Viminacium, la ciudad romana donde se ha encontrado mayor número de tumbas

El yacimiento de Viminacium / foto Carole Raddato en Wikimedia Commons

En el año 86 d.C. los dacios al mando de su rey Duras (el predecesor de Decébalo) atacaron la provincia romana de Moesia al sur del Danubio. Ello obligó al emperador Domiciano a desplazarse personalmente a la región, reorganizándola para futuras campañas. Domiciano dividió la provincia en dos: Moesia Inferior (todo el norte de la actual Bulgaria y la orilla sur del Danubio hasta su desembocadura) y Moesia Superior (actual centro de Serbia, Kosovo y parte de Macedonia del Norte).

Una de las principales ciudades de la Moesia Superior era Viminacium, cuyo yacimiento se encuentra hoy a unos 12 kilómetros de la moderna Stari Kostolac y a 145 kilómetros de Belgrado, al este de Serbia.

Situación de Viminacium en la Moesia Superior / foto Panonian en Wikimedia Commons

Fue fundada en el siglo I d.C. y en su mayor apogeo llegó a tener 40.000 habitantes. Estaba situada en la Vía Militaris, la calzada que recorría la orilla sur del Danubio y finalizaba en Bizancio, y entre los ríos Danubio y Malva, lo que la convertía en un importante centro comercial y de comunicaciones, al mismo tiempo que campamento militar albergando unos 6.000 soldados.

Trajano la utilizó como su sede durante las Guerras dacias entre 101 y 106 d.C. Y en el año 239 d.C. se convirtió en colonia con el privilegio de acuñar moneda.

En 251 d.C. el emperador Hostiliano y su madre Herenia Etruscila llegaron a Viminacium para supervisar la organización de la defensa de las fronteras del norte. Estando allí se propagó una epidemia de peste, muriendo ambos en diciembre de ese mismo año. Debido a la gran distancia que los separaba de Roma, fueron sepultados en un mausoleo de la necrópolis, con todos los honores.

Termas de Viminacium / foto Mickey Mystique en Wikimedia Commons

Diocleciano visitó Viminacium en 293 d.C., registrando que la población escribía en latín, en lugar del griego de las provincias del sur. En aquel momento la ciudad contaba con un anfiteatro con capacidad para 12.000 espectadores.

Atila arrasó la ciudad en 441 d.C., aunque fue reconstruida por Justiniano y sobrevivió un siglo y medio más hasta ser completamente destruida por los avaros entre 582 y 599 d.C.

El yacimiento, que fue la primera excavación arqueológica de Serbia iniciada en 1882, ocupa una superficie de 450 hectáreas y tiene restos de templos, calles, plazas, anfiteatros, palacios, circos y baños romanos. En él se encontraron más de 40.000 objetos, 700 de ellos de oro y plata. Según los arqueólogos, en 2018 apenas se había explorado entre un 3 y un 4 por ciento del total.

Maqueta a escala de Viminacium / foto Sadko en Wikimedia Commons

Uno de los descubrimientos más interesantes es el de instrumentos quirúrgicos y médicos, así como de restos de medicamentos acompañados de inscripciones que describen su contenido. Se trata del quinto lugar en Europa donde se han encontrado medicamentos romanos (junto con Lyon, Reims, Padua y Colonia), y demostraría que la medicina y la farmacia científicas se desarrollaron antes de su introducción por Galeno.

Pero Viminacium sobresale por ser el yacimiento romano en el que se ha encontrado mayor número de tumbas, más de 15.000. Muchas de ellas construidas en mampostería y decoradas con frescos, que documentan el paso del paganismo al cristianismo en sus motivos. Hay varias necrópolis, principalmente de los siglos II y III d.C. y mausoleos, entre los que destaca el encontrado en 2018 cerca del de Hostiliano, con una superficie de 15 por 15 metros y rodeado de 11 tumbas.

En 2020 se hallaron también algunos sarcófagos de plomo de entre los siglos II y IV d.C., uno de los cuales contenía una inscripción en griego sobre una lámina de plata. Y en noviembre de ese mismo año se encontró el Principium, la sede principal del castrum en el que se acuartelaba la Legio VII Claudia.

Mausoleo y cementerio en Viminacium / foto Mickey Mystique en Wikimedia Commons

Se trata de una gran estructura que cubre unos 3.500 metros cuadrados y varios pisos, con 40 habitaciones, oficinas, armerías, un santuario y una basílica, todo ello rodeado por columnatas en torno a un patio central.

El documento Notitia Dignitatum, datado en el primer cuarto del siglo V d.C. y en el que se presenta la estructura y la administración del Imperio Romano durante la época de Teodosio, dice que una parte de la flota romana del Danubio estaba anclada en Viminacium. Aunque ningún río pasa hoy por la zona en las inmediaciones se localiza la antigua desembocadura del Malva en el Danubio, y allí se encontró en 2020 un barco romano enterrado en el antiguo lecho del río, a una profundidad de unos 8 metros.

Domus Scientiarum / foto Dzumba54n en Wikimedia Commons

Es un barco de plataforma, construido para aguas poco profundas, que tenía unos 15 metros de eslora y 2,7 de ancho y conserva restos de la tribuna, lo que indica que era un barco de guerra.

En los últimos años Viminacium se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de los amantes del mundo romano, gracias sobre todo a la Domus Scientiarum, un complejo que auna laboratorios científicos, museo, alojamiento turístico en forma de barracones de legionarios y un spa que imita unas termas romanas. Todo ello incluido en un parque temático romano de unas 2 hectáreas que cuenta con 48 atracciones.


Fuentes

Viminacium – Klicevac in Stig / Turismo de Serbia / Arheoloski Institut Beograd / Wikipedia