El canal que permite a los barcos pasar del Mar Caspio al Mediterráneo

Esclusa número 1 del Canal Volga-Don / foto www.volganet.ru en Wikimedia Commons

El Volga es el río más largo de Europa, discurriendo por 3.645 kilómetros a través de Rusia y desembocando en el Mar Caspio. A este se le denomina mar porque sus aguas son salobres, pero como ya explicamos en un artículo anterior es técnicamente un lago

ya que así se le denominó en el tratado entre el antiguo Imperio Persa y el Imperio Ruso. La razón es que si fuera un mar serían aplicables los tratados internacionales, que obligan a permitir el acceso de buques extranjeros.

Situación del canal Volga-Don / foto Phó Nháy en Wikimedia Commons

Hoy la zona es abundante en recursos energéticos como petróleo y gas, pero antiguamente su principal riqueza la constituía la pesca.

El río Don, que desemboca en el mar de Azov (el cual está conectado con el mar Negro a través del estrecho de Kerch y por tanto también con el Mediterráneo), se aproxima tanto en su curso bajo al Volga, que la idea de conectar ambos es muy antigua.

La distancia más corta entre los cursos de ambos ríos es de 70 kilómetros y por ello durante mucho tiempo (se cree que desde el primer milenio a.C.) los barcos y su carga eran transportados por tierra, arrastrándolos con caballos o tirando de ellos con cuerdas, para pasar de uno a otro. Existen asentamientos fortificados, para proteger el paso, al menos desde 438 a.C.

Foto michael clarke stuff en Wikimedia Commons

Serían los otomanos los primeros en proponer la creación de un canal navegable entre ambos ríos en el año 1569. Algunos historiadores defienden que se llegó a excavar hasta un tercio del canal antes de abandonar las obras por la retirada ante el avance ruso en la zona. Otros creen que simplemente se limitaron a nivelar el terreno.

Los rusos retomaron la idea y hubo un primer intento de abrir el canal en 1696 tras la toma de Azov. Entre 1702 y 1707 bajo el reinado de Pedro I se abrió un canal alternativo (llamado de Petrov Val) que conectaba dos afluentes en el curso alto de ambos ríos. Se construyeron 24 esclusas y por él llegaron a pasar unos 300 barcos.

La idea quedó en el olvido hasta que fue retomada en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Del diseño se encargó el Instituto Hidroproyectos (Gidroproekt), bajo la dirección de Sergey Zhuk, que ya tenía experiencia en la construcción de canales similares y presas hidroeléctricas en la Unión Soviética.

El monumento a Lenin a la entrada del canal / foto Alexxx1979 en Wikimedia Commons

Interrumpidas por el conflicto bélico, las obras se reanudaron en 1948 para finalizar el 1 de junio de 1952 con la apertura del canal, al que se dio el nombre de Canal Lenin Volga-Don. Sergei Prokofiev compuso el poema sinfónico El encuentro del Volga y el Don para celebrar el evento. En su construcción participó casi un millón de trabajadores, incluyendo unos 100.000 prisioneros de guerra alemanes, y un número similar procedentes del gulag (campos de trabajos forzados), a los que se ofrecía el incentivo de recortar tres días de condena por cada día trabajado.

Muchas de las tareas se realizaron sin maquinaria, solo con la fuerza humana, como por ejemplo, el apisonado del fondo del canal. Los trabajos eran tan duros que por cada tramo de la obra se construía también un cementerio. En los cuatro años que duró la construcción no hubo ni un solo día de descanso.

Mapa del canal entre Volgogrado y Kalach-na-Donu / foto dominio público en Wikimedia Commons

El canal tiene 101 kilómetros de longitud, incluyendo un tramo de 45 kilómetros que discurre por ríos secundarios y embalses. Comienza en el embalse de Sarepta en el río Volga, al sur de la ciudad de Volgogrado, donde se sitúan la primera esclusa y el arco de entrada. Y finaliza en el embalse de Tsimlyansk ya en el río Don junto a la ciudad de Kalach-na-Donu.

En total tiene nueve esclusas en la vertiente del Volga y otras cuatro en la vertiente del Don. Las esclusas más pequeñas tienen 145 metros de largo, 17 metros de ancho y 3,6 de profundidad, lo que permite el paso de navíos de hasta 5.000 toneladas de carga.

La principal particularidad del canal, que hace que sea tan singular, es que debe llenarse desde el río Don mediante tres estaciones de bombeo que mantienen el nivel de agua en todo el recorrido. Es necesario elevar el agua por encima de los 88 metros, que es la diferencia de altitud entre las dos cuencas fluviales (el punto más alto corresponde a la esclusa número 9).

El canal en Volgogrado / foto www.volganet.ru en Wikimedia Commons

Desde su inauguración la navegación se realiza en ambos sentidos, transportando carbón, minerales, materiales de construcción, grano, madera y productos petrolíferos, entre otros. Pero también cruceros turísticos que permiten navegar desde el Mar Negro hasta el Mar Caspio remontando el curso del Don, accediendo al Volga por el canal, y alcanzando su desembocadura en la orilla norte del gran lago.

La entrada de los barcos desde el mar de Azov parte de los puertos de Rostov, Azov y Taganrog. Deben remontar el río Don unos 350 kilómetros para acceder al canal. Desde el Caspio el acceso parte del puerto de Astracán, que se encuentra 400 kilómetros río abajo de Volgogrado.

Los barcos tardan entre 10 y 12 horas en recorrerlo, y debido a la dureza de las condiciones climáticas durante el invierno el canal se cierra al tráfico comercial entre noviembre y abril.

El acceso a la primera esclusa en Volgogrado / foto Перебасова Евгения (Janechek) en Wikimedia Commons

Un informe de 2007 asegura que en sus primeros 55 años de funcionamiento hasta 450.000 buques y 336 millones de toneladas de carga atravesaron el canal. No obstante el gobierno ruso sigue estudiando la construcción de un segundo canal que permita aumentar el tráfico anual a más de 30 millones de toneladas.

El canal Volga-Don forma parte de la amplia red de canales y vías navegables interiores de Rusia, que alcanza los 100.000 kilómetros. Esta red no solo conecta con el Mar Caspio y el Mar Negro, sino también con el Mar Báltico, el Mar Blanco y el Océano Ártico.


Fuentes

Volga-Don Waterways: an untapped resource | Geohistory Of The Middle Ages: The Caspian And Volga-Caspian Water Routes Of The 5Th-17Th Centuries | Word Atlas | Cynthia A. Ruder, Building Stalinism: The Moscow Canal and the Creation of Soviet Space | Wikipedia