Tras el parón de las excavaciones arqueológicas que supuso la irrupción de la pandemia el año anterior, este 2021 vio la vuelta de los investigadores al terreno, con más ganas que nunca y dando como resultado una de las temporadas más prolíficas en hallazgos y descubrimientos.

De muchos de ellos hablamos en estas páginas y, como suele ocurrir, otros se nos pasaron debido a la imposibilidad de abarcarlo todo, o por cuestiones de restricciones de acceso a las informaciones, e incluso por la abundancia de noticias al respecto en español en otros medios consideramos que no era necesario traerlas aquí.

En cualquier caso dimos cuenta de muchos descubrimientos arqueológicos este 2021, tantos que parece imposible hacer una selección de solo 12. Por eso hemos acudido a un criterio objetivo, el impacto que tuvieron en los lectores. Esta lista, por tanto, no es un top de los hallazgos más importantes, ni siquiera es un top de nuestros favoritos, sino que recoge los 12 descubrimientos arqueológicos de 2021 que los lectores consideraron más interesantes.

12. La destreza de los romanos produciendo losas de mármol, en Éfeso

El examen de losas de mármol procedentes del revestimiento de los muros de una villa en la antigua ciudad de Éfeso, en la costa occidental de Turquía, reveló que habían sido producidas con sierras hidráulicas de metal.

Salón de la antigua villa romana de Éfeso con las losas de mármol restauradas, que ahora han sido examinadas más de cerca / foto Sinan Ilhan

Según los investigadores las losas tienen un grosor de unos 16 milímetros y los huecos entre ellas causados por el aserrado y el posterior pulido son de unos 8 milímetros. Así que la pérdida de material causada por el proceso de fabricación es de aproximadamente un tercio, lo que es menos que muchas de las producciones de mármol actuales. Esto significa que la extracción de mármol en el período imperial romano era notablemente eficiente.

Un análisis demuestra que los romanos producían mármol de manera más eficiente que en la actualidad (15 de mayo).

11. Una habitación intacta en la que vivía una familia de esclavos, en Pompeya

En una villa suburbana de Pompeya los arqueólogos encontraron una habitación intacta, en la que habría vivido toda una familia de esclavos o trabajadores.

La habitación descubierta | foto Parco Archeologico di Pompei

La sala, que constituye un extraordinario vistazo a una parte del mundo antiguo que normalmente permanece en la oscuridad, ofrece una rara visión de la vida cotidiana de los esclavos, gracias al excepcional estado de conservación del entorno y a la posibilidad de realizar vaciados de yeso de camas y otros objetos de materiales perecederos que han dejado su huella en la cinerita que cubría las antiguas estructuras.

Encuentran en Pompeya la habitación intacta de una familia de esclavos de una villa suburbana (8 de noviembre).

10. Viviendas de trabajadores mayas de la sal, en Belice

Los arqueólogos encontraron una secuencia de construcción de edificios en tres partes con hornos de sal, al menos una residencia y un área exterior donde se salaba y secaba el pescado.

Arqueólogos de la LSU excavan el antiguo emplazamiento maya de las salinas de Paynes Creek, en Belice, sumergido bajo el agua y conservado | foto Heather McKillop, LSU

La investigación sugiere que los mayas que vivían permanentemente en la comunidad se dedicaban a la producción doméstica excedente de sal que estaba bien integrada en la economía regional, lo que les permitía adquirir una variedad de bienes no locales.

Arqueólogos descubren viviendas de trabajadores de la sal en un yacimiento maya submarino (19 de noviembre).

9. Guerras prehistóricas, en Sudán

Desde su descubrimiento en los años 60, el cementerio de Jebel Sahaba (Valle del Nilo, Sudán), de 13 milenios de antigüedad, se consideraba uno de los testimonios más antiguos de la guerra prehistórica.

Punción por impacto de proyectil con un fragmento lítico incrustado en la superficie posterior del hueso de la cadera izquierda del individuo JS 21. / Foto Isabelle Crevecoeur/Marie-Hélène Dias-Meirinho

Ahora los científicos volvieron a analizar los huesos conservados en el Museo Británico. Los resultados muestran que no se trató de un único conflicto armado, sino de una sucesión de episodios, probablemente exacerbados por el cambio climático.

Nuevos análisis en Jebel Sahaba sugieren que la guerra más antigua de la historia fue en realidad una sucesión de conflictos (31 de mayo).

8. La destreza militar de los Asirios, en la antigua Laquis

La rampa de asedio asiria de Laquis (antigua ciudad del reino de Judá identificada con la actual Tell ed-Duweir), a unos 24 kilómetros al este de Hebrón, es el único ejemplo físico que se conserva de su destreza militar en todo Oriente Próximo.

La rampa de asedio asiria, construida con 3 millones de piedras | foto Yosef Garfinkel

Ahora, por primera vez, un equipo de arqueólogos ha reconstruido cómo el ejército asirio pudo construir la rampa y utilizarla para conquistar la ciudad de Laquis.

Reconstruyen cómo los asirios levantaron la rampa de asedio de Laquis, único ejemplo conservado de su destreza militar (9 de noviembre).

7. La cueva más antigua que ocuparon los humanos, en Sudáfrica

Pocos lugares del mundo conservan un registro arqueológico continuo que abarca millones de años. La cueva de Wonderwerk, situada en el desierto del Kalahari sudafricano, es uno de esos raros lugares.

Interior de la cueva Wonderwerk / foto Michael Chazan

La cueva de Wonderwerk, que significa “milagro” en afrikáans, ha sido identificada como la ocupación de cuevas más antigua del mundo y el lugar donde se encuentran algunos de los primeros indicios de uso del fuego y fabricación de herramientas entre los humanos prehistóricos.

Encuentran las más antiguas evidencias de actividad humana en una cueva de Sudáfrica (27 de abril)

6. Los mineros que comían queso azul y cerveza en la Prehistoria, en Hallstatt

Nuevos análisis revelaron que los trabajadores de las minas de sal prehistóricas de Hallstatt consumían queso azul y producían cerveza.

Mineros prehistóricos en Hallstatt | foto D. Groebner – Hans Reschreiter – Naturhistorisches Museum Wien en Wikimedia Commons

Cada vez está más claro que no solo las prácticas culinarias prehistóricas eran sofisticadas, sino que también los complejos alimentos procesados, así como la técnica de la fermentación, han tenido un papel destacado en nuestra historia alimentaria temprana.

Los mineros que trabajaban en las minas de sal de Hallstatt en la Edad del Hierro comían queso azul y bebían cerveza (14 de octubre).

5. Espadas de la Edad del Bronce con empuñaduras de madera, en la antigua Ripes (Grecia)

Las excavaciones de este año en la antigua ciudad de Ripes sacaron a luz numerosas piezas, entre las que destacan tres espadas micénicas de la Edad del Bronce, que conservan parte de sus empuñaduras de madera.

Dos de las espadas de la Edad del Bronce encontradas | foto Ministerio de Cultura de Grecia

Las armas son productos de los talleres de palacio, quizás de Micenas, por lo que son coherentes con la epopeya y la tradición mitológica que nos ha llegado. Según la misma, Acaya pertenecía al reino de Agamenón, quien habría reunido a los hombres más importantes de la vecina Egio para discutir cómo debía llevarse a cabo la campaña contra Troya.

Encuentran en la antigua ciudad griega de Ripes tres espadas de la Edad del Bronce que conservan sus empuñaduras de madera (8 de noviembre).

4. La antigüedad de las estelas megalíticas de Etiopía

Los antiguos monolitos de piedra del sur de Etiopía, de hasta seis metros de altura, son 1.000 años más antiguos de lo que los científicos pensaban, según un nuevo estudio publicado en el Journal of African Archaeology.

Grupo de estelas megalíticas en el campo de Tiya, al sur de Etiopía | foto Richard Mortel en Wikimedia Commons

Un equipo de investigación de la Universidad Estatal de Washington utilizó una avanzada datación por radiocarbono para determinar que los monolitos del yacimiento arqueológico de Sakaro Sodo en la zona de Gedeo, en Etiopía, fueron creados probablemente en algún momento del siglo I d.C.

Estelas megalíticas etíopes son 1.000 años más antiguas de lo que se pensaba (9 de diciembre).

3. El avance tecnológico de la primera civilización norteamericana

Durante mucho tiempo se creyó que los nativos americanos que ocupaban la zona conocida como Poverty Point, en el norte de Luisiana, eran simples cazadores y recolectores. Sin embargo, los nuevos hallazgos arqueológicos ofrecen una imagen muy diferente de la primera civilización de Norteamérica. Estos primeros indígenas eran ingenieros altamente cualificados capaces de construir enormes estructuras de tierra en cuestión de meses – posiblemente incluso semanas – que resistieron la prueba del tiempo, según muestran los hallazgos.

Vista aérea del montículo A del yacimiento de Poverty Point | foto Jennifer R. Trotter en Wikimedia Commons

Una de las cosas más notables es que estos movimientos de tierra se han mantenido durante más de 3.000 años sin fallos ni erosión importante. En comparación, los puentes, las autopistas y las presas modernas fallan con una regularidad asombrosa porque construir cosas de tierra es más complicado de lo que se piensa.

Nuevas evidencias apoyan la idea de que la primera civilización norteamericana estaba formada por «sofisticados» ingenieros (2 de septiembre).

2. Un extraño relieve en el campamento romano de Vindolanda, en Reino Unido

En el fuerte romano de Vindolanda, cerca del Muro de Adriano en Northumberland, se encontró un relieve de piedra arenisca bellamente tallado que representa una figura masculina desnuda que sostiene una lanza delante de un caballo/burro. La piedra completa, que mide 16 por 31,5 centímetros, se habría colocado originalmente en un hueco.

Foto Vindolanda Charitable Trust

Probablemente se trata de un dios, más que de un simple soldado de caballería; también lleva una lanza en el brazo izquierdo, un atributo común del dios de la guerra, Marte; sin embargo, cuando se observa su cabeza, los dos rasgos casi circulares podrían identificarse como alas: un atributo común de Mercurio, dios de los viajes. Los caballos y los asnos también se asocian a menudo con Mercurio como protector de los viajeros.

Encuentran el relieve de un misterioso jinete en el yacimiento romano de Vindolanda, junto al Muro de Adriano (28 de junio).

1. Los primeros vestidos estaban hechos con corteza de árbol, en Çatalhöyük (Turquía)

Algunos creían que la gente hacía sus ropas con lana. Otros pensaban que se hacían con lino. De hecho llevan discutiendo sobre el tipo de ropa que se usaba en Çatalhöyük desde 1962, cuando se encontraron los primeros trozos de tela. ¿Quién tenía razón? Después de casi 60 años, ahora sabemos la respuesta. Ninguno de los dos.

Maqueta que reconstruye como pudo ser Çatalhöyük | foto Wolfgang Sauber en Wikimedia Commons

Los habitantes de Çatalhöyük utilizaban la corteza del roble, por lo que confeccionaban sus ropas con la corteza de los árboles que encontraban en su entorno. También utilizaban la madera de roble como material de construcción para sus casas, y sin duda cosechaban las fibras del líber cuando se talaban los árboles.

Los tejidos más antiguos de la historia, encontrados en Çatalhöyük, están hechos con corteza de roble (11 de noviembre).


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.