Reconstruyen el posible rostro del faraón Akenatón

Posible rostro de Akenatón / foto FAPAB Research Center

Los científicos del Centro de Investigación FAPAB en Sicilia (Forensic Anthropology, Paleopathology and Bioarchaeology) han dedicado los últimos meses a crear una novedosa reconstrucción facial de la misteriosa momia, ahora esqueletizada, de la tumba KV 55 del Valle de los Reyes.

Bajo la dirección del director de la FAPAB, Francesco M. Galassi (médico y paleopatólogo), y del coordinador de estudios egiptológicos, Michael E. Habicht (egiptólogo y especialista en momias), se creó una nueva reconstrucción facial a partir de los datos recogidos previamente por el experto brasileño Cicero Moraes, reconocido en todo el mundo por sus reconstrucciones faciales. En el pasado, el Sr. Moraes colaboró con la FAPAB en la reconstrucción del rostro del cráneo griego atribuido en el siglo XIX a Sófocles y el de la princesa Baqt de la dinastía XVIII de Egipto.

Rostro de la momia KV 55, posiblemente Akenatón / foto FAPAB Research Center

Para lograr este resultado, el equipo, del que también formaba parte la antropóloga forense y subdirectora de la FAPAB, Elena Varotto, volvió a analizar la bibliografía publicada sobre el esqueleto de KV 55 y un amplio conjunto de fotografías y vídeos para obtener el máximo de detalles anatómicos y aplicó los métodos utilizados en las reconstrucciones faciales forenses actuales.

¿Por qué es esto importante?

  • La momia KV 55 (CG 61075 de El Cairo) fue encontrada en 1907 y desde entonces ha desencadenado una polémica de investigación. El problema radica en su edad antropológica en el momento de la muerte y en la identificación resultante.
  • La morfología ya sugería una estrecha relación con Tutankamón. Las pruebas genéticas han determinado que la momia KV 55 es el padre genético de Tutankamón, aunque en 2010 algunos de estos resultados genéticos fueron criticados por expertos en paleomoléculas.
  • Las investigaciones históricas y egiptológicas han atribuido este esqueleto al faraón hereje Akenatón, el primer monarca que desarrolló el monoteísmo, lo que también fue una medida política para despojar a la poderosa «casta» sacerdotal de su control sobre las tierras del Nilo. Sin embargo, su revolución fue efímera y se restableció el orden anterior.
  • La investigación antropológica ha planteado en algunos casos problemas en cuanto a la atribución, en el sentido de que el esqueleto pertenece a un individuo de unos 20 años, lo que podría constituir un problema cronológico con la supuesta edad a la muerte de Akenatón (unos 40 años). No obstante, hay que señalar que las pruebas históricas sobre la duración del reinado y la vida de Akenatón son muy fragmentarias y existen varias teorías, a menudo contradictorias.
  • Esta reconstrucción facial devuelve a la vida, de forma metafórica, a una de las momias más controvertidas e importantes de la historia del mundo, potencialmente atribuible al propio Akenatón, aunque se podría desear una mayor confirmación de esta identificación.
  • Tras este informe inicial sobre la reconstrucción facial, el equipo finalizará la publicación de un estudio antropológico completo que se presentará a una respetada revista internacional revisada por pares para su consideración.

Antecedentes históricos

La momia se encontró en un enterramiento secundario en la tumba no decorada KV 55 del Valle de los Reyes, a pocos metros de la tumba de Tutankamón. El mobiliario de la tumba era una mezcla salvaje de objetos que habían pertenecido a diferentes personas del periodo de Amarna, un relicario de la reina Teje, un ataúd con motivos de plumas perteneciente a Kiya, la concubina de Akenatón y, en segundo lugar, tarros canopos de Kiya, también reelaborados para Akenatón.

Rostro de la momia KV 55, posiblemente Akenatón / foto FAPAB Research Center

Además, se encontraron ladrillos mágicos que llevaban los nombres de Akenatón. La figura más enigmática del periodo tardío de Amarna -Semenejkara- no está claramente atestiguado en la tumba.

La momia se desintegró en polvo de momia y huesos bajo las manos de los excavadores Ayrton y Davis, de modo que hoy sólo queda un esqueleto. La anchura de la pelvis llevó a Davis a la conclusión errónea de que la persona enterrada era una mujer y llegó a publicitar el hallazgo como la tumba de la reina Tyje.

El científico australiano Grafton E. Smith, entonces principal antropólogo de Egipto, examinó el esqueleto y concluyó que era claramente el de un individuo masculino. Basándose en los hallazgos arqueológicos, lo identificó como Akenatón. Esto fue así a pesar de que su edad, alrededor de 26 años, era muy baja para una identificación con Akenatón, de quien se dice que reinó durante 17 años y que pudo haber engendrado a su primera hija Meritaton en el primer año de su reinado.

Antropólogos posteriores han clasificado en parte la momia como aún más joven y, por tanto, han sugerido una identificación con Semenejkara. La misteriosa figura de Semenejkara aparece junto a Akenatón en los últimos años de su reinado.

Otra teoría de investigación, que ha ido ganando adeptos desde mediados de la década de 1970, considera a Semenejkara de una manera completamente diferente: ¿es la famosa reina Nefertiti que sucedió a Akenatón en el papel masculino ficticio del faraón Semenejkara y reinó como rey durante unos años? Esto significaría que Semenejkara como hombre no existiría en absoluto y, por tanto, la identificación del esqueleto KV 55 como Semenejkara sería completamente imposible.

Todo el debate fue elevado a un nivel sensacional en 2015 por el egiptólogo británico C. Nicholas Reeves, quien, respaldado por buenos argumentos, planteó la teoría de que Nefertiti estaba enterrada aún sin descubrir como Semenejkara detrás de la pared norte de la tumba de Tutankamón.

Datos médicos y antropológicos

Numerosos rasgos antropológicos no dejan lugar a dudas de que el KV 55 es un varón. La genética también lo ha confirmado. Morfológica y genéticamente, parece ser el padre de Tutankamón. Sin embargo, los resultados genéticos se complican por el hecho del matrimonio entre hermanos practicado en la familia real. Los dientes de KV 55 están algo más desgastados que los de Tutankhamón, pero menos que los del rey Amenhotep III (el padre de KV 55).

Rostro de ‘Baqt’, posiblemente Meritatón, Anjesenamón o Beketatón / foto FAPAB Research Center

Sobre la base de los datos antropológicos, en particular la fusión de las epífisis y el estadio de la sínfisis del pubis, se puede proponer razonablemente una edad entre adolescente y adulto joven, de 19 a 22 años, como sugirió anteriormente Strouhal. Tal edad a la muerte es problemática para conciliarla con el reinado de Akenatón, a menos que se asuma una coregencia más larga de un Akenatón menor al lado de su padre.

Tal coregencia de unos 8 años ha ganado más apoyo en los últimos años entre los expertos. Hace unos meses, la FAPAB reconstruyó otra momia, que posiblemente podría ser una hija de KV 55. La momia CG 61076, tradicionalmente etiquetada como «Baqt», es una posible candidata a Meritatón, Anjesenamón o Beketatón. Un primer intento de reconstrucción facial data de 1966, pero se le añadieron pañuelos reales en la cabeza, lo que sin embargo da una impresión errónea. En nuestra reconstrucción prescindimos de cualquier joya o peinado y optamos por centrarnos en el aspecto real.


Fuentes

FAPAB Research Center / FAPAB KV 55 Akhenaton media release (Academia.edu)