Encuentran en Sudán los restos de una catedral medieval nubia con pinturas murales

Excavaciones de Dongola, con la catedral en primer término / foto PCMA UW - M. Rekłajtis

Los arqueólogos que trabajan en la antigua Dongola (Sudán) encontraron los restos de la que puede ser la mayor iglesia conocida de la Nubia medieval. Podría haber sido la sede de un arzobispo que gobernaba la jerarquía eclesiástica en un tramo de 1.000 km a lo largo del Nilo, entre la primera y la quinta catarata. El arzobispo de Dongola supervisaba al obispo de Faras, cuya catedral con sus famosas pinturas murales fue descubierta por el profesor Kazimierz Michałowski hace 60 años.

Según el profesor Artur Obłuski, jefe de la expedición a Dongola y director del Centro Polaco de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia (PCMA UW), este descubrimiento cambia no sólo nuestros conocimientos sobre la propia ciudad, sino también la forma de reconstruir la historia de la iglesia nubia.

Situación de Dongola (indicada por una flecha) en un mapa de 1831 / foto dominio público en Wikimedia Commons

Dongola fue la capital de Makuria, uno de los tres reinos nubios cristianos. Los arqueólogos del Centro Polaco de Arqueología Mediterránea han estado trabajando allí desde 1964, continuando la investigación iniciada por el profesor K. Michałowski después del éxito de su trabajo en otro centro nubio: Faras, la capital de Nobadia. Desde 2018, el trabajo en Dongola se ha llevado a cabo bajo la subvención del Consejo Europeo de Investigación (ERC) y dirigido por el profesor Obłuski.

En 2021, los arqueólogos limpiaron el muro del ábside de la iglesia, junto con un muro adyacente y la cúpula cercana de una gran tumba. Las estructuras están situadas en el mismo centro de la ciudad. Las paredes del ábside, que era el lugar más sagrado de la iglesia, están decoradas con pinturas que representan dos filas de figuras monumentales. Es el mayor ábside descubierto hasta ahora en Nubia: tiene un diámetro de 6 metros, y la anchura de la iglesia a la que pertenecía es de aproximadamente 26 metros.

Excavación del ábside de la iglesia / foto PCMA UW – A. Chibowski

Si se confirman nuestras estimaciones basadas en las dimensiones conocidas, es la mayor iglesia descubierta hasta ahora en Nubia dice Obłuski, añadiendo que su tamaño es importante, pero también lo es la ubicación del edificio – en el corazón de la ciudad de 200 hectáreas, la capital de los reinos combinados de Nobadia y Makuria.

Justo al este del ábside se añadió un gran edificio con cúpula. Tenemos una gran analogía para este complejo arquitectónico: Faras. Allí también la catedral se encontraba en el centro de la ciudadela, y al este de la misma estaba la tumba abovedada de Joannes, el obispo de Faras. Sin embargo, hay una gran diferencia en la escala de los edificios. La cúpula de la tumba de Joannes tiene 1,5 metros de diámetro, mientras que la del edificio dongolés mide 7,5 metros.

Complejo del siglo XVII construido sobre la antigua iglesia / foto PCMA UW – A. Chiebowski

Los arqueólogos suponen que, al igual que en Faras, la gran iglesia de Dongola sirvió de catedral, junto a la cual se erigió una tumba de dignatarios, probablemente obispos. La confirmación de esta hipótesis tendrá importantes consecuencias para la Nubiología. Hasta ahora, se consideraba que otra iglesia situada fuera de la ciudadela era la catedral de Dongola, un edificio cuyas características influirían en la arquitectura religiosa de Nubia a lo largo de los siglos. Si estamos en lo cierto, fue un edificio completamente diferente el que marcó las tendencias, dice Obłuski.

El edificio recién descubierto se encuentra en el centro de la ciudadela que está rodeada por una muralla de unos 10 metros de altura y 5 metros de grosor. Las excavaciones han demostrado que éste era el corazón de todo el reino en el periodo makuriano, ya que todas las estructuras descubiertas allí eran de carácter monumental: iglesias, un palacio y grandes villas pertenecientes a las élites eclesiásticas y estatales. Las zanjas de prueba excavadas en el edificio han dado resultados prometedores.

El sondeo en el ábside tiene una profundidad de unos 9 metros. Esto significa que la parte oriental del edificio se conserva a la impresionante altura de un moderno bloque de pisos de tres plantas. Y esto significa que puede haber más pinturas e inscripciones bajo nuestros pies, al igual que en Faras, dice el arqueólogo.

Reconstrucción 3D de la catedral descubierta / foto PCMA UW – A. Wujec

Por ello, entre los miembros del equipo hay conservadores del Departamento de Conservación y Restauración de Obras de Arte de la Academia de Bellas Artes de Varsovia, que trabajan bajo la supervisión del profesor Krzysztof Chmielewski. Su tarea inmediata es asegurar las pinturas descubiertas de forma continua y, a largo plazo, prepararlas para su exposición. A diferencia de lo que ocurre en Faras, pueden dejarse en las paredes de la iglesia.

Para continuar con las excavaciones, hay que reforzar el debilitado y descascarillado revoque de las paredes cubierto por la decoración pictórica, y luego limpiar cuidadosamente las capas de tierra, suciedad y depósitos de sal que son especialmente perjudiciales para las pinturas murales. Cuando se levante un techo adecuado sobre este valioso hallazgo, será posible iniciar la conservación estética final de las pinturas, explica el profesor Chmielewski, quien añade que este tipo de conservación de rescate requiere la participación de considerables recursos, tiempo y especialistas cualificados.

Las próximas temporadas de excavación en Dongola están previstas para el otoño de este año y el invierno de 2022.


Fuentes

Polish Centre of Mediterranean Archaeology – University of Warsaw