Una nueva teoría sugiere que el cerebro humano creció como resultado de la extinción de los grandes animales


Un artículo del Dr. Miki Ben-Dor y el profesor Ran Barkai, del Departamento de Arqueología Jacob M. Alkow de la Universidad de Tel Aviv, propone una original explicación unificadora de la evolución fisiológica, conductual y cultural de la especie humana, desde su primera aparición hace unos dos millones de años, hasta la revolución agrícola (alrededor de 10.000 a.C.).

Según el documento, los humanos se desarrollaron como cazadores de grandes animales, lo que provocó la extinción de éstos. Al adaptarse a la caza de presas pequeñas y rápidas, los humanos desarrollaron mayores capacidades cognitivas, lo que se evidencia en el cambio evolutivo más evidente: el aumento del volumen cerebral de 650 centímetros cúbicos a 1.500 centímetros cúbicos. Hasta la fecha, no se ha propuesto ninguna explicación unificadora para los principales fenómenos de la prehistoria humana. Esta novedosa teoría se publicó en Quaternary Journal.

En los últimos años se han acumulado cada vez más pruebas de que los humanos fueron un factor importante en la extinción de los grandes animales y, en consecuencia, tuvieron que adaptarse a la caza de animales más pequeños, primero en África y después en todas las demás partes del mundo. En África, hace 2,6 millones de años, cuando surgió el ser humano, el tamaño medio de los mamíferos terrestres se acercaba a los 500 kg. Justo antes de la llegada de la agricultura, esta cifra se había reducido en más de un 90%, hasta varias decenas de kilos.

Según los investigadores, la disminución del tamaño de la caza y la necesidad de cazar animales pequeños y veloces obligó a los humanos a hacer gala de astucia y audacia, un proceso evolutivo que exigió un mayor volumen del cerebro humano y que más tarde condujo al desarrollo del lenguaje que permitía el intercambio de información sobre dónde podían encontrarse las presas. La teoría afirma que todos los medios servían a un fin: la conservación de la energía corporal.

Los investigadores demuestran que, a lo largo de la mayor parte de su evolución, los primeros humanos eran depredadores apex (superiores), especializados en la caza de animales de gran tamaño. Al representar la mayor parte de la biomasa disponible para la caza, estos animales proporcionaban a los humanos altos niveles de grasa, una fuente esencial de energía, y permitían un mayor rendimiento energético que la caza menor.

En el pasado, seis especies diferentes de elefantes vivían en África y representaban más de la mitad de la biomasa de todos los herbívoros cazados por los humanos. Las primeras pruebas obtenidas en el este de África indican que el homo sapiens sólo apareció en esa zona después de que disminuyera considerablemente el número de especies de elefantes en ciertas regiones. Al comparar el tamaño de los animales encontrados en las culturas arqueológicas, que representan diferentes especies de humanos en el este de África, el sur de Europa e Israel, los investigadores descubrieron que en todos los casos hubo una disminución significativa en la prevalencia de animales que pesaban más de 200 kg, junto con un aumento en el volumen del cerebro humano.

Correlacionamos el aumento del volumen del cerebro humano con la necesidad de ser cazadores más inteligentes, explica el Dr. Ben-Dor. Por ejemplo, la necesidad de cazar docenas de gacelas en lugar de un elefante generó una presión evolutiva prolongada sobre las funciones cerebrales de los humanos, que ahora gastaban mucha más energía tanto en el movimiento como en los procesos de pensamiento.

Foto Dana Ackerfeld

La caza de animales pequeños, constantemente amenazados por los depredadores y, por tanto, muy rápidos para emprender la huida, requiere una fisiología adaptada a la persecución, así como herramientas de caza más sofisticadas. La actividad cognitiva también aumenta, ya que el rastreo rápido requiere una toma de decisiones rápida, basada en un conocimiento fenomenal del comportamiento de los animales, información que debe almacenarse en una memoria más amplia.

La adaptación evolutiva de los humanos fue muy exitosa, dice el Dr. Ben-Dor. A medida que el tamaño de los animales seguía disminuyendo, la invención del arco y la flecha y la domesticación de los perros permitieron una caza más eficaz de los animales medianos y pequeños, hasta que estas poblaciones también disminuyeron. Hacia el final de la Edad de Piedra, a medida que los animales se hacían aún más pequeños, el ser humano tuvo que dedicar más energía a la caza de la que era capaz de recuperar. De hecho, fue entonces cuando se produjo la Revolución Agrícola, que supuso la domesticación tanto de animales como de plantas. A medida que los humanos se trasladaron a asentamientos permanentes y se convirtieron en agricultores, el tamaño de su cerebro disminuyó hasta su volumen actual de 1300-1400 centímetros cúbicos. Esto ocurrió porque, con las plantas domesticadas y los animales que no vuelan, ya no era necesario destinar las capacidades cognitivas más destacadas a la tarea de la caza.

Según Barkai, mientras que el cerebro del chimpancé, por ejemplo, ha permanecido estable durante 7 millones de años, el cerebro humano se triplicó, alcanzando su mayor tamaño hace unos 300.000 años. Además del volumen del cerebro, la presión evolutiva hizo que los humanos utilizaran el lenguaje, el fuego y herramientas sofisticadas como el arco y la flecha, adaptaran sus brazos y hombros a las tareas de lanzar y arrojar y sus cuerpos a la persecución prolongada, mejoraran sus herramientas de piedra, domesticaran a los perros y, en última instancia, también domesticaran la propia caza y se dedicaran a la agricultura.

Hay que entender que nuestra perspectiva no es determinista. Los humanos se han buscado este problema. Al centrarse en la caza de los animales más grandes, provocaron las extinciones. Allí donde apareció el ser humano, ya sea el homo erectus o el homo sapiens, vimos, tarde o temprano, la extinción masiva de grandes animales. La dependencia de los grandes animales tuvo su precio. Los seres humanos socavaron su propio sustento. Pero mientras otras especies, como nuestros primos los neandertales, se extinguieron al desaparecer sus grandes presas, el homo sapiens decidió volver a empezar, esta vez apoyándose en la agricultura.


Fuentes

Tel Aviv University / Ben-Dor, M.; Barkai, R. Prey Size Decline as a Unifying Ecological Selecting Agent in Pleistocene Human Evolution. Quaternary 2021, 4, 7. doi.org/10.3390/quat4010007