Una nueva investigación de la Universidad de Massachusetts Amherst ofrece una respuesta novedosa a una de las preguntas persistentes de la climatología histórica, la historia del medio ambiente y las ciencias de la tierra: ¿qué causó la Pequeña Edad de Hielo? La respuesta, ahora lo sabemos, es una paradoja: el calentamiento.

La Pequeña Edad de Hielo fue uno de los periodos más fríos de los últimos 10.000 años, un periodo de enfriamiento especialmente pronunciado en la región del Atlántico Norte. Esta ola de frío, cuya cronología precisa debaten los estudiosos, pero que parece haberse iniciado hace unos 600 años, fue la responsable de la pérdida de cosechas, hambrunas y pandemias en toda Europa, lo que provocó la miseria y la muerte de millones de personas. Hasta la fecha, los mecanismos que condujeron a este duro estado climático no han sido concluyentes. Sin embargo, un nuevo artículo publicado en Science Advances ofrece una imagen actualizada de los acontecimientos que provocaron la Pequeña Edad de Hielo. Sorprendentemente, el enfriamiento parece haber sido provocado por un episodio inusualmente cálido.

Cuando François Lapointe y Raymond Bradley, profesores de geociencias de la UMass Amherst, empezaron a examinar cuidadosamente su reconstrucción de 3.000 años de las temperaturas de la superficie del mar del Atlántico Norte, cuyos resultados se publicaron en Proceedings of the National Academy of Sciences en 2020, observaron algo sorprendente: un cambio repentino de condiciones muy cálidas a finales del siglo XIII a condiciones frías sin precedentes a principios del siglo XIV, sólo 20 años después.

Mapa de correlación media multimodelo entre la AMOC de baja frecuencia en 26°N y la SST. Las estrellas numeradas del 1 al 15 indican la ubicación de los sitios | foto Lapointe et al.

Utilizando muchos registros marinos detallados, Lapointe y Bradley descubrieron que hubo una transferencia anormalmente fuerte de agua cálida hacia el norte a finales de la década de 1300 que alcanzó su punto máximo alrededor de 1380. Como resultado, las aguas al sur de Groenlandia y los mares nórdicos se volvieron mucho más cálidas de lo habitual. Nadie había reconocido esto antes, señala Lapointe.

Normalmente, siempre hay una transferencia de agua caliente desde los trópicos hacia el ártico. Se trata de un proceso bien conocido llamado Circulación de vuelco meridional del Atlántico (AMOC), que es como una cinta transportadora planetaria. Normalmente, el agua cálida de los trópicos fluye hacia el norte a lo largo de la costa del norte de Europa, y cuando llega a latitudes más altas y se encuentra con aguas árticas más frías, pierde calor y se vuelve más densa, haciendo que se hunda en el fondo del océano. Esta formación de aguas profundas fluye entonces hacia el sur a lo largo de la costa de América del Norte y sigue circulando por el mundo.

Pero a finales de la década de 1300, el AMOC se fortaleció significativamente, lo que significó que una cantidad de agua cálida mucho mayor que la habitual se desplazaba hacia el norte, lo que a su vez provocó una rápida pérdida de hielo ártico. En el transcurso de unas pocas décadas, a finales de las centurias de 1300 y 1400, grandes cantidades de hielo fueron expulsadas al Atlántico Norte, lo que no sólo enfrió las aguas del Atlántico Norte, sino que también diluyó su salinidad, provocando finalmente el colapso del AMOC. Este colapso fue lo que desencadenó un importante enfriamiento.

Mapa topográfico de los mares nórdicos y cuencas subpolares con circulación esquemática de corrientes superficiales (curvas sólidas) y corrientes profundas (curvas discontinuas) que forman una porción de la circulación de vuelco meridional del Atlántico. Los colores de las curvas indican temperaturas aproximadas | foto R. Curry, Woods Hole Oceanographic Institution/Science/USGCRP en Wikimedia Commons

Avancemos hasta nuestros días: entre los años 60 y 80, también hemos asistido a un rápido fortalecimiento del AMOC, que se ha relacionado con la persistencia de una alta presión en la atmósfera sobre Groenlandia. Lapointe y Bradley creen que la misma situación atmosférica se produjo justo antes de la Pequeña Edad de Hielo, pero ¿qué pudo desencadenar ese evento de alta presión persistente en la década de 1380?

La respuesta, según descubrió Lapointe, se encuentra en los árboles. Una vez que los investigadores compararon sus hallazgos con un nuevo registro de la actividad solar revelado por los isótopos de radiocarbono conservados en los anillos de los árboles, descubrieron que a finales de la centuria de 1300 se registró una actividad solar inusualmente alta. Dicha actividad solar tiende a provocar una alta presión atmosférica sobre Groenlandia.

Al mismo tiempo, se producían menos erupciones volcánicas en la Tierra, lo que significa que había menos cenizas en el aire. Una atmósfera más limpia significaba que el planeta era más sensible a los cambios en la producción solar. De ahí que el efecto de la alta actividad solar sobre la circulación atmosférica en el Atlántico Norte fuera particularmente fuerte, dijo Lapointe.

Lapointe y Bradley se preguntan si un enfriamiento tan brusco podría repetirse en nuestra época de cambio climático global. Señalan que ahora hay mucho menos hielo marino ártico debido al calentamiento global, por lo que es poco probable que se produzca un acontecimiento como el de principios de los años 1400, con transporte de hielo marino. Sin embargo, hay que vigilar la acumulación de agua dulce en el mar de Beaufort (al norte de Alaska), que ha aumentado un 40% en las dos últimas décadas. Su exportación al Atlántico Norte subpolar podría tener un fuerte impacto en la circulación oceánica, dijo Lapointe. Además, los periodos persistentes de altas presiones sobre Groenlandia en verano han sido mucho más frecuentes en la última década y están relacionados con un deshielo récord. Los modelos climáticos no captan estos acontecimientos de forma fiable, por lo que podemos estar subestimando la futura pérdida de la capa de hielo, con la entrada de más agua dulce en el Atlántico Norte, lo que podría provocar un debilitamiento o colapso del AMOC. Los autores concluyen que es urgente abordar estas incertidumbres.


Fuentes

University of Massachusetts Amherst | François Lapointe, Raymond S. Bradley, Little Ice Age abruptly triggered by intrusion of Atlantic waters into the Nordic Seas. Science Advances, vol.7, Issue 51 (2021), DOI: 10.1126/sciadv.abi8230


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.