Astilo de Crotona, el primer deportista que se cambió al equipo rival

Atletas griegos | foto RickyBennison en Wikimedia Commons

En el fútbol actual, pero también en otros deportes, estamos habituados a ver como los jugadores cambian de equipo constantemente, principalmente obedeciendo a intereses económicos. En ocasiones, incluso, se van al equipo rival o al eterno enemigo. Pues bien, el primero de todos ellos que está documentado fue un atleta griego del siglo V a.C.

Se llamaba Astilo y había nacido en Crotona, una colonia griega (fundada por aqueos de la ciudad de Ripes hacia 709 a.C.) en el sur de la península Itálica, situada en la costa este de la península de los brucios, junto a la desembocadura del río Aesaros.

Situación de Crotona en la Magna Grecia | foto Rowanwindwhistler en Wikimedia Commons

La ciudad era famosa por haber establecido en ella Pitágoras su escuela hacia 540 a.C. Pero también por ser el lugar de origen de atletas vencedores en los Juegos Olímpicos, como Milón de Crotona, luchador que ganó en seis olimpiadas consecutivas.

Astilo también representó a su ciudad en los Juegos celebrados en Olimpia cada cuatro años. Por la lista de vencedores olímpicos sabemos que ganó en tres ocasiones consecutivas. La primera vez en la 73ª Olimpiada (488 a.C.), luego en la 74ª (484 a.C.) y en la 75ª (480 a.C.). Y no en una disciplina cualquiera, sino en la más importante de los Juegos, el stadion. De hecho, en las 14 primeras olimpiadas (entre 776 y 724 a.C.) no hubo más competiciones que esta.

Ruinas del estadio de Olimpia | foto Chris Kar en Wikimedia Commons

El stadion era una carrera a pie que tomaba su nombre del lugar donde se celebraba, el estadio (stadion en griego, luego stadium en latín), que a su vez procedía de la unidad de longitud equivalente a 600 pies (de Heracles). Se celebraba tanto en los Juegos Olímpicos como en el resto de Juegos Panhelénicos, y consistía en una competición de velocidad sobre una distancia que coincidía con la longitud de la pista del estadio, que variaba ligeramente de unos lugares a otros.

En el caso de Olimpia la distancia era de 192 metros (en Delfos era de 178 metros, por ejemplo). Se trataba, según Stephen Gaylord Miller, del equivalente a la actual carrera de 200 metros. El atleta que vencía en el stadion daba nombre a los 4 años de la Olimpíada (la Olimpíada era el período de 4 años que había entre unos Juegos y otros).

La línea de salida del estadio de Olimpia | foto Jamesscottbrown en Wikimedia Commons

Crotona era la ciudad que dominaba la carrera en los siglos VI y V a.C. En las 26 Olimpiadas entre 588 y 488 a.C. hubo 11 vencedores de Crotona, algo que todavía hoy sigue asombrando a los estudiosos del atletismo en la Antigüedad. En comparación, en ese mismo período las siguientes ciudades con mayor número de victorias en el stadion fueron Elis y Córcira, con 2 cada una. Una diferencia abrumadora. A decir de Estrabón:

Aquel que llega el último de los crotoniatas es el primero del resto de los griegos

Estrabón, Geografía VI.1.12

Algunos especialistas opinan que en el éxito de Crotona podrían haber influido teorías nutricionistas pitagóricas (recordemos que la ciudad era la sede de la escuela de Pitágoras), si es que las hubo, junto con un estricto entrenamiento deportivo.

Hieron de Siracusa y los vencedores en Olimpia, cuadro de James Barry (h.1777) | foto dominio público en Wikimedia Commons

Los Juegos promovían, de hecho, la competitividad entre ciudades, proclamando tanto al comienzo de cada evento la afiliación de cada atleta a la ciudad que representaba, como luego la ciudad del vencedor al final.

Por ello algunas ciudades como Siracusa (en Sicilia) intentaban atraerse a atletas de otras ciudades-estado para que las representasen y así conseguir la victoria y el consiguiente prestigio que por si mismas no obtenían. Existen varios casos documentados, pero como decíamos uno de los primeros, y probablemente el precedente de todos, fue el de Astilo.

Astilo de Crotona, que había ganado en 488 a.C. y 484 a.C. el stadion (y también el diaulo, la carrera que consistía en dar 2 vueltas al estadio, equivalente a los 400 metros actuales) volvió a ganar en 480 a.C. en ambas pruebas. Pero esta vez, cuando los jueces proclamaron al vencedor gritaron Astilo de Siracusa, en lugar de mencionar a su ciudad natal Crotona. ¿Qué había sucedido?

Muy sencillo, el tirano de Siracusa, Hieron, había ofrecido a Astilo ciertos privilegios y recompensas si competía representando a su ciudad. Los de Crotona no se lo tomaron muy bien.

La reacción de sus conciudadanos fue quizá algo exagerada, pero demuestra hasta que punto se tomaban en serio la competición. No solo destruyeron la estatua de Astilo que había hecho Pitágoras de Regio y que se encontraba en un sitio prominente de la ciudad, junto al templo de Hera, acompañando a las de otros vencedores, sino que convirtieron su casa en una prisión.

La estatua de Astilo de Crotona es obra de Pitágoras; este atleta obtuvo tres victorias sucesivas en Olimpia, en la carrera corta y en la carrera doble. Pero como en las dos últimas ocasiones se autoproclamó siracusano, para complacer a Hieron, hijo de Deinomenes, el pueblo de Crotona condenó por ello su casa a ser una prisión, y derribó su estatua colocada junto al templo de Hera Laciniana.

Pausanias, Descripción de Grecia VI.13.1
Atletas en un ánfora panatenaica de h.500 a.C. | foto Marie-Lan Nguyen en Wikimedia Commons

Para entonces Astilo hacía tiempo que vivía en Siracusa, disfrutando de la vida prometida por Hieron.

Con todo, hay historiadores que mantienen que lo de Astilo no fue un cambio de equipo sino que habría emigrado voluntariamente a Siracusa al estar en desacuerdo con la oligarquía pitagórica que gobernaba en Crotona. A este respecto dice H.W. Pleket:

Evidentemente, sigue existiendo la posibilidad de que Astilo se haya enemistado con la oligarquía. Sin embargo, metodológicamente parece mejor interpretar el «caso Astilo” como un análogo a los paralelos posteriores, tanto más cuanto que los primeros atletas profesionales se encuentran en la élite aristocrática.

H.W. Pleket, ‘On the Sociology of Ancient Sport‘ en Sport in the Greek and Roman World p.44, nota 60

Pleket opina que el motivo de la defección de Astilo no fue otro que el económico (cualquiera podría citar tres o cuatro casos parecidos en el deporte actual). Crotona no habría podido pagarle lo que le pagaba Siracusa, o lo que Astilo habría pedido.


Fuentes

Stephen Gaylord Miller, Ancient Greek Athletics | H.W. Pleket, On the Sociology of Ancient Sport, en Sport in the Greek and Roman Worlds, vol. 2 (Thomas F.Scanlon, ed.) | Eusebio de Cesárea, Crónica | List of Olympic winners of the Stadion race | Astylos of Croton (Wikipedia)