Los primeros pueblos que se asentaron en América probablemente llevaron consigo a sus propios compañeros caninos, según una nueva investigación que arroja más luz sobre el origen de los perros.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la arqueóloga Angela Perri, de la Universidad de Durham (Reino Unido), examinó los registros arqueológicos y genéticos de los pueblos antiguos y los perros.

Descubrieron que los primeros pueblos que cruzaron a América hace más de 15.000 años, de ascendencia asiática del noreste, iban acompañados de sus perros.

Los investigadores afirman que este descubrimiento sugiere que la domesticación de los perros tuvo lugar probablemente en Siberia hace más de 23.000 años. Las personas y sus perros acabaron viajando hacia el oeste, al resto de Eurasia, y hacia el este, al continente americano.

Los resultados del estudio se publicaron en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS).

El continente americano fue una de las últimas regiones del mundo en ser colonizadas por el hombre. En esa misma época, los perros habían sido domesticados a partir de sus ancestros los lobos y probablemente desempeñaban diversas funciones en las sociedades humanas.

Según Angela Perri el cuándo y el dónde han sido durante mucho tiempo cuestiones de la investigación sobre la domesticación de los perros, pero aquí también hemos explorado el cómo y el porqué, que a menudo se han pasado por alto. La domesticación del perro en Siberia responde a muchas de las preguntas que siempre hemos tenido sobre los orígenes de la relación entre el hombre y el perro.

Al unir las piezas del rompecabezas de la arqueología, la genética y el tiempo, vemos una imagen mucho más clara en la que los perros se domestican en Siberia y luego se dispersan desde allí hacia América y todo el mundo.

El genetista y coautor Laurent Frantz (Universidad Ludwig Maximilian de Múnich) dijo: lo único que sabíamos con certeza es que la domesticación del perro no tuvo lugar en las Américas. Por las firmas genéticas de los perros antiguos, ahora sabemos que debieron estar presentes en algún lugar de Siberia antes de que la gente emigrara a las Américas.

El coautor, el profesor Greger Larson, de la Universidad de Oxford, dijo: Los investigadores han sugerido previamente que los perros fueron domesticados en toda Eurasia, desde Europa hasta China, y en muchos lugares intermedios. Las pruebas combinadas de humanos y perros antiguos están ayudando a perfeccionar nuestra comprensión de la historia profunda de los perros, y ahora apuntan hacia Siberia y el noreste de Asia como una región probable donde se inició la domesticación de los perros.

Interacción moderna perro-humano / foto Frank Kovalchek en Wikimedia Commons

Durante el Último Máximo Glacial (hace entre 23.000 y 19.000 años), Beringia (la zona terrestre y marítima entre Canadá/Alaska y Rusia), y la mayor parte de Siberia, eran extremadamente frías, secas y en gran parte sin glaciar.

Las duras condiciones climáticas que condujeron a este periodo, y durante el mismo, pueden haber servido para acercar a las poblaciones humanas y de lobos, dada su atracción por las mismas presas.

Esta creciente interacción, a través del carroñeo mutuo de las presas de los lobos que se acercaban a los campamentos humanos, puede haber iniciado una relación entre las especies que finalmente condujo a la domesticación de los perros, y a un papel vital en el poblamiento de las Américas.

Como señala el coautor y arqueólogo David Meltzer, de la Universidad Metodista del Sur (Dallas, TX), hace tiempo que sabemos que los primeros americanos debían de poseer unas habilidades de caza bien afinadas, los conocimientos geológicos para encontrar piedra y otros materiales necesarios y estar preparados para nuevos retos. Los perros que les acompañaron al entrar en este mundo completamente nuevo pueden haber formado parte de su repertorio cultural tanto como las herramientas de piedra que llevaban.

Desde su domesticación a partir de los lobos, los perros han desempeñado una gran variedad de funciones en las sociedades humanas, muchas de las cuales están ligadas a la historia de las culturas de todo el mundo.

Las futuras investigaciones arqueológicas y genéticas revelarán cómo la emergente relación mutua entre personas y perros condujo a su exitosa dispersión por todo el mundo.


Fuentes

Durham University / Angela R. Perri, Tatiana R. Feuerborn, Laurent A. F. Frantz, Greger Larson, Ripan S. Malhi, David J. Meltzer, Kelsey E. Witt, Dog domestication and the dual dispersal of people and dogs into the Americas, Proceedings of the National Academy of Sciences Feb 2021, 118 (6) e2010083118; DOI: 10.1073/pnas.2010083118


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.