La historia de Laocoonte, el sacerdote troyano que fue atacado y muerto junto con sus dos hijos por serpientes gigantes por intentar desenmascarar el ardid del Caballo de Troya, es bien conocida en la mitología griega. La trágica historia de Laocoonte ha sido relatada por numerosos poetas griegos, como Apolodoro y Quinto de Esmirna. Este último describió detalladamente el espeluznante destino de Laocoonte en su poema épico Posthoméricas (La caída de Troya). El célebre dramaturgo griego Sófocles y el poeta romano Virgilio también mencionan a Laocoonte, cuyo relato es uno de los más célebres de la época helenística.

Una representación aún más tangible del espantoso final de Laocoonte, de la misma época, es la admirada estatua de mármol titulada Laocoonte y sus hijos, que ahora se encuentra en los Museos Vaticanos de Roma. Los historiadores creen que es la misma estatua que fue elogiada por Plinio en su Historia Natural. Según este historiador y filósofo de la antigüedad, el grupo de estatuas fue esculpido a partir de un único bloque de mármol (posteriormente se demostró que era un error) por tres talentosos artistas.

En el centro de la escultura se encuentra la imponente figura de Laocoonte; su cuerpo musculoso se esfuerza por resistir el agarre de dos serpientes que se han enredado en sus piernas y brazos. Con su brazo izquierdo, el sacerdote se ha agarrado a una de las serpientes, pero sus esfuerzos por alejar al reptil son vanos. La cabeza de la serpiente está situada justo encima de sus caderas, lista para darle un mordisco mortal.

Foto dominio público en Wikimedia Commons

El brazo derecho está doblado a su espalda, comprimido por las espirales de la misma serpiente. A su derecha, está su hijo menor completamente envuelto por las espirales de la segunda serpiente. Intenta apartar la cabeza de la serpiente de su cuerpo, pero la mordedura venenosa ya se ha producido. Bajo el efecto de la toxina que recorre sus venas, el chico apenas puede mantenerse en pie. Su hermano mayor, a la izquierda, observa con horror y desesperación cómo intenta liberar su tobillo de la cola del segundo.

Cuando en 1506 se descubrió el Laocoonte y sus hijos en un viñedo bajo los restos de las Termas de Tito, el Papa Julio II envió inmediatamente a Miguel Ángel y al arquitecto florentino Giuliano da Sangallo para que inspeccionaran el hallazgo. Sangallo identificó inmediatamente la estatua como la descrita por Plinio. Pero, aunque Plinio tenía razón en cuanto a la magnificencia de la ejecución, la estatua no fue tallada de un solo bloque de mármol.

Sin embargo, a lo largo de los siglos pocos estudiosos han dudado de que el grupo del Laocoonte sea el mismo del que habla Plinio. Como ocurre con muchos hallazgos arqueológicos, Laocoonte y sus hijos no se encontró intacto. Le faltaban algunas piezas, como el brazo izquierdo del hijo menor, la mano derecha del hijo mayor, así como algunas de las espirales de la serpiente. El Papa Julio II quiso restaurar las piezas que faltaban y encargó el proyecto al arquitecto vaticano Donato Bramante, quien a su vez convocó un concurso para ver quién era capaz de dar la mejor versión de la restauración del brazo.

La escultura con los brazos extendidos añadidos por Montorsoli / foto dominio público en Wikimedia Commons

Miguel Ángel sugirió que el brazo que le faltaba a Laocoonte se doblara hacia atrás, como si el sacerdote troyano intentara arrancarse la serpiente de la espalda. El pintor y arquitecto italiano Rafael, pariente lejano de Bramante, era partidario de un brazo extendido. Al final, se declaró ganador al arquitecto y escultor Jacopo Sansovino, cuya versión con el brazo extendido coincidía con la visión del propio Rafael de cómo debía ser la estatua.

La estatua en la actualidad / foto dominio público en Wikimedia Commons

La estatua fue reparada en 1532, unas dos décadas más tarde, por Giovanni Angelo Montorsoli, un alumno de Miguel Ángel, que le colocó al Laocoonte una versión aún más recta del brazo extendido. Ésta se convirtió en la versión estándar de la escultura hasta que en 1906, en un extraño giro del destino, se descubrió un antiguo brazo doblado hacia atrás en un taller romano, a unos pocos cientos de metros de donde se había encontrado el grupo de la estatua cuatrocientos años antes.

Ludwig Pollak, el arqueólogo que encontró el brazo, observó una similitud en el estilo artístico con el grupo del Laocoonte, y sospechando que se trataba de una de las piezas perdidas de la escultura, presentó el brazo roto a los Museos Vaticanos. El conservador guardó el brazo en el almacén del museo y se olvidó rápidamente de él, hasta que fue redescubierto medio siglo después.

Los orificios del brazo coincidían perfectamente con los correspondientes de la estatua, por lo que no quedaba ninguna duda sobre la procedencia del fragmento. En 1957, el museo retiró la restauración de Montorsoli y colocó el brazo doblado tal y como había sugerido Miguel Ángel, reivindicando el argumento del gran escultor italiano mucho después de su desaparición.


Este artículo se publicó en Amusing Planet. Traducido del inglés y republicado con permiso.

Fuentes

The Digital Sculpture Project | Mental Floss | Public Domain Review


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.