Las 4 cuevas más profundas del mundo están en el Cáucaso occidental en Abjasia

El equipo Peroro-Speleo en la cueva Veryovkina, el 30 de junio de 2018 | foto Petr Lyubimov en Wikimedia Commons

La cordillera del Cáucaso, además de servir de frontera natural entre entre Europa y Asia extendiéndose entre el mar Negro y el mar Caspio, y de albergar la montaña más alta de Europa, el Elbrús con 5.642 metros sobre el nivel del mar, también guarda otras sorpresas.

En la región del Cáucaso occidental se encuentra Abjasia, una república que algunos países reconocen como un estado independiente y otros como parte de Georgia. De sus 8.700 kilómetros cuadrados de superficie el 75 por ciento son zonas montañosas, con cumbres que alcanzan los 4.000 metros de altitud.

Diferentes brazos se desprenden aquí de la cordillera, que separa Abjasia de Circasia, y forman profundos valles y macizos repletos de cavidades y cursos fluviales. En estos macizos se encuentran las 4 cuevas más profundas del mundo. Además, dos de ellas son las únicas cuevas conocidas que superan los 2.000 metros de profundidad.

Mapa de Abjasia, con la situación de los Montes Gagra y Bzib | foto Rowanwindwhistler en Wikimedia Commons

La más profunda de las cuatro, y por tanto la más profunda del mundo, es la cueva Veryovkina, con una profundidad de 2.212 metros. La segunda es la Krúbera-Voronya, con una profundidad de 2.197 metros. Las dos se encuentran en el mismo macizo, el de Arabika en el valle de Orto-Balagan en los montes Gagra, donde se localizan varios cientos de cuevas, quince de las cuales han sido exploradas a más de 400 metros de profundidad, y cinco de ellas a más de 1.000 metros.

No obstante, cada año nuevas expediciones investigan las cuevas, por lo que no es raro que se descubran ramificaciones inexploradas, lo que puede llevar a nuevas mediciones que alteren las profundidades a día de hoy. De hecho, en los últimos años las cuatro cuevas se han ido turnando en el orden de profundidad, eso sí, ocupando siempre las primeras posiciones.

El Cáucaso Occidental en Abjasia | foto Sergei Kazantsev en Wikimedia Commons

Cueva Veryovkina

Se descubrió en 1968, cuando la zona aun formaba parte de la Unión Soviética, y en un principio se le asignó el identificador S-115. En 1986 fue renombrada en honor al espeleólogo Alexander Veryovkin.

Corte vertical de la cueva Veryovkina | foto Павел Демидов en Wikimedia Commons

Su entrada, que tiene una sección transversal de 3 por 4 metros, se sitúa a una altitud de 2.285 metros sobre el nivel del mar en el paso entre las montañas de Krepost y Zont, en la cordillera de Gagra.

Los espeleólogos que la descubrieron en 1968 solo llegaron hasta una profundidad de 115 metros. Otras dos expediciones en la década de 1980 llegaron hasta los 440 metros.

Sucesivas exploraciones a partir de 2015 irían alcanzando mayores profundidades, hasta que en marzo de 2018 el equipo Perovo-speleo consigue medir el último sifón de la cavidad, estableciendo la profundidad total en 2.212 metros, la cueva más profunda del mundo.

Cueva Krúbera-Voronya

Muy cercana a la anterior, fue la cueva más profunda conocida entre los años 2001 (en que una expedición ruso-ucraniana alcanzó los 1.710 metros de profundidad) y 2018, cuando fue superada por la Veryovkina. Entremedias, en 2012 una expedición conjunta de 7 países diferentes alcanzó la profundidad máxima de 2.197 metros. En 2004 otra expedición ucraniana había conseguido, por primera vez en la historia de la espeleología, descender más de 2.000 metros.

El macizo Arabika y la cueva Krubera | foto Alexander Klimchouk en Wikimedia Commons

Se descubrió en 1960 por exploradores soviéticos que le pusieron el nombre del geógrafo ruso Aleksander Kruber. En ella se han hallado especies desconocidas de artrópodos sin ojos ni pigmentación, dos de ellos los encontrados a mayor profundidad en la Tierra.

Está situada a unos 2.256 metros de altitud sobre el nivel del mar, en el valle de Ortobalagan y se cree que todavía puede ser más profunda, al estar conectada con otras tres cuevas del mismo sistema. Un equipo hispano-ruso realizó experimentos con trazadores químicos que demuestran que esta cueva puede tener conexiones con surgencias situadas a unos 400 metros por debajo del nivel del Mar Negro.

El español Marcos Vilariño González en la cueva Veryovkina el 29 de junio de 2018 | foto Petr Lyubimov en Wikimedia Commons

Cueva Sarma

La tercera cueva más profunda del planeta, con 1.830 metros, está situada en los montes Gagra, al igual que las dos primeras. Su profundidad actual fue alcanzada en 2012 por un equipo dirigido por Pavel Rudko.

Fue descubierta en 1990 por Sergei Shipitsin y denominada Sarma (por el viento de igual nombre que sopla en el lago Baikal). La entrada se encuentra a una altitud de 2.150 metros sobre el nivel del mar, y la cueva consiste en una serie de pozos interconectados por galerías.

En ella se encontraron dos especies de anfípodos que también habitan otras cuevas del mismo sistema kárstico.

Perfil del sistema de Krubera | foto PJakopin en Wikimedia Commons

Cueva de la Nieve

En una de las laderas del monte Chipshira, en la vertiente sur del Cáucaso Occidental, se encuentra la cuarta cueva más profunda del mundo, la Cueva de la Nieve (Peshchera Snezhnaya).

Alcanza los 1.760 metros de profundidad con un total de 23 kilómetros de galerías que albergan el glaciar subterráneo más grande del mundo. En el interior de la cueva existen conos de hielo y nieve que llegan a tener más de 50 metros de altura. También tres cataratas, una de 45 metros y otras 2 de unos 30 metros, en un río subterráneo que tiene una longitud de 7 kilómetros y un caudal de 200 litros por segundo en su nivel más alto.

La cueva se exploró por primera vez el 9 de agosto de 1971 por el equipo de espeleología MGU. Expediciones posteriores comprobaron que en realidad se trata de un sistema de 4 cuevas conectadas. Tiene cuatro entradas, situadas a 1.515, 1.971, 2.015, y 2.389 metros de altitud respectivamente.

La profundidad total de 1.760 metros se alcanzó en enero de 2011, cuando el submarinista Dmitry Khodykin se sumergió en el lago Morozov en el interior de la cueva, midiendo su profundidad máxima.

Está considerada la cueva más difícil de descender de todo el territorio de la antigua Unión Soviética, y una de las más difíciles del mundo.


Fuentes

Incave.org | Speleoatlas.ru | Ukrainian Speleological Association | Cavex Team | BBC | Speleogenesis Karst Base | Great Russian Encyclopedia | Sarma, Veryovkina, Voronia, Nieve (Wikipedia)