Uno de los géneros literarios más profusamente cultivados por los antiguos egipcios es el sebayt, que literalmente significa enseñanzas o instrucciones. No solo eso sino que muchos sebayt se encuentran entre los primeros textos de la literatura del Antiguo Egipto. Se trata de consejos morales y directrices para afrontar la vida, generalmente por parte de un padre a su hijo.

La mayor parte de estos textos se conservan en rollos de papiro que son copias de copias de copias, etc. de los originales. Pero el género tenía tanto éxito que aun en época romana se seguían escribiendo nuevas composiciones.

Entre los textos más conocidos están las Instrucciones de Ptahhotep, el chaty del faraón Dyedkara Isesi, cuyas copias más antiguas datan de hacia 2050 a.C.; las Instrucciones de Kagemni, de hacia 1950 a.C.; y las Instrucciones de Amenemhat, escritas por el faraón de ese nombre que reinó entre 1991 y 1961 a.C. para su hijo Sesostris, un poema que todavía se seguía leyendo en Egipto en el siglo V a.C., 1.500 años después.

El papiro 10474 del Museo Británico contiene la versión más completa de las Instrucciones de Amenemope | foto The Trustees of the British Museum

En todos ellos destaca el pragmatismo y los consejos prácticos, algo que en las más tardías Instrucciones de Amenemope se torna piedad, integridad y honradez por encima de todo. Además se diferencia de otras instrucciones en que el texto está explícitamente organizado en 30 capítulos numerados (se trata del poema más antiguo con capítulos numerados), precedidos por una introducción y finalizado con un colofón (que nos ha llegado completo, a través de varias versiones en distintos papiros).

Fue escrito por Amenemope, un escriba y sabio que vivió durante la vigésima dinastía del Reino Nuevo egipcio en Ipu (la posterior Panópolis griega y actual Ajmin). En el texto da consejos a su hijo para tener una vida feliz, incidiendo en las cualidades interiores, las actitudes y los comportamientos necesarios para lograrlo.

Así se aleja del éxito material para centrarse en la consecución de la paz interior a través de la paciencia y la aceptación de la voluntad de los dioses. Aconseja a su hijo que defienda a los más débiles, que respete a los ancianos a las viudas y a los pobres, al mismo tiempo que condena los abusos de poder y autoridad.

No permitas que el poderoso te soborne a oprimir al débil, en beneficio de aquél.

Amenemope, Instrucciones XX
Ostraca con el comienzo de las Instrucciones en escritura hierática, en el Metropolitan Museum of Art | foto dominio público en Wikimedia Commons

A lo largo de los 30 capítulos establece una distinción entre el hombre tranquilo que se dedica a sus propios asuntos sin llamar la atención ni exigir nada, y el hombre exaltado que molesta y se pelea constantemente con los demás por cosas sin importancia. El primero recibirá la bendición divina y alcanzará la felicidad, y el segundo se encamina hacia la destrucción.

Amenemope aconseja a su hijo ser modesto, tener autocontrol, ser generoso y escrupulosamente honesto. Por contra, le pide que huya del orgullo, la impetuosidad, el fraude y la mentira, porque intentar obtener ventajas en detrimento de los demás solo conduce a la desgracia y confunde los planes de Maat, la diosa del equilibrio y la armonía cósmica, la verdad y la justicia.

Si el pobre te debe mucho dividelo en tres partes: perdona dos y deja sólo una. Esto, ya verás, es lo mejor de esta vida; a partir de entonces dormirás bien y por la mañana todo te parecerá maravilloso; porque es mejor ser apreciado por amor al prójimo que tener riquezas almacenadas; mejor saborear el pan con buena conciencia que tener riquezas cargadas de reproches.

Amenemope, Instrucciones XII

El texto influyó en otras culturas del Cercano Oriente, que incorporaron algunos de los consejos en sus propios libros. Pero especialmente se puede rastrear su influencia en los libros bíblicos de los Proverbios, el Eclesiastés y el Eclesiástico, posiblemente a través de una traducción hebrea.

Rollo del Libro de los Proverbios | foto Pete unseth en Wikimedia Commons

En el caso de los Proverbios los versos del 22:17 al 23:11 son tan similares a las instrucciones de Amenemope que pocos dudan de que se trata de copias literales. ¿Y que hacen unos textos egipcios en un libro de la Biblia?

La fecha de composición de las instrucciones de Amenemope es hacia 1100 a.C., lo que es anterior a cualquier parte de la Biblia. Por ello egiptólogos como James Henry Breasted y otros opinan que los hebreos leyeron e incorporaron a su desarrollo ético y religioso el texto de Amenemope. Según Breasted, es igualmente obvio que en numerosos otros lugares del Antiguo Testamento, no sólo en el Libro de los Proverbios, sino también en la ley hebrea, en Job,…en Samuel y Jeremías, la sabiduría de Amenemope es la fuente de ideas, figuras, normas morales, y especialmente de un cierto espíritu cálido y humano de bondad.

Según Miriam Lichtheim, fue durante la época ramésida (precisamente la de composición del texto de Amenemope) cuando las tribus de Israel se convirtieron en una nación, y gran parte del conocimiento israelita de procedencia egipcia, como se refleja en la Biblia, fue el resultado de los contactos durante este periodo.

El egiptólogo Adolf Erman publicó en 1924 una extensa lista de correspondencias entre los textos de Amenemope y el Libro de los Proverbios. Es más, Erman utilizó las instrucciones para enmendar una lectura difícil en el texto de los Proverbios 22:20, donde la palabra hebrea shilshom (hace tres días) parecía un error de un copista ya que no encajaba en el contexto. Erman sugirió que la palabra sheloshim (treinta) no solo tenía sentido en el contexto, sino que producía un paralelismo estrecho entre los dos textos, con los ahora restaurados treinta dichos de los Proverbios 22:20 que corresponden exactamente a los 30 capítulos numerados de Amenemope.

Mira estos treinta capítulos, que informan y educan

Amenemope, Instrucciones XXX.539

¿No he escrito para ti treinta frases de consejo y conocimiento?

Proverbios 22:20
Los israelitas abandonando Egipto, cuadro de David Roberts (1830) | foto dominio público en Wikimedia Commons

Hoy en día la mayoría de expertos consideran que existe una conexión entre ambas obras, y que la influencia de Amenemope en los Proverbios es clara. Una minoría está dividida entre los que opinan que la influencia es al revés, y los que creen que ambos textos derivan de una fuente semítica perdida.

Algunos textos de ambos comparados:

Guárdate de robar al pobre y de oprimir al afligido (Amenemope, Instrucciones II) / No robes al pobre, porque es pobre, ni oprimas (o aplastes) al humilde en la puerta (Proverbios 22:22)

No te asocies con un hombre apasionado, Ni te acerques a él para conversar; No saltes a pegarte a uno así; Que el terror no te lleve (Amenemope, Instrucciones X) / No te hagas amigo del hombre iracundo, Ni vayas con el iracundo, No sea que aprendas sus caminos y tomes un lazo para tu alma (Proverbios 22:24-5)

No comas pan en presencia de un gobernante, y no te lances con la boca ante un gobernador(?). Cuando te llenas de lo que no tienes derecho, sólo es un placer para tu saliva. Mira el plato que está delante de ti, y deja que eso (solo) supla tu necesidad (Amenemope, Instrucciones XXIII) / Cuando te sientes a comer con un gobernante, considera diligentemente lo que tienes delante; Y pon un cuchillo en tu garganta, Si eres un hombre dado al apetito. No desees sus manjares, porque son panes de mentira (Proverbios 23:1)

No te afanes por las riquezas; Si te traen bienes robados, no se quedan en la noche contigo. Se han hecho alas como los gansos Y han volado a los cielos (Amenemope, Instrucciones VII) / No te afanes en enriquecerte, y deja de hacer ganancias deshonestas; porque la riqueza se hace alas, como el águila que vuela hacia el cielo (Proverbios 23:4-5)

Da tus oídos, escucha las palabras que se dicen, da tu corazón para interpretarlas (Amenemope, Instrucciones I) / Aplica tu corazón a la instrucción y tus oídos a las palabras de conocimiento (Proverbios 23:12)

El texto más completo de las Instrucciones de Amenemope es el Papiro 10474 que se conserva en el Museo Británico. Pero hay fragmentos en al menos otros 7 papiros repartidos por museos de Turín, El Cairo, Moscú, París y Estocolmo.


Fuentes

James Henry Breasted, The Dawn of Conscience | William Kelly Simpson, ed., The Literature of Ancient Egypt | Miriam Lichtheim, Ancient Egyptian Literature, Volume II: The New Kingdom | Roger Norman Whybray, The Book of the Proverbs: A Survey of Modern Study | James Roger Black, The Instruction of Amenemope: A Critical Edition and Commentary Prolegomenon and Prologue | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.