La cascada Estigia, el lugar donde Tetis sumergió a su hijo Aquiles para hacerlo invencible, es la más alta de Grecia

Vista del monte Chelmos y la cascada Estigia / foto Eugenios Alexander en Wikimedia Commons

En la antigua Arcadia, incluida hoy en la región griega de Acaya al norte del Peloponeso, se encuentra una cadena montañosa llamada Aroania que alberga la tercera cumbre más alta del país (2.355 metros).

La cascada Estigia / foto Artemis Katsadoura en Wikimedia Commons

Las montañas están atravesadas por varios ríos en sentido norte y sureste, y en ellas nace el río Krathi a una altitud de unos 2.100 metros en el pico Chelmos, donde se forma una impresionante cascada, la cascada Estigia.

Aquí es donde la tradición mitológica sitúa la famosa historia del héroe Aquiles, a quien su madre la ninfa Tetis sumergió en las aguas de la Estigia para hacerlo invencible. Como todo el mundo sabe, el talón por el que su madre lo sujetaba se convirtió en su único punto débil, en el cual fue finalmente herido por una flecha del troyano Paris Alejandro.

La cascada tiene unos 200 metros de altura y es la más grande de toda Grecia. Detrás de la cascada hay una pequeña cueva y una pendiente rocosa por donde el agua desaparece para volver a reaparecer en el fondo del desfiladero como un arroyo de montaña. Quizá en tiempos antiguos aquí se formaba la famosa laguna donde fue sumergido Aquiles. Hoy la cascada solo lleva abundante agua al final del invierno y en primavera.

Tetis sumergiendo a Aquiles en las aguas Estigias, cuadro de Nicolai Abildgaard (1796) / foto dominio público en Wikimedia Commons

El Diccionario de Geografía Griega y Romana publicado por William Smith en 1854 la describía así:

El agua desciende perpendicularmente en dos esbeltas cascadas que, tras serpentear entre un laberinto de rocas, se unen para formar un torrente que cae en el Crathis. Es, con mucho, la cascada más alta de Grecia; el paisaje es de una desolación salvaje; y es casi imposible subir por las rocas hasta el pie de la cascada. El carácter salvaje del paisaje, la inaccesibilidad del lugar y la singularidad de la cascada causaron en su día una profunda impresión en los griegos y dotaron a la Estigia de una reverencia supersticiosa

Otra vista de la cascada Estigia, con poca agua / foto Myceneanconundrum en Wikimedia Commons

Los habitantes de las localidades próximas llaman al río que surge de la cascada Mavroneri, que significa agua negra, y evitan beber sus aguas, lo que encaja bastante bien con las referencias clásicas.

Homero habla de el agua que baja de la Estigia (Iliada 15.37), y Hesíodo la describe como un arroyo frío, que desciende de una roca elevada y precipitada (…) el agua perenne más antigua de la Estigia, que fluye por un lugar muy escarpado (Teogonía, 785-805).

En las inmediaciones de la cascada existió una ciudad llamada Nónacris mencionada por Heródoto. Pausanias también la menciona, y dice que estaba en los montes Aroania, junto a la cascada Estigia:

Yendo desde Feneo hacia occidente y la puesta del sol, el camino izquierdo conduce a la ciudad de Clítor y, por la derecha, a Nónacris y al agua de la Estigia. Antiguamente, Nónacris era un pueblo de los arcadios, y ha recibido el nombre por la mujer de Licaón. En nuestro tiempo, está en ruinas y la mayoría de éstas ya no son visibles. No lejos de las ruinas hay un risco elevado, y no conozco otro que llegue a tanta altura. Por la cresta gotea un agua que los griegos llaman agua de la Estigia

Pausanias, Descripción de Grecia 17.6
Otra vista de la cascada Estigia en época estival / foto Eugenios Alexander en Wikimedia Commons

En la mitología griega Estigia era hija de la titánide Tetis, cuya posible asociación o confusión con la otra Tetis, la nereida madre de Aquiles, llevaría igualmente a relacionar a éste con estas aguas.

Estigia era una oceánide que personificaba uno de los ríos del Hades, llamado por ello río Estigia, pero que habitaba sobre una fuente de la Arcadia cuyas aguas fluían hacia el inframundo, y que los griegos identificaban con la cascada todavía hoy visible.

Se decía que ningún mortal sobrevivía si bebía sus aguas, la cerámica y el vidrio se rompían al sumergirlos, incluso el oro y la plata se disolvían en ellas. Solo los cascos de los caballos eran capaces de soportar ese agua, y por eso los dioses la bebían usando recipientes hechos de ellos.

La cascada Estigia y la pequeña cueva que hay detrás / foto Καραμιχαλης γιαννης en Wikimedia Commons

El agua que desde el risco gotea a lo largo del Nónacris cae en primer lugar en una roca elevada, corre a través de la roca y desemboca en el río Cratis. Esta agua causa la muerte al hombre y a todos los seres vivos. Se dice que una vez produjo la muerte también a unas cabras que bebían de ella. Más tarde se conocieron las otras propiedades maravillosas que tenía el agua. El vidrio, el cristal, la porcelana, todo lo que los hombres hacen de piedra y los cacharros de arcilla se rompen por el agua de la Estigia, mientras que las cosas de cuerno, de hueso, el hierro, el bronce, el plomo, el estaño, la plata y el ámbar se descomponen por esta agua. Lo mismo les pasa a los demás metales y al oro (…) La divinidad ha concedido a las cosas más despreciadas el poder sobre las cosas que se consideran muy superiores a ellas, pues las perlas se disuelven por el vinagre, mientras que el diamante, que es la piedra más dura de todas, es disuelta por la sangre del macho cabrío; y la única cosa que puede resistir el agua de la Estigia es un casco de caballo, que mantendrá el agua que tú eches dentro y no será destruido por ella. Si la muerte de Alejandro, hijo de Filipo, tuvo lugar por causa de este veneno, no lo sé con certeza, pero sé que se dice.

Pausanias, Descripción de Grecia 18.4

Durante la Antigüedad se pensaba que Alejandro Magno pudo haber sido envenenado con aguas de la Estigia. Curiosamente en 2010 Adrienne Mayor, de la Universidad de Stanford, y Antoniette Hayes, de la farmacéutica Pfizer, descubrieron que sus aguas podrían ser tóxicas debido a la presencia de calicheamicina, una sustancia producida por bacterias presentes en el suelo de la laguna.

La cascada Estigia se encuentra situada en un lugar de difícil acceso, entre escarpados acantilados de piedra caliza y junto al único lago glacial del Peloponeso. Existe una ruta de senderismo que lleva hasta el pie de la cascada, muy frecuentada por aficionados y curiosos.


Fuentes

Descripción de Grecia (Pausanias) / Dictionary of Greek and Roman Geography (William Smith, ed.) / The Water of Styx (Kalavrita) / Peloponnissos Search / The Deadly Styx River and the Death of Alexander (Adrienne Mayor, Antoinette Hayes) / Styx Waters Trail at Mount Aroania (The Hiking Experience) / Wikipedia