Nuevas evidencias apoyan la idea de que la primera civilización americana estaba formada por «sofisticados» ingenieros

Vista aérea del montículo A del yacimiento de Poverty Point | foto Jennifer R. Trotter en Wikimedia Commons

Durante mucho tiempo se creyó que los nativos americanos que ocupaban la zona conocida como Poverty Point, en el norte de Luisiana, eran simples cazadores y recolectores. Sin embargo, los nuevos hallazgos arqueológicos de la Universidad de Washington en San Luis ofrecen una imagen muy diferente de la primera civilización de América.

Lejos de la simplicidad de la vida que a veces se describe en los libros de antropología, estos primeros indígenas eran ingenieros altamente cualificados capaces de construir enormes estructuras de tierra en cuestión de meses – posiblemente incluso semanas – que resistieron la prueba del tiempo, según muestran los hallazgos.

Nosotros, como comunidad investigadora -y la población en su conjunto-, hemos infravalorado a los nativos y su capacidad para hacer este trabajo y hacerlo rápidamente de la forma en que lo hicieron, dijo Tristram R. Kidder, autor principal y catedrático de Antropología. Una de las cosas más notables es que estos movimientos de tierra se han mantenido durante más de 3.000 años sin fallos ni erosión importante. En comparación, los puentes, las autopistas y las presas modernas fallan con una regularidad asombrosa porque construir cosas de tierra es más complicado de lo que se piensa.

El yacimiento de Poverty Point | foto Maximilian Dörrbecker en Wikimedia Commons

Los hallazgos se publicaron en Southeastern Archaeology. Kai Su y Seth B. Grooms, de la Universidad de Washington, junto con los graduados Edward R. Henry (Estado de Colorado) y Kelly Ervin (Servicio de Conservación de Recursos Naturales del USDA) también contribuyeron al artículo.

El yacimiento de Poverty Point, declarado Patrimonio de la Humanidad, consiste en un enorme montículo de tierra de 22 metros de altura y crestas concéntricas de medio círculo. Las estructuras fueron construidas por cazadores-recolectores hace aproximadamente 3.400 años a partir de casi 2 millones de metros cúbicos de tierra.

Según Kidder, es probable que el lugar fuera un importante sitio religioso al que los nativos americanos acudían en peregrinación. Fue abandonado bruscamente hace entre 3.000 y 3.200 años, probablemente debido a las inundaciones documentadas en el valle del Misisipi y al cambio climático.

Las crestas de Poverty Point contienen gran cantidad de artefactos en los bordes y en su interior, lo que sugiere que allí vivía gente. Kidder y su equipo volvieron a excavar y a evaluar un yacimiento en la cresta oeste 3 del yacimiento de Poverty Point que fue excavado originalmente por el renombrado arqueólogo Jon Gibson en 1991. Utilizando métodos de investigación modernos, como la datación por radiocarbono, el análisis microscópico de los suelos y las mediciones magnéticas de los mismos, la investigación proporciona pruebas concluyentes de que los movimientos de tierra se realizaron rápidamente.

Esencialmente, no hay evidencia de límites o signos de erosión entre los distintos niveles, lo que habría ocurrido si hubiera habido incluso una breve pausa en la construcción. Kidder cree que la construcción se llevó a cabo por niveles, es decir, por capas de sedimentos depositadas para aumentar la altura de la cresta y las dimensiones lineales antes de colocar otra capa para ampliar la huella vertical y horizontalmente.

¿Por qué es importante? Según Kidder, los hallazgos desafían las creencias anteriores sobre el comportamiento de los cazadores y recolectores premodernos. La construcción de los enormes montículos y crestas de Poverty Point habría requerido una gran cantidad de mano de obra bien organizada y habría exigido liderazgo para su ejecución. Se cree que los cazadores y recolectores evitaban la política.

Reconstrucción artística del yacimiento de Poverty Point | foto Herb Roe en Wikimedia Commons

Entre la velocidad de la excavación y la construcción, y la cantidad de tierra que se movía, estos datos nos muestran a los nativos acudiendo al lugar y trabajando en conjunto. Esto es extraordinario, porque se supone que los cazadores-recolectores no podían realizar estas actividades, dijo Kidder.

Lo que es aún más impresionante que la rapidez con la que la gente construyó las estructuras de tierra es el hecho de que todavía están intactas. Debido a su proximidad al Golfo de México, esta zona recibe inmensas cantidades de lluvia que hacen que las estructuras de tierra sean especialmente propensas a la erosión. El análisis microscópico de los suelos muestra que los nativos americanos mezclaban diferentes tipos de tierra -arcillas, limos y arena- en una receta calculada para hacer las estructuras más fuertes

De forma similar al hormigón romano o a la tierra apisonada en China, los nativos americanos descubrieron sofisticadas formas de mezclar diferentes tipos de materiales para hacerlos prácticamente indestructibles, a pesar de no estar compactados. Hay algo de magia en ello que nuestros ingenieros modernos aún no han sido capaces de descubrir, dijo Kidder. 


Fuentes

Washington University in St.Louis | Tristram R. Kidder, Su Kai, Edward R. Henry, Seth B. Grooms & Kelly Ervin (2021) Multi-method geoarchaeological analyses demonstrates exceptionally rapid construction of Ridge West 3 at Poverty Point, Southeastern Archaeology, DOI: 10.1080/0734578X.2021.1958445