Una pintura de dos metros de largo de un canguro en la región de Kimberley, en Australia Occidental, ha sido identificada como la pintura rupestre intacta más antigua de Australia.

Gracias a la datación por radiocarbono de 27 nidos de avispas de barro, recogidos por encima y por debajo de 16 pinturas similares, una colaboración de la Universidad de Melbourne ha datado la pintura entre 17.500 y 17.100 años de antigüedad.

Esto convierte a la pintura en la más antigua de Australia in situ, afirmó el Dr. Damien Finch, investigador postdoctoral que fue pionero en la nueva técnica de radiocarbono.

Se trata de un hallazgo importante, ya que gracias a estas primeras estimaciones podemos entender algo del mundo en el que vivían estos antiguos artistas. Nunca podremos saber qué había en la mente del artista cuando pintó esta obra hace más de 600 generaciones, pero sí sabemos que el periodo naturalista se extendió hasta la última edad de hielo, por lo que el ambiente era más frío y seco que el actual.

La investigación realizada en Kimberley forma parte del mayor proyecto de datación de arte rupestre de Australia, dirigido por el profesor Andy Gleadow, de la Universidad de Melbourne. En él participan la Corporación Aborigen de Balanggarra, las universidades de Australia Occidental, Wollongong y Manchester, la Organización Nacional de Ciencia y Tecnología de Australia y los socios Rock Art Australia y Dunkeld Pastoral.

El Dr. Finch y sus colegas publicaron en Nature Human Behaviour un artículo en el que detallan cómo los refugios rocosos han conservado durante milenios las galerías de pinturas rupestres de Kimberley, muchas de las cuales fueron repintadas por artistas posteriores, y cómo han conseguido datar la pintura rupestre del canguro como la más antigua de Australia conocida in situ.

El canguro está pintado en el techo inclinado de un refugio rocoso de la finca del clan Unghango, en la región de Balanggarra, por encima del río Drysdale, en la región nororiental de Kimberley, en Australia Occidental.

El propietario aborigen, Ian Waina, registrado la pintura de un canguro de unos 17.300 años de antigüedad encontrada en un grupo de rocas de difícil acceso en la región noreste de Kimberley / Imagen: Peter Veth, Balanggarra Aboriginal Corporation

Los primeros investigadores se fijaron en los rasgos estilísticos de las pinturas y en el orden en que se pintaron cuando se superponían, y pudieron deducir de ahí que el estilo más antiguo de pintura es el conocido como animal de relleno irregular o período naturalista, que suele presentar animales de tamaño natural. Este canguro es un ejemplo típico de las pinturas de este estilo.

El Dr. Finch dijo que era raro encontrar nidos de avispas de barro tanto por encima como por debajo de una misma pintura. En el caso de esta pintura, pudieron tomar muestras de ambos tipos para establecer la edad mínima y máxima de la obra.

Hemos fechado por radiocarbono tres nidos de avispas subyacentes a la pintura y tres nidos construidos sobre ella para determinar, con toda seguridad, que la pintura tiene entre 17.500 y 17.100 años; lo más probable es que tenga 17.300 años.

El Dr. Sven Ouzman, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Australia Occidental y uno de los investigadores principales del proyecto, dijo que la pintura rupestre permitiría comprender mejor la historia cultural indígena.

Esta imagen icónica del canguro es visualmente similar a las pinturas rupestres de las islas del sudeste asiático, fechadas hace más de 40.000 años, lo que sugiere un vínculo cultural e insinúa la existencia de un arte rupestre aún más antiguo en Australia, dijo el Dr. Ouzman.

Cissy Gore-Birch, presidenta de la Corporación Aborigen de Balanggarra, dijo que las asociaciones eran importantes para integrar los conocimientos tradicionales con la ciencia occidental, para preservar la historia y la identidad cultural de Australia.

Es importante que los conocimientos e historias indígenas no se pierdan y sigan siendo compartidos por las generaciones venideras, afirmó Gore-Birch. La datación de esta pintura más antigua conocida en un abrigo rocoso australiano tiene un gran significado para los aborígenes y los australianos y es una parte importante de la historia de Australia.

El siguiente paso de los investigadores, que pretenden elaborar una escala temporal para el arte rupestre aborigen de la región de Kimberley, es datar otros nidos de avispas que estén en contacto con este y otros estilos de arte rupestre de Kimberley para establecer, con mayor precisión, cuándo empezó y terminó cada periodo artístico.


Fuentes

The University of Melbourne / Finch, D., Gleadow, A., Hergt, J. et al. Ages for Australia’s oldest rock paintings. Nat Hum Behav (2021). doi.org/10.1038/s41562-020-01041-0


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.