Los Rollos del Mar Muerto, descubiertos hace unos setenta años, son famosos por contener los manuscritos más antiguos de la Biblia hebrea (Antiguo Testamento) y muchos textos judíos antiguos hasta ahora desconocidos. Sin embargo, los científicos no sabían quiénes estaban detrás de los rollos porque los escribas eran anónimos. Ahora, combinando las ciencias y las humanidades, los investigadores de la Universidad de Groninga han descifrado el código que les permite descubrir a los escribas que están detrás de los pergaminos.

Los escribas que crearon los pergaminos no firmaron su trabajo. Los investigadores sugirieron que algunos manuscritos debían atribuirse a un solo escriba basándose en la escritura. Trataban de encontrar una pista en la escritura, por ejemplo, un rasgo muy específico en una letra que identificara a un escriba, explica Mladen Popović, profesor de Biblia Hebrea y Judaísmo Antiguo en la Facultad de Teología y Estudios Religiosos de la Universidad de Groninga. También es director del Instituto Qumran de la universidad, dedicado al estudio de los Rollos del Mar Muerto. Sin embargo, estas identificaciones son algo subjetivas y a menudo muy discutidas.

Por eso Popović, en su proyecto Las manos que escribieron la Biblia, financiado por el Consejo Europeo de Investigación, se asoció con su colega Lambert Schomaker, profesor de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la Facultad de Ciencias e Ingeniería. Schomaker lleva mucho tiempo trabajando en técnicas que permiten a los ordenadores leer la escritura a mano, a menudo a partir de materiales históricos. También ha realizado estudios para investigar cómo los rasgos biomecánicos, como la forma en que alguien sostiene un bolígrafo o un lápiz óptico, afectarían a la escritura.

Reproducción de el Gran Rollo de Isaias / foto dominio público en Wikimedia Commons

En este estudio, junto con el candidato al doctorado Maruf Dhali, se centraron en un pergamino en particular: el famoso Gran Pergamino de Isaías (1QIsaa) de la Cueva 1 de Qumrán. La escritura de este pergamino parece casi uniforme, aunque se ha sugerido que fue realizada por dos escribas que compartían un estilo de escritura similar. ¿Cómo se puede decidir esto? Según Schomaker: Este pergamino contiene la letra aleph, o “a”, al menos cinco mil veces. Es imposible compararlas todas a simple vista. Los ordenadores son muy adecuados para analizar grandes conjuntos de datos, como 5.000 “a” escritas a mano. La imagen digital hace posible todo tipo de cálculos informáticos, a nivel micro de los caracteres, como la medición de la curvatura (llamada textural), así como de los caracteres completos (llamada alográfica).

El ojo humano es increíble y se supone que también tiene en cuenta estos niveles. Esto permite a los expertos “ver” las manos de los distintos autores, pero a menudo no se llega a esa decisión mediante un proceso transparente, afirma Popović. Además, es prácticamente imposible que estos expertos procesen las grandes cantidades de datos que proporcionan los pergaminos. Por eso sus resultados no suelen ser concluyentes.

El primer obstáculo fue entrenar un algoritmo para separar el texto (la tinta) de su fondo (el cuero o el papiro). Para esta separación, o binarización, Dhali desarrolló una red neuronal artificial de última generación que puede ser entrenada mediante aprendizaje profundo. Esta red neuronal mantiene intactos los trazos de tinta originales realizados por el escriba hace más de 2.000 años, tal y como aparecen en las imágenes digitales. Esto es importante porque los antiguos trazos de tinta se relacionan directamente con el movimiento muscular de una persona y son específicos de cada persona, explica Schomaker.

Dhali realizó la primera prueba analítica de este estudio. Su análisis de las características texturales y alográficas demostró que las 54 columnas de texto del Gran Rollo de Isaías se dividían en dos grupos diferentes que no estaban distribuidos al azar en el rollo, sino que estaban agrupados, con una transición alrededor de la mitad.

En el presente estudio de identificación de escritores, se utilizaron fraglets (formas de caracteres fragmentados) en lugar de formas de caracteres completas para lograr resultados más precisos (robustos). / foto Maruf A. Dhali, University of Groningen

Con la observación de que podría haber más de un escritor, Dhali entregó los datos a Schomaker, quien volvió a calcular las similitudes entre las columnas, utilizando ahora los patrones de los fragmentos de letras. Este segundo paso analítico confirmó la presencia de dos diferentes. Se realizaron varias comprobaciones y controles adicionales. Según Schomaker: Cuando añadimos ruido adicional a los datos, el resultado no cambió. También conseguimos demostrar que el segundo escriba muestra más variación dentro de su escritura que el primero, aunque su escritura es muy similar.

En el tercer paso, Popović, Dhali y Schomaker han elaborado un análisis visual. Crearon mapas de calor que incorporan todas las variantes de un carácter en todo el pergamino. A continuación, produjeron una versión promediada de este carácter para las primeras 27 columnas y las últimas 27 columnas. Al comparar estas dos letras promedio a ojo se observa que son diferentes. Esto vincula el análisis informático y estadístico con la interpretación humana de los datos por aproximación, ya que los mapas térmicos no dependen ni se producen a partir de los análisis primarios y secundarios.

Ciertos aspectos del pergamino y la colocación del texto habían llevado a algunos estudiosos a sugerir que después de la columna 27 había comenzado un nuevo escriba, pero esto no era generalmente aceptado. Según Popović: Ahora podemos confirmarlo con un análisis cuantitativo de la escritura, así como con sólidos análisis estadísticos. En lugar de basar el juicio en pruebas más o menos impresionistas, con la ayuda inteligente del ordenador, podemos demostrar que la separación es estadísticamente significativa.

Una ilustración de cómo se generan los mapas térmicos de las formas medias normalizadas de los caracteres para las letras individuales (en este ejemplo: aleph) / foto Maruf A. Dhali, University of Groningen

Además de transformar la paleografía de los rollos -y potencialmente de otros corpus de manuscritos antiguos-, este estudio del Gran Rollo de Isaías abre una vía totalmente nueva para analizar los textos de Qumrán a partir de sus características físicas. Ahora, los investigadores pueden acceder al micronivel de los escribas individuales y observar cuidadosamente cómo trabajaron en estos manuscritos.

Según Popović: Esto es muy emocionante, porque se abre una nueva ventana al mundo antiguo que puede revelar conexiones mucho más intrincadas entre los escribas que produjeron los pergaminos. En este estudio, encontramos pruebas de un estilo de escritura muy similar compartido por los dos escribas del Gran Rollo de Isaías, lo que sugiere una formación u origen común. Nuestro siguiente paso es investigar otros pergaminos, en los que podemos encontrar diferentes orígenes o formación de los escribas.

De este modo, será posible saber más sobre las comunidades que produjeron los rollos del Mar Muerto. Ahora podemos identificar a diferentes escribas, concluye Popović. Nunca sabremos sus nombres. Pero después de setenta años de estudio, es como si por fin pudiéramos darles la mano a través de su escritura.


Fuentes

University of Groningen / Mladen Popović, Maruf A. Dhali, Lambert Schomaker, Artificial intelligence based writer identification generates new evidence for the unknown scribes of the Dead Sea Scrolls exemplified by the Great Isaiah Scroll (1QIsaa), PLOS ONE, doi.org/10.1371/journal.pone.0249769


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.