Investigadores reconstruyen el comercio de plata en el Mediterráneo, desde la Guerra de Troya hasta la República Romana

Los científicos han reconstruido el comercio de plata en el Mediterráneo Oriental, en un periodo que incluye las fechas tradicionales de la Guerra de Troya, la fundación de Roma y la destrucción del Templo de Salomón en Jerusalén. El equipo de científicos y numismáticos franceses, israelíes y australianos halló pruebas geoquímicas de que el comercio de plata anterior a la acuñación de monedas continuó en todo el Mediterráneo durante los periodos del Bronce Tardío y la Edad del Hierro, y que el suministro sólo disminuía ocasionalmente. La plata procedía de todo el noreste del Mediterráneo y de lugares tan lejanos como la Península Ibérica.

El equipo utilizó el análisis isotópico de alta precisión para identificar las fuentes de mineral de las diminutas trazas de plomo encontradas en el Hacksilber de plata. El Hacksilber es un lingote de plata cortado de forma irregular mezclado con piezas rotas de lingotes y joyas que sirvieron como medio de pago en el sur de Levante desde principios del segundo milenio hasta el siglo IV antes de Cristo. Utilizado en transacciones locales e internacionales, su valor se determinaba pesándolo en balanzas con pesos estandarizados. Se ha descubierto en las excavaciones arqueológicas generalmente almacenado dentro de recipientes de cerámica y tenía que ser importado ya que no había plata que extraer en el Levante.

Al presentar la investigación en la conferencia de geoquímica de Goldschmidt, la Dra. Liesel Gentelli afirmó que incluso antes de la acuñación de monedas existía el comercio internacional, y el Hacksilber era uno de los productos que se intercambiaban por mercancías.

Un tesoro de Hacksilber fechado a mediados del siglo XI a.C. encontrado por la Expedición Leon Levy a Ashkelon / foto The Israel Museum, by Haim Gitler and Israel Antiquities Authority, by Clara Amit

El equipo analizó el hacksilber de 13 yacimientos diferentes que datan del 1300 a.C. al 586 a.C. en el sur del Levante, el actual Israel y Palestina. Las muestras incluían hallazgos de ‘En Gedi, Ekron y Megiddo (también conocido como Armagedón). Los investigadores cotejaron sus hallazgos con muestras de mineral y demostraron que la mayor parte del Hacksilber procedía del sur del Egeo y de los Balcanes (Macedonia, Tracia e Iliria). También se descubrió que una parte procedía de lugares tan lejanos como Cerdeña y España.

Según la investigadora principal, Liesel Gentelli, los investigadores anteriores creían que el comercio de plata había llegado a su fin tras el colapso de la sociedad a finales de la Edad del Bronce tardía, pero nuestra investigación muestra que los intercambios, especialmente entre el sur del Levante y el mundo egeo, nunca se detuvieron. Los pueblos del Mediterráneo oriental siguieron conectados. Es probable que la plata fluyera hacia el Levante como resultado del comercio o del saqueo.

Se observan periodos de escasez de plata en la época de la transición de la Edad del Bronce a la del Hierro, alrededor del 1300-1100 a.C. Algunos tesoros de este periodo muestran que la plata tiene un contenido inusualmente alto de cobre, que se habría añadido para compensar la falta de plata.

No podemos relacionar nuestros hallazgos sobre el comercio de plata con acontecimientos históricos concretos, pero nuestro análisis muestra la importancia del comercio de Hacksilber desde antes de la Guerra de Troya, que algunos estudiosos sitúan a principios del siglo XII a.C., pasando por la fundación de Roma en el 753 a.C., y hasta el final de la Edad del Hierro en el 586 a.C., marcado por la destrucción del Templo de Salomón en Jerusalén por parte de Nabucodonosor. Después, vemos la introducción gradual de la acuñación de monedas, primero en forma de hallazgos de varias monedas arcaicas y, más tarde, una transición a una economía monetaria en el sur del Levante hacia el 450 a.C. que hizo que el comercio de Hacksilber perdiera relevancia. Sin embargo, este trabajo revela el papel económico continuo y crucial que desempeñó el Hacksilber en las economías de las Edades del Bronce y del Hierro.

El Dr. Matthew Ponting, profesor titular de Materiales Arqueológicos de la Universidad de Liverpool, comentó: se trata de un nuevo e importante trabajo que confirma nuestra comprensión de las rutas de comercio e intercambio en el Levante de la Primera Edad del Hierro. El hecho de que toda la plata encontrada en la región tuviera que haber sido importada presenta interesantes posibilidades para investigar las rutas comerciales en general, así como para aprender más sobre el uso y la preferencia de las aleaciones durante este importante periodo de la historia.


Fuentes

Goldschmidt Virtual 2021