Encuentran en la antigua ciudad griega de Ripes tres espadas de la Edad del Bronce que conservan sus empuñaduras de madera

Dos de las espadas de la Edad del Bronce encontradas | foto Ministerio de Cultura de Grecia

El primer periodo de excavaciones de este año en la meseta de Trapeza, a ocho kilómetros al suroeste de Egio en la antigua Acaya griega, ha concluido sacando a la luz, entre otras cosas, valiosos conjuntos de ajuar funerario y tres espadas de bronce. El lugar se identifica con Ripes, una ciudad que floreció en los primeros tiempos históricos y participó en la colonización, fundando Crotona (la ciudad con más vencedores olímpicos en el stadion) en la Magna Grecia.

La excavación se centró en la necrópolis micénica, que se desarrolla en la ladera suroeste de la meseta y está situada en la antigua vía que conducía a la acrópolis de la época histórica. Las tumbas tienen forma de cámara y están excavadas en el subsuelo arenoso y blando. Su uso fue largo e intensivo, ya durante el periodo prehelénico y el apogeo de los grandes centros de Micenas, Tirinto y Pilos. Una importante reutilización de las tumbas se remonta al siglo XII a.C., cuando fueron reabiertas de nuevo y en repetidas ocasiones, convirtiéndose al mismo tiempo en un lugar para la realización de costumbres funerarias y complejas prácticas rituales hasta el final de la Edad del Bronce, en el siglo XI a.C.

Localización de Ripes al norte de Acaya, Grecia | foto Badseed en Wikimedia Commons

La excavación de la necrópolis arrojó valiosos conjuntos de ajuares funerarios consistentes en piezas de cerámica, numerosas sellos de piedra y todo tipo de cuentas y conchas de diversos materiales -vidrio, loza, oro, cornalina, cristal mineral- que componen collares y elaboradas joyas, así como colgantes de oro en forma de bucaneras, que hacen referencia a las relaciones comerciales con el Egeo oriental y Chipre.

La cámara de la tumba identificada con el número 8, con forma de paralelogramo rectangular, que se investigó este año, mostraba una compleja estratigrafía. En la primera capa de enterramientos del siglo XII a.C. se investigaron tres enterramientos coronados con falsas ánforas. Los huesos de los enterramientos más antiguos habían sido retirados y colocados con respeto y gran cuidado en dos pilas superpuestas en el fondo de la cámara en contacto con las paredes de la tumba. Sobre estas excavaciones, tres alabastrones de arcilla tallados y un ánfora datan estos primeros enterramientos en el siglo XIV a.C.

Foto Ministerio de Cultura de Grecia

Entre los huesos y el ajuar funerario que acompañaba a estos primeros enterramientos, se colocaron cuentas de vidrio y cornalina, una estatuilla de un caballo hecha de arcilla, y una espada de bronce excepcionalmente bien conservada. En la base de la pila de huesos se encontraron otras dos espadas de bronce intactas, que también conservan parte de sus empuñaduras de madera. Las tres espadas pertenecen a tipos diferentes, correspondiendo a la tipología Sandars D (espadas en cruz) y Sandars E (espadas con empuñadura en T), y datan del apogeo del periodo palaciego del mundo micénico.

La presencia de estas armas, al igual que las lanzas largas de la misma época encontradas durante la excavación de las tumbas adyacentes en la necrópolis de la meseta de Trapeza, es especialmente significativa. La distinguen de las demás necrópolis de Acaya, subrayando la dependencia directa de la sociedad local de los poderosos centros palaciegos. Las armas son productos de los talleres de palacio, quizás de Micenas, por lo que son coherentes con la epopeya y la tradición mitológica que nos ha llegado. Según la misma, Acaya pertenecía al reino de Agamenón, quien habría reunido a los hombres más importantes de la vecina Egio para discutir cómo debía llevarse a cabo la campaña contra Troya.

Otra de las espadas | foto Ministerio de Cultura de Grecia

La ubicación del asentamiento micénico de Trapeza aún no está del todo clara. Presumiblemente, durante el primer ciclo de uso de la necrópolis, el asentamiento estaba situado en una colina a unos 100 metros al sur. Este año, paralelamente a la excavación de la necrópolis micénica, la excavación de una parte del asentamiento reveló parte de un edificio, quizás una megalópolis. Se trata de una amplia sala rectangular con un hogar en el centro y una cerámica característica que data del siglo XVII a.C.

La excavación sistemática en Trapeza Egio, antigua Ripes, está dirigida por el Dr. Andreas C. Gordos, arqueólogo del Eforato de Antigüedades de Acaya. En el proyecto de investigación interdisciplinar de la necrópolis micénica y el asentamiento prehistórico, Elisabetta Borgna, profesora de arqueología egea de la Universidad de Udine, participa con un grupo de estudiantes de las universidades de Udine, Trieste y Venecia, así como con estudiantes de postgrado de universidades griegas.


Fuentes

Ministerio de Cultura de Grecia