis «Celta desde el Este»- y aumentan la probabilidad de una llegada de la Edad de Bronce tardía desde Francia, un escenario raramente discutido llamado «Celta desde el Centro».

Otro hallazgo inesperado del estudio es el gran aumento de la frecuencia del alelo de la persistencia de la lactasa (una adaptación genética que permitía digerir los productos lácteos) en las poblaciones de la Edad del Bronce en Gran Bretaña en relación con el continente. El profesor Ron Pinhasi, coautor del estudio, antropólogo físico y especialista en ADN antiguo de la Universidad de Viena, declaró: Este estudio multiplica por doce la cantidad de datos de ADN antiguo que tenemos de la Edad del Bronce y del Hierro en Gran Bretaña, y por 3,5 en Europa occidental y central. Con esta cantidad masiva de datos, tenemos por primera vez la capacidad de llevar a cabo estudios de adaptación con suficiente resolución tanto en el tiempo como en el espacio para permitirnos discernir que la selección natural se produjo de diferentes maneras en distintas partes de Europa.

Nuestros resultados demuestran que los productos lácteos debieron utilizarse de forma cualitativamente diferente desde el punto de vista económico o cultural en Gran Bretaña que en el continente europeo en la Edad de Hierro, ya que fue una época en la que la persistencia de la lactasa aumentaba rápidamente de frecuencia en Gran Bretaña, pero no en el continente.

Aunque las nuevas pruebas de ADN arrojan más luz sobre Gran Bretaña, los datos también indican movimientos de población entre distintas partes de la Europa continental, lo que confirma lo que los arqueólogos sospechaban desde hace tiempo: que la Edad de Bronce tardía fue un periodo de contactos intensos y sostenidos entre muchas comunidades diversas.


Fuentes

University of York | Patterson, N., Isakov, M., Booth, T. et al. Large-scale migration into Britain during the Middle to Late Bronze Age. Nature (2021). doi.org/10.1038/s41586-021-04287-4