La misteriosa piedra del lago Winnipesaukee

La piedra encontrada junto al lago Winnipesaukee / foto John Phelan en Wikimedia Commons

En 1872 trabajadores que cavaban un agujero para colocar el poste de una valla en la localidad de Meredith, New Hampshire, cerca de la orilla del lago Winnipesaukee, encontraron una curiosa y extraña piedra enterrada. Se la entregaron a su patrón, el empresario Seneca Ladd, y a su muerte pasó a propiedad de una de sus hijas, que finalmente la donó a la Sociedad Histórica del estado.

El artefacto tiene forma ovoide y mide apenas unos 10 centímetros de alto por 6,4 de grosor, y pesa aproximadamente medio kilo. Es de color oscuro y presenta varios símbolos tallados que parecen representar un rostro humano en su parte frontal y otros más abstractos, como flechas invertidas, una luna, puntos y una espiral, en la parte trasera. Pero también, en los laterales, lo que parece ser un tipi y una mazorca de maíz.

El lago Winnipesaukee en New Hampshire, Estados Unidos / foto Ken Gallager en Wikimedia Commons

La piedra está perforada por su centro de arriba a abajo, siendo el orificio superior de 3,2 milímetros de anchura y el inferior de 9,5 milímetros, lo que indicaría que se perforó desde ambos extremos pero con brocas diferentes.

Se desconocen tanto la edad como el origen de la piedra, y por supuesto su finalidad. En el momento del descubrimiento se pensó que podía ser una especie de piedra sagrada de los nativos. Algunos opinan que se trata de un OoPArt (Out of Place Artifact), es decir, un artefacto fuera de lugar encontrado en un contexto inusual o imposible, algo ciertamente poco probable. Otros que se trata de un hoax o engaño. Entre estos últimos, el arqueólogo Richard Boisvert, que analizó la piedra en 1994, sugirió que los orificios parecían haber sido hechos con herramientas modernas. Incluso que debía haber estado colocada en un eje metálico.

En el espejo se aprecian los grabados traseros / foto John Phelan en Wikimedia Commons

Sea como sea, existen múltiples teoría acerca de esta piedra de cuarcita negra, que no se parece a nada que los arqueólogos hayan encontrado en América del Norte. Se le ha atribuido un origen celta e inuit. También se ha propuesto que se creó para conmemorar un tratado de paz entre tribus.

El historiador Joe Graveline cree que se trata de un objeto utilizado por los nativos americanos para ayudar al parto. Según Graveline, después de calentarla se colocaría en el interior de la parturienta para ayudarla a relajar sus músculos. También opina que el lugar donde se encontró era una tumba, en la que se habría colocado la piedra como ofrenda.

La hipótesis más aceptada hoy en día es que se trata de la obra de un artesano desconocido, realizada posiblemente a finales del siglo XIX, y que de alguna manera quedó enterrada (intencionadamente o no) a la orilla del lago Winnipesaukee.

La piedra, a la que no parece que nunca se le haya hecho un análisis en profundidad (mucho menos de datación por medios científicos) puede verse en el Museo de Historia de New Hampshire, donde es uno de los objetos favoritos de los visitantes.


Fuentes

Native Insight: An hypothesis about ‘The Mystery Stone’ / The Lake Winnipesaukee Mystery Stone / New Hampshire Historical Society / Wikipedia