Los tejidos más antiguos de la historia, encontrados en Çatalhöyük, están hechos con corteza de roble

Maqueta que reconstruye como pudo ser Çatalhöyük | foto Wolfgang Sauber en Wikimedia Commons

Hablar de ciudades en la Edad de Piedra parece un oxímoron. Pero hasta 10.000 personas vivían en Çatalhöyük, en Turquía, hace unos 8.000-9.000 años. Esto lo convierte en el mayor asentamiento conocido de lo que los arqueólogos llaman los periodos neolítico y calcolítico.

Lise Bender Jørgensen es arqueóloga y profesora emérita del Departamento de Estudios Históricos y Clásicos de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, y ha ayudado a confirmar con qué tejían sus ropas los habitantes de la antigua ciudad.

Algunos expertos creían que la gente hacía sus ropas con lana. Otros pensaban que se hacían con lino. De hecho llevan discutiendo sobre el tipo de ropa que se usaba en Çatalhöyük desde 1962, cuando se encontraron los primeros trozos de tela. ¿Quién tenía razón? Después de casi 60 años, ahora sabemos la respuesta. Ninguno de los dos, dicen Bender Jørgensen y sus colegas, que han presentado sus hallazgos en la revista Antiquity.

Tejido procedente de Çatalhöyük | foto Antoinette Rast-Eicher, University of Bern

Cuando se excavó Çatalhöyük a partir de finales de la década de 1950, se consideraba una de las ciudades más antiguas. Aunque los nuevos descubrimientos demuestran que esto ya no es cierto, el lugar sigue teniendo un alto factor de celebridad, dice Jørgensen. El arqueólogo James Mellaart dirigió las primeras excavaciones. Más tarde, las autoridades turcas lo expulsaron del país por estar supuestamente implicado en la venta de objetos arqueológicos en el mercado negro.

La gente ya vivía aquí hace más de 9.000 años, y se han identificado 18 capas de asentamientos. La gente llamó a la ciudad su hogar hasta hace unos 7.950 años. Uno de los principales arqueólogos del mundo, el profesor Ian Hodder de la Universidad de Stanford, realizó nuevas excavaciones entre 1993 y 2017. Estas excavaciones han aportado una gran cantidad de datos nuevos y nos han proporcionado una comprensión totalmente nueva del yacimiento.

Los hallazgos realizados por Hodder y sus colegas desenterraron varios trozos de tela que luego resultaron tener entre 8.500 y 8.700 años de antigüedad. Cuando las excavaciones de Hodder empezaron a revelar tejidos, me invitaron a examinarlos con mi colega suiza Antoinette Rast-Eicher, dice Bender Jørgensen. Rast-Eicher, afiliada a la Universidad de Berna, está especializada en la identificación de fibras textiles. Tiene experiencia con algunos de los tejidos europeos más antiguos encontrados en los lagos alpinos. Los dos investigadores han colaborado en varios proyectos en los últimos años.

Vista del yacimiento de Çatalhöyük / foto Omar hoftun en Wikimedia Commons

En agosto de 2017, viajaron juntas a Çatalhöyük y examinaron los textiles que los arqueólogos del grupo de Hodder habían encontrado. También colaboraron con la becaria postdoctoral y arqueobotánica Sabine Karg, de la Universidad Libre de Berlín. Este grupo de especialistas encontró respuestas claras.

En el pasado, los investigadores descuidaron en gran medida la posibilidad de que las fibras del tejido pudieran ser algo más que lana o lino, pero últimamente otro material ha recibido más atención, afirma Bender Jørgensen. Las fibras de líber se utilizaron durante miles de años para fabricar cuerdas y, a su vez, también hilos y telas. Los habitantes de Çatalhöyük utilizaban distintas variedades de exactamente este material.

Aspecto que tiene la fibra de Líber | foto Boatbuilder en Wikimedia Commons

Una muestra de fibra de un cesto resultó ser de hierba, pero varios de los tejidos están claramente hechos de fibra de líber de roble. Además, son los tejidos más antiguos que se conservan en el mundo. La fibra de líber se encuentra entre la corteza y la madera de árboles como el sauce, el roble o el tilo. Los habitantes de Catalhöyük utilizaban la corteza del roble, por lo que confeccionaban sus ropas con la corteza de los árboles que encontraban en su entorno. También utilizaban la madera de roble como material de construcción para sus casas, y sin duda cosechaban las fibras del líber cuando se talaban los árboles.

Las conclusiones de los expertos también coinciden con otro punto llamativo: No se han encontrado grandes cantidades de semillas de lino en la región. Los habitantes de Çatalhöyük no parecen haber cultivado lino. Bender Jørgensen señala que mucha gente suele pasar por alto la fibra de líber como material primitivo. El lino tiende a dominar el debate sobre los tipos de fibras textiles que utilizaba la gente. Resulta que los habitantes de esta zona no importaban el lino de otros lugares, como muchos investigadores pensaban anteriormente, sino que utilizaban los recursos a los que tenían abundante acceso.


Fuentes

Steinar Brandslet (Norwegian University of Science and Technology) | Rast-Eicher, A., Karg, S., & Bender Jørgensen, L. (2021). The use of local fibres for textiles at Neolithic Çatalhöyük. Antiquity, 1-16. doi: 10.15184/aqy.2021.89