Daulatabad, la fortaleza india construida con puertas falsas y otros elementos para confundir al enemigo

La fortaleza de Daulatabad a la derecha, y el Chand Minar a la izquierda / foto Jonathanawhite en Wikimedia Commons

A unos 330 kilómetros al Este de Bombay (Mumbai) en la India se encuentra la localidad de Daulatabad, antiguamente llamada Devagiri, y que fue capital de la dinastía Yadava entre los siglos IX y XIV. Es precisamente en esa época, hacia el año 1187, cuando se inicia la construcción de la gran fortaleza triangular de la ciudad.

Se alza sobre una colina cónica de unos 200 metros de altura a la que los gobernantes Yadava recortaron gran parte de sus laderas inferiores para dejar paredes verticales de 50 metros que fueran difíciles de escalar.

Las paredes verticales y el foso / foto Danial Chitnis en Wikimedia Commons – Flickr

En 1327, ya bajo dominio del sultanato de Delhi, el lugar fue rebautizado con el nombre de Daulatabad por el sultán Muhammad bin Tughluq. Además ordenó el traslado a ella de la capital imperial desde Delhi. Literalmente toda la población de Delhi fue obligada a realizar una migración masiva a la nueva capital. Pero 7 años más tarde el sultán revocó su decisión y retornó la capital a Delhi.

En 1499 pasó a formar parte del sultanato de Ahmadnagar, bajo el que se construirían la mayoría de las fortificaciones actuales del fuerte de Daulatabad.

La cima de la fortaleza / foto Aak.jain54 en Wikimedia Commons

La única forma de llegar a la cima es un estrecho puente por el que apenas pueden pasar dos personas en paralelo, y una larga galería excavada en la roca que tiene en su mayor parte una pendiente ascendente muy acentuada. Hacia la mitad de este camino hay una entrada falsa para confundir a los enemigos que hayan entrado a la galería. Se trata de una escalera empinada que culmina en una rejilla. Allí, en tiempos de guerra, los defensores mantenían encendida una gran hoguera, que inundaba toda la galería de humo haciendo imposible el paso.

El túnel de la galería, excavado en la roca, tiene una especie de persiana de hierro que se desplaza horizontalmente sobre pequeñas ruedas, cubriendo o descubriendo la entrada como una trampilla.

El interior de la fortaleza / foto Udaykumar PR en Wikimedia Commons

El fuerte tiene algunas características defensivas singulares como la existencia de una sola puerta que sirve tanto de entrada como de salida, la disposición de las diferentes entradas interiores de manera alterna, para evitar el impulso de un ejército invasor, o el cubrimiento de portones con puas y pinchos como defensa contra los elefantes. Además utiliza en el mismo sentido las características geográficas del lugar.

Todo el complejo, que tiene un aspecto laberíntico, está repleto de puertas falsas, muros curvos y entradas que finalizan en fosos (antiguamente repletos de cocodrilos), trampillas ocultas y otros elementos destinados a desviar la atención del auténtico acceso.

En la parte inferior una de las puertas falsas / foto Vikas Singh en Wikimedia Commons

Fuera del fuerte se extienden 3 líneas de fortificaciones interiores, entre las que se encontraba la antigua ciudad ciudad de Devagiri. Esta, a su vez, estaba rodeada de una muralla exterior de unos 4 kilómetros y medio de perímetro. Aun así el gobernador mogol del Deán consiguió capturar la fortaleza en 1632.

Junto a la fortaleza se alza el Chand Minar, un minarete de 64 metros de altura y 21 metros de circunferencia en su base, originalmente recubierto de azulejos persas. Fue erigido en 1445 por Ala-ud-din Bahmani para conmemorar una de sus victorias.


Fuentes

Maharashtra Tourism Development Corporation | Archaeological Survey of India | Pushkar Sohoni, The Architecture of a Deccan Sultanate | Islamic Monuments of India Photographic Database | Wikipedia