Una teoría relaciona la mítica isla de Thule con el descubrimiento griego de Islandia

¿Llegaron los griegos a Islandia antes que los vikingos? Eso es lo que opina Andrew Charles Breeze, profesor de filología en la Universidad de Navarra. Que el viajero griego Piteas, de quien ya contamos aquí que llegó hasta el Ártico en el siglo IV a.C., habría descubierto Islandia y le habría dado el nombre que más tarde derivo en Thule.

Según informa el diario Greek Reporter, la teoría del descubrimiento griego de Islandia hace más de mil años se refuerza con las nuevas evidencias aportadas por el profesor Breeze en un artículo publicado en el último número de The Housman Society Journal.

Estatua de Piteas en Marsella/Foto: Rvalette en Wikimedia Commons

Basándose en una hipótesis de carácter esencialmente lingüístico, Breeze intenta arrojar luz sobre el misterio de la ubicación de Thule, la más septentrional de todas las tierras descubiertas por Piteas.

Aunque el relato de su aventura se ha perdido, quedan fragmentos en citas de autores posteriores como Estrabón, Plinio o Diodoro de Sicilia. Sabemos por ello que Piteas describió a Thule como la isla con témpanos de hielo junto a ella, y que tardó seis días en llegar desde el norte de Gran Bretaña. Sin embargo, los investigadores nunca se han puesto de acuerdo en la ubicación exacta de la isla. Unos la identifican con Islandia, otros con las Islas Feroe o las Shetland, y algunos incluso con Noruega.

Itinerario de Piteas / foto Fschwarzentruber en Wikiemdia Commons

Según Breeze la clave para resolver el misterio reside en un enfoque lingüístico. Según afirma, el nombre que Piteas dio a la isla se fue deformando con el tiempo y las copias de los escribas, hasta el punto de volverse ininteligible.

El problema es que Thule (o Thyle) no significa nada, dice Breeze. Pero si insertamos dos letras entre las dos sílabas de la palabra tenemos como resultado Thymele, y eso en griego si tiene sentido, significa altar y es muy común en el griego antiguo.

El nombre Thymele le habría sido sugerido a Piteas por el relieve y la orografía de la costa sur de la isla, con altos acantilados de roca volcánica con llanuras en lo alto, que le habrían hecho compararlos con un altar o templo griego.

Foto diego_cue en Wikimedia Commons

Según Breeze, cuando Piteas y sus hombres vieron la gran masa de Islandia en el horizonte, con nubes y niebla elevándose sobre ella, y quizás columnas de humo y ceniza de los volcanes, pensaron en el altar de un templo griego, con fuego en su parte superior y vapores que se elevaban de los sacrificios realizados en ellos. Para apoyar su teoría indica que en la antigüedad los altares podían tener dimensiones ciertamente grandes, caso del altar de Pérgamo y otros similares.

Si la hipótesis está en lo cierto los griegos habrían descubierto Islandia mil años antes que los vikingos. Aunque por lo menos a estos todavía les quedaría el mano a mano con Colón.


Fuentes

Greek Reporter / The Housman Society Journal