Cómo la catástrofe de la presa de Malpasset legalizó el matrimonio póstumo en Francia

Los restos de la presa / foto Michel Royon en Wikimedia Commons

Al norte de la ciudad de Fréjus, en el sur de Francia, no lejos de la Costa Azul, se encuentran los restos de la presa de Malpasset. Esta barrera fluvial, terminada en 1954, se construyó para regular el caudal del río Reyran y almacenar agua para la agricultura y el uso doméstico. El río Reyran es muy irregular, permanece completamente seco durante la mayor parte del año, incluidos los calurosos meses de verano, pero en invierno y primavera, este río de 27 km de longitud se convierte en un torrente furioso. Una presa ayudaría a domar el río y proporcionar agua durante todo el año.

André Coyne fue seleccionado para construir una presa en forma de arco a través del valle. Coyne había construido presas a lo largo de su carrera y había sido el ingeniero jefe de las presas del Alto Dordoña. También había diseñado la presa de Marèges, que incorporaba varios avances innovadores en el diseño de este tipo de estructuras.

En 1935 fue nombrado jefe del Departamento de Ingeniería de Grandes Presas de Francia y entre 1945 y 1953 fue presidente de la Comisión Internacional de Grandes Presas. Coyne construyó presas en catorce países, entre ellos Portugal, India, Marruecos, Zimbabue y Canadá.

La presa vista desde arriba / foto ProfessorX en Wikimedia Commons

La construcción de la presa de Malpasset se inició en 1952 y se terminó en 1954. Poco después comenzó el primer llenado del embalse. El llenado de un embalse es un proceso gradual que puede durar muchos años, especialmente cuando se alimenta de un río que sólo fluye durante tres meses al año. Cinco años más tarde, en 1959, el agua del embalse estaba todavía 7 metros por debajo del nivel de la presa, cuando empezaron a producirse pequeñas filtraciones a lo largo de la orilla derecha de la estructura, una señal de lo que estaba por venir.

Ese año, la región experimentó unas lluvias superiores a la media, lo que hizo que el nivel del agua subiera casi 5 metros. En lugar de abrir las válvulas de descarga para aliviar la presión sobre la presa, se decidió dejar que se llenara porque la apertura de las válvulas de desagüe habría obstaculizado la construcción de la autopista Marsella-Niza a un kilómetro de distancia.

En la tarde del 2 de diciembre de 1959, el nivel del agua en la presa alcanzó por primera vez la parte superior de la barrera de hormigón. Los cuatro últimos metros se habían llenado en menos de 24 horas.

Esa misma noche, las delgadas paredes de la presa se derrumbaron bajo el enorme peso del agua y una gran ola arrasó el valle, destruyendo todas las estructuras, incluidas casas, carreteras, líneas de ferrocarril y la red telefónica y eléctrica hasta Fréjus. A más de un kilómetro de distancia se encontraron grandes trozos de hormigón de la presa rota, algunos de los cuales pesaban hasta 600 toneladas. Más de 400 personas murieron y 7.000 se quedaron sin hogar. André Coyne, el ingeniero jefe de la presa, quedó profundamente afectado por la tragedia. Murió menos de un año después.

Detalle de las ruinas / foto Eolefr en Wikimedia Commons

La principal consecuencia de la catástrofe fue que puso de manifiesto, en obras posteriores, la importancia de conocer adecuadamente la geología de las rocas sobre las que se iba a construir una presa. Pero la consecuencia más inmediata de la rotura de la presa fue la promulgación de una ley que legalizaba el matrimonio con una pareja fallecida.

Entre los muertos se encontraba un joven llamado André Capra, que estaba comprometido con su novia, entonces embarazada, Irène Jodart. A pesar de la muerte de su pareja, Jodart estaba decidida a casarse con él. Cuando el Presidente de Gaulle visitó la ciudad una semana después, Irène Jodart le suplicó que la dejara seguir adelante con sus planes de matrimonio a pesar de que su prometido se había ahogado. De Gaulle accedió a estudiar el asunto.

En el plazo de un mes, la Asamblea Nacional había aprobado una ley única en el mundo que permitía al Presidente de la República autorizar la celebración del matrimonio si uno de los futuros cónyuges ha fallecido, siempre que una reunión suficiente de hechos establezca inequívocamente su consentimiento.

Desde entonces, cientos de personas han solicitado el matrimonio post mortem. Quien desee casarse con una persona fallecida debe enviar una solicitud al presidente, que a su vez la remite al ministro de Justicia, quien la envía al fiscal en cuya jurisdicción vive la persona superviviente. Si el fiscal determina que la pareja efectivamente planeaba casarse antes de la muerte y si los padres del fallecido lo aprueban, el fiscal envía una recomendación positiva. El presidente, si lo desea, acaba firmando un decreto que permite el matrimonio.

Cada año, las autoridades francesas reciben unas cincuenta solicitudes de matrimonio póstumo. Unas veinte obtienen la aprobación.

Panorámica de la presa de Malpasset / foto Esby en Wikimedia Commons

Aunque muchos se casan por un valor puramente sentimental, el matrimonio póstumo también tiene un papel práctico si hay hijos, como fue el caso de Irène Jodart. Legitimar un matrimonio garantiza que sean reconocidos como hijos legítimos de su padre fallecido y herederos legales. De hecho, la práctica de casar a los muertos se dio también en la Alemania de la Primera Guerra Mundial, cuando las novias en duelo querían asegurar la legitimidad de sus hijos cuyos padres habían muerto en el frente antes de poder contraer matrimonio.

La mayoría de las bodas póstumas se organizan en silencio. Normalmente, la mujer se coloca junto a una foto de su prometido fallecido. En lugar de un sacerdote, el alcalde dirigirá la ceremonia leyendo en voz alta el decreto presidencial en lugar de los votos matrimoniales del difunto.

Pero algunos matrimonios han llamado la atención de los medios de comunicación. En 2004, Christelle Demichel se casó con su prometido fallecido, que fue atropellado por un conductor ebrio y murió mientras volvía a casa en moto del trabajo. En 2009, Magali Jaskiewicz se casó con su prometido, otra víctima de un accidente de tráfico. El novio de Magali Jaskiewicz le había pedido matrimonio dos días antes de morir. De nuevo en 2017, cuando el policía Xavier Jugelé murió en un atentado terrorista, su pareja de toda la vida, Etienne Cardiles, recibió la aprobación del presidente para casarse con él.

Fuera de Francia, solo ha habido un puñado de casos en los que la ley ha avalado los matrimonios póstumos.


Este artículo se publicó en Amusing Planet. Traducido del inglés y republicado con permiso.

Fuentes

French Ministry for Sustainable Development / Dam Failures / The Local / The New York Times / Wikipedia