La gran losa de vidrio de Beit She’arim pesa 9 toneladas y tiene 1.600 años de antigüedad

La losa de vidrio de Beit She'arim / foto Hanay en Wikimedia Commons

En una cueva adyacente a un antiguo cementerio cerca de Beit She’arim, una antigua ciudad judía del norte de Israel, se encuentra una enorme losa de vidrio de aproximadamente 2 metros de ancho, 3 y medio de largo y 45 centímetros de espesor. Pesa 9 toneladas. Aunque los análisis químicos confirman que se trata de vidrio, la losa no se parece en nada al delicado material translúcido. Más bien parece un gran bloque de piedra caliza, ya que es completamente opaco y de color gris azulado.

Cuando se descubrió la losa en la década de 1960 durante una exploración de la cueva, los trabajadores pensaron que era de hormigón. Se intentó desalojar la losa, pero era demasiado pesada para la excavadora. Así que se dejó donde estaba y se pavimentó la zona circundante, ya que se estaba construyendo un museo dentro de la cueva.

La losa en el centro de la cueva, donde se encontró / foto Hanay en Wikimedia Commons

En 1963, los miembros de una expedición conjunta del Museo del Vidrio de Corning y la Universidad de Missouri estaban estudiando la región en busca de posibles restos de antiguas fábricas de vidrio, cuando alguien sugirió que la losa de Beit She’arim podría ser de vidrio. Se cortó un trozo de la losa y se envió a los laboratorios para su análisis. Los resultados sorprendieron a todos, incluidos los propios investigadores. La losa era efectivamente de vidrio y tenía 1.600 años de antigüedad.

El ser humano lleva fabricando vidrio desde hace 6.000 años, mucho más que las herramientas de hierro. Los primeros objetos de vidrio, en su mayoría cuentas, se fabricaban a partir de vidrio creado accidentalmente como subproducto del trabajo del metal o durante la producción de fayenza o loza, un material similar a la cerámica. Estos primeros vidrios rara vez eran transparentes y a menudo contenían impurezas e imperfecciones. El verdadero vidrio no apareció hasta el siglo XV a.C. en la región que rodea al actual Líbano, la costa del norte de Siria, Mesopotamia y Egipto.

Detalle de la losa / foto Hanay en Wikimedia Commons

Durante la época romana, esta región del Mediterráneo se convirtió en el centro de la fabricación de vidrio debido a la fácil disponibilidad de materias primas, como la arena y la ceniza de sosa. El vidrio se fabricaba en los talleres en grandes bloques, que luego se transportaban a diferentes lugares de trabajo a lo largo del Imperio Romano y, más tarde, de Bizancio, donde los artesanos recalentaban los bloques de vidrio para ablandarlos y soplarlos convirtiéndolos en todo tipo de objetos.

La fabricación de vidrio era un proceso difícil porque los ingredientes utilizados para fabricarlo a menudo contenían impurezas, que no eran fáciles de medir, pero su presencia cambiaba la naturaleza del vidrio. Por ejemplo, el principal componente del vidrio es la sílice o arena, que también contiene algo de alúmina y aproximadamente un 8% de cal. La cal es deseable porque es ese ingrediente mágico que impide que la arena fundida se cristalice, lo que da lugar a un sólido amorfo, claro y casi incoloro que llamamos vidrio. Sin embargo, si se añade demasiada cal, ésta pierde su propiedad mágica, haciendo que la arena fundida se cristalice en millones de estructuras microscópicas y el vidrio resultante pierda su transparencia. La losa de vidrio de Beit She’arim es un ejemplo de ese fallo.

¿Por qué falló la losa de cristal de Beit She’arim?

En Beit She’arim, el vidrio se fabricaba en un tanque hecho de bloques de piedra caliza. La dimensión interior de este tanque era de 2 metros por 3 y medio y su altura era ligeramente superior a 45 centímetros. El tanque se llenaba con unas 11 toneladas de materia prima y se calentaba a 1100°C. Esta temperatura se mantenía casi constante durante 5 a 10 días para permitir que todos los materiales del tanque se fundieran. Para ello se necesitaban hasta 20 toneladas de combustible.

Otra vista de la losa de vidrio / foto Hanay en Wikimedia Commons

Como el depósito era increíblemente pesado y estaba hecho de piedra caliza, el calor no se aplicaba desde abajo sino desde arriba. Hay indicios de una fuerte combustión junto a la losa, por lo que los arqueólogos saben dónde se encontraban las cajas del fuego. El depósito estaba cubierto por un arco de yeso, de modo que las llamas se reflejaban en la parte superior de la mezcla. Un núcleo perforado en la losa mostró que el vidrio era homogéneo desde arriba hacia abajo, hasta llegar a unos pocos centímetros del fondo en el suelo del tanque, donde había ingredientes parcialmente reaccionados que no se habían fundido completamente.

En el fondo había algo de la mezcla original, que parecen posos de café. Aparentemente, el calor no había penetrado del todo, por lo que la losa estaba esencialmente a medio cocer. Además, parte de la piedra caliza, o el arco enlucido sobre el depósito, se había desintegrado por el calor y había caído en la mezcla fundida, elevando el contenido de cal del vidrio al doble de la cifra recomendada del 8%. El resultado fue un bloque de sílice solidificado.

La losa con la iluminación de detalle en la cueva / foto Hanay en Wikimedia Commons

En consecuencia, el vidrio nunca se rompió para ser utilizado en la fabricación de recipientes y objetos. Si el vidrio hubiera salido perfecto, se podrían haber fabricado con él entre 50 y 60 mil pequeñas vasijas.

El trozo de vidrio sigue allí, donde fue descubierto, en el suelo de la cueva que ahora funciona como centro de visitantes del museo.


Este artículo se publicó en Amusing Planet. Traducido del inglés y publicado con permiso.

Fuentes

The Mystery Slab Of Beit She’arim (Corning Museum of Glass) / Freestone, Hughes, Stapleton, The Composition and Production of Anglo-Saxon Glass, Research Gate