El barco de vela más grande de la historia

El Thomas W. Lawson | foto Tom Wigley en Flickr

El 14 de diciembre de 1907 un gran barco de vela naufragó frente a la costa de Annet, en las islas Sorlingas, provocando la primera gran marea negra del mundo. Solo hubo dos supervivientes.

Se trataba del Thomas W. Lawson, el mayor barco de vela pura del mundo, es decir, sin motor auxiliar, y la única goleta de siete palos que ha existido. Había sido construido por el empresario del cobre Thomas W. Lawson con el único propósito de demostrar al mundo que la vela podía seguir siendo competitiva en la era del vapor.

Botado el 10 de julio de 1902, el Thomas W. Lawson tenía 145 metros de eslora y siete mástiles de casi 58 metros de altura cada uno, con 25 velas y una superficie de lona acumulada de 4.330 metros cuadrados. Tenía una capacidad de carga de 11.000 toneladas y era operado por una tripulación de sólo 18 personas, cuando un barco de vapor de tamaño similar habría necesitado hasta cincuenta.

Otra imagen del Thomas W. Lawson | foto dominio público en Wikimedia Commons

Esto era posible porque el trabajo de los marineros se veía facilitado por diversos mecanismos. La goleta, aunque no tenía motor, estaba equipada con una máquina de dirección de vapor, cabrestantes de vapor, un sistema eléctrico e incluso una red telefónica.

Cuando estaba completamente cargado, el calado del Thomas W. Lawson era de 9 metros. Curiosamente, en aquella época sólo había un puerto en Estados Unidos capaz de recibir este tipo de buques de gran calado: el de Newport News, en Virginia. Por ello, su capacidad se redujo a 7.400 toneladas para poder atracar en más puertos.

Incluso con la carga reducida, el Thomas W. Lawson era tan grande que resultaba difícil de maniobrar y lento. Tendía a desviarse y necesitaba un viento fuerte para mantener el rumbo. Los marineros lo comparaban con una bañera o una ballena varada. 

Cuadro del barco por Thomas H. Willis (1907) | foto Vallejo Gallery en Wikimedia Commons

El Lawson se creó originalmente para recorrer las rutas del carbón a lo largo de la costa este norteamericana. Pero a principios del siglo XX había una gran demanda de petróleo, por lo que el velero fue vendido a la Anglo-American Oil Co. y en los astilleros Newport News & Drydock en 1906 fue convertido en un petrolero con capacidad para 60.000 barriles, lo que lo convertía en uno de los mayores petroleros a flote en aquella época.

El 19 de noviembre de 1907, el Lawson zarpó de los muelles de la refinería Marcus Hook, a 20 millas al sur de Filadelfia, con destino a Londres en su primera travesía transatlántica con 58.000 barriles de aceite de parafina ligera. Durante la travesía, el Lawson se encontró con varios vendavales que destruyeron todos los botes salvavidas menos uno y la mayoría de sus velas.

Réplica del Thomas W. Lawson | foto Hugh Llewelyn en Flickr

A pesar de los daños, la goleta alcanzó el Mar Céltico al noroeste de las Islas Sorlingas. El 13 de diciembre entró en el Canal de la Mancha, donde se esperaba que pudiera capear el temporal. El capitán George Washington Dow, confiado en que el barco sobreviviría a la tormenta, rechazó categóricamente la ayuda de dos barcos cercanos.

Charlotte Dorrien-Smith recordó: El capitán no hizo señales de socorro y dijo que no se consideraba en peligro. Con sus aparejos podría haber aguantado cualquier tormenta en la costa americana, pero, por desgracia, aquí no.

Fotografía del Thomas W. Lawson | foto dominio público en Wikimedia Commons

La noche siguiente, el vendaval alcanzó los 140 kilómetros por hora y rompió la cadena del ancla del barco. Abandonada a merced de los furiosos mares, la goleta se estrelló contra la costa rocosa cerca de Annet y volcó. A la luz de la mañana, la quilla volcada del barco podía verse cerca del arrecife desde el que los restos se deslizaron hacia aguas más profundas. En la superficie se había acumulado una gruesa capa de petróleo procedente de la bodega del barco. De los 18 hombres a bordo, sólo dos sobrevivieron al hundimiento: el capitán George W. Dow y el ingeniero Edward L. Rowe.

Los restos del Thomas W. Lawson, destrozados y dispersos, se encuentran ahora al noreste de Shag Rock, a una profundidad de 17 metros, y pueden ser visitados por buceadores en condiciones de calma. Una de las anclas está ahora empotrada en la pared exterior de Bleak House, Broadstairs, la antigua casa de Charles Dickens, y puede verse junto con una foto de la goleta.


Este artículo se publicó en Amusing Planet. Traducido del inglés y republicado con permiso.