Banda, las islas secretas de la nuez moscada, la especia que valía más que el oro

La isla de Banda Naira / foto Collin Key en Flickr

En el mar de Banda, a unos 2.500 kilómetros al este de Yakarta, se encuentran las islas de Banda, que forman parte de Indonesia. Durante miles de años, este grupo de diez islas fue la única fuente mundial de nuez moscada y macis, especia que se obtiene de la cáscara de la nuez moscada.

Antes de la llegada de los europeos, Banda estaba gobernada por los nobles llamados orang kaya, que comerciaban con los indios y los árabes, quienes a su vez vendían especias a los europeos a precios exorbitantes. En aquella época, la nuez moscada valía más por su peso que el oro, ya que se creía que la especia era una cura para la temida peste que asolaba habitualmente a las poblaciones de toda Europa.

Localización de las islas de Banda / foto Lencer en Wikimedia Commons

Los árabes mantuvieron en secreto la ubicación del origen de esta preciada especia, lo que contribuyó a mantener el valor de las islas y los precios altos. No fue hasta 1511 cuando el rey de Portugal Afonso de Albuquerque conquistó Banda y las islas vecinas, que el secreto tan bien guardado de la isla salió a la luz. Las islas pronto se convirtieron en el centro del comercio mundial de especias.

Los comerciantes portugueses lo intentaron, pero no consiguieron afianzarse en las islas. Los bandeños eran hostiles, y durante el resto del siglo XVI todo lo que los portugueses pudieron hacer fue visitar las islas cada pocos años y regresar con barcos llenos de nuez moscada, macis y clavo.

Nuez moscada y macis (la sustancia roja que la recubre) / foto Schlawensko en Wikimedia Commons

En una ocasión, un comerciante portugués llamado García Henriques intentó construir un fuerte en Banda Neira, pero los isleños se levantaron en armas y atacaron a los hombres de García. Los portugueses se dieron cuenta de que la lucha era costosa y agotadora, y empezaron a evitar las islas, prefiriendo comprar la nuez moscada a los comerciantes de Malaca.

Llegaron entonces los holandeses, que intentaron imponer el monopolio del comercio de especias, ordenando a los bandaneses que les vendieran sus productos sólo a ellos. Los bandaneses se negaron; querían el libre comercio para poder enfrentar a los comerciantes de los distintos países europeos y vender sus productos al mejor postor. La negociación fue ardua y, en un momento dado, los bandaneses atrajeron a un almirante holandés a una emboscada y mataron a 46 holandeses. A su vez, los soldados holandeses atacaron varias aldeas de los bandaneses y destruyeron sus barcos.

Captura de Banda Neira por una escuadra británica el 9 de agosto de 1810 / foto dominio público en Wikimedia Commons

El desafortunado incidente favoreció a los holandeses. En el tratado de paz que siguió, los bandaneses reconocieron la autoridad holandesa y el monopolio del comercio de especias. Ese mismo año, los holandeses erigieron el Fuerte Nassau en Banda Neira para controlar el comercio de la nuez moscada.A pesar de la supuesta paz, los bandaneses estaban resentidos con los holandeses y rompieron deliberadamente el tratado comerciando con los ingleses, los malayos y los javaneses.

La hostilidad de los isleños agravó la relación holandesa-bandanesa y culminó con la toma de todo el archipiélago de Banda por parte de los holandeses, quienes se enfrentaron a los aldeanos reduciendo su población de quince mil a apenas mil supervivientes. El número se redujo tanto que los holandeses tuvieron que traer más esclavos de la India y China para trabajar en la plantación y mantenerla rentable.

Procesando nuez moscada en las islas de Banda, hacia 1899-1900 / foto dominio público en Wikimedia Commons

Los ingleses también competían por una parte de este lucrativo comercio. Antes de que los holandeses tuvieran el control total del archipiélago, los ingleses tenían dos puestos comerciales en las pequeñas islas Ai y Run, a unos 10 y 20 kilómetros de las islas principales de Banda. En 1615, los holandeses expulsaron a los ingleses de Ai, pero siguieron manteniendo Run hasta 1667, cuando la cambiaron por la isla de Nueva Ámsterdam, en la costa este de Norteamérica. No fue un mal negocio. En 350 años Nueva Ámsterdam se convertiría en el centro del comercio mundial, una isla que hoy conocemos como Manhattan.

Durante las guerras napoleónicas, cuando los Países Bajos cayeron en manos de Francia, los ingleses aprovecharon su oportunidad y se apoderaron temporalmente de las islas de Banda. Antes de que los holandeses recuperaran el control de las islas, los ingleses arrancaron cientos de valiosos plantones de nuez moscada y los transportaron a sus propias colonias en Ceilán, Singapur e India, rompiendo así el monopolio holandés para siempre. La exclusividad de Banda quedó destruida y las islas nunca volvieron a ser las mismas.

Vista de la isla de Banda Besar desde el Fuerte Bélgica, construido por los holandeses / foto Mark Richards en Wikimedia Commons

La nuez moscada sigue siendo una importante fuente de ingresos para muchos isleños de Banda, pero la prosperidad económica ha desaparecido. La especia se cultiva ahora en otros países, y aunque Indonesia sigue liderando el comercio, los isleños de Banda ya no lo controlan.

La isla es ahora un tranquilo remanso tropical con menos de veinte mil habitantes. Los que no se dedican al negocio de la nuez moscada pescan en las prístinas aguas costeras. El resto se dedica al turismo. Las islas de Banda son ahora apreciadas por su entorno marino, que incluye un resistente arrecife de coral y una gran biodiversidad.

Se cree que el mar de Banda que las rodea actúa como un amortiguador que protege a las islas de las temperaturas ecuatoriales extremas y de los efectos del cambio climático. Los vientos marinos y las lluvias saladas también influyen en el sabor y la calidad de la nuez moscada, que aún se afirma que es la mejor del mundo.


Este artículo se publicó en Amusing Planet. Traducido del inglés y republicado con permiso.

Fuentes

Banda, the nutmeg treasure islands (Peter Milne) / Why the Banda Islands Were Once More Valuable Than Manhattan (Ian Williams) / UNESCO / Wikipedia