Encuentran tejidos teñidos con púrpura real que datan de la época de los reyes David y Salomón

Foto Sagi Bornstein, cortesía de Central Timna Vally Project

Al examinar los tejidos coloreados del valle de Timna -un antiguo distrito de producción de cobre en el sur de Israel- en un estudio que ha durado varios años, los investigadores se sorprendieron al encontrar restos de tejido, una borla y fibras de lana teñidas con púrpura real.

La datación directa por radiocarbono confirma que los hallazgos datan aproximadamente del año 1000 a.C., correspondiente a las monarquías bíblicas de David y Salomón en Jerusalén. El tinte, que se produce a partir de especies de moluscos encontrados en el Mediterráneo, a más de 300 kilómetros de Timna, se menciona a menudo en la Biblia y aparece en diversos contextos judíos y cristianos.

Situación de Timna en Google Maps

Es la primera vez que se encuentran tejidos de la Edad de Hierro teñidos de púrpura en Israel, o incluso en todo el sur del Levante. La investigación fue llevada a cabo por la Dra. Naama Sukenik, de la Autoridad de Antigüedades de Israel, y el profesor Erez Ben-Yosef, del Departamento de Arqueología y Culturas Antiguas del Próximo Oriente de la Universidad de Tel Aviv, en colaboración con el profesor Zohar Amar, el Dr. David Iluz y el Dr. Alexander Varvak, de la Universidad de Bar-Ilan, y la Dra. Orit Shamir, de la Autoridad de Antigüedades de Israel. Los inesperados hallazgos se publican en la prestigiosa revista PLOS ONE.

Se trata de un descubrimiento muy emocionante e importante, explica la Dra. Naama Sukenik, conservadora de hallazgos orgánicos de la Autoridad de Antigüedades de Israel. Se trata de la primera pieza textil encontrada de la época de David y Salomón que está teñida con el prestigioso tinte púrpura. En la antigüedad el atuendo púrpura se asociaba a la nobleza, a los sacerdotes y, por supuesto, a la realeza. La hermosa tonalidad de la púrpura, el hecho de que no se desvanezca y la dificultad de producir el tinte, que se encuentra en cantidades ínfimas en el cuerpo de los moluscos, lo convirtieron en el más valorado de los tintes, que a menudo costaban más que el oro.

Hasta el presente descubrimiento, sólo habíamos encontrado residuos de conchas de moluscos y cerámica con manchas de tinte, que proporcionaban pruebas de la industria de la púrpura en la Edad de Hierro. Ahora, por primera vez, tenemos pruebas directas de los propios tejidos teñidos, conservados durante unos 3000 años.

El profesor Erez Ben-Yosef, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, afirma: Como resultado del clima extremadamente seco de la región también podemos recuperar materiales orgánicos como textiles, cuerdas y cuero de la Edad de Hierro, de la época de David y Salomón, lo que nos proporciona una visión única de la vida en tiempos bíblicos. Si excaváramos durante otros cien años en Jerusalén, no descubriríamos tejidos de hace 3.000 años. El estado de conservación de Timna es excepcional y sólo tiene parangón con el de yacimientos muy posteriores como Masada y las Cuevas del Desierto de Judea.

Fibras de lana teñidas con púrpura real, ~1000 a.C., Valle de Timna, Israel / foto Dafna Gazit, cortesía de Israel Antiquities Authority

En los últimos años, hemos estado excavando un nuevo yacimiento dentro de Timna, conocido como la «Colina de los Esclavos». El nombre puede ser engañoso, ya que, lejos de ser esclavos, los trabajadores eran obreros metalúrgicos altamente cualificados. Timna era un centro de producción de cobre, el equivalente de la Edad de Hierro al petróleo actual. La fundición del cobre requería conocimientos metalúrgicos avanzados que eran un secreto guardado, y los que poseían estos conocimientos eran los expertos en «alta tecnología» de la época.

La Colina de los Esclavos es el mayor emplazamiento de fundición de cobre del valle y está repleto de montones de residuos industriales, como las escorias de los hornos de fundición. En uno de estos montones había tres trozos de tela de colores. El color nos llamó inmediatamente la atención, pero nos costó creer que habíamos encontrado un verdadero púrpura de una época tan antigua.

Según los investigadores, la púrpura verdadera se producía a partir de tres especies de moluscos autóctonos del mar Mediterráneo: Hexaplex trunculus, Bolinus brandaris y Stramonita haemastoma. El tinte se producía a partir de una glándula situada dentro del cuerpo del molusco mediante un complejo proceso químico que duraba varios días. En la actualidad, la mayoría de los estudiosos coinciden en que los dos tintes preciosos, el púrpura (argaman) y el azul claro, o azur (tekhelet), se producían a partir del molusco de tinte púrpura bajo diferentes condiciones de exposición a la luz.

Cuando se expone a la luz, se obtiene el azur, mientras que sin exposición a la luz se obtiene un tono púrpura. Estos colores se mencionan a menudo juntos en las fuentes antiguas, y ambos tienen un significado simbólico y religioso hasta el día de hoy. Se describe que los sacerdotes del Templo, David y Salomón, y Jesús de Nazaret llevaban ropa de color púrpura.

Fragmento textil de lana decorado con hilos teñidos de púrpura real, ~1000 a.C., Valle de Timna, Israel / foto Dafna Gazit, cortesía de Israel Antiquities Authority

Las pruebas analíticas realizadas en los laboratorios de la Universidad de Bar Ilan, junto con los tintes reconstruidos por el profesor Zohar Amar y la doctora Naama Sukenik, permiten identificar las especies utilizadas para teñir los tejidos de Timna y los tonos deseados. Para reconstruir el proceso de teñido de los moluscos, el Prof. Amar viajó a Italia, donde desmenuzó miles de moluscos (que los italianos comen) y produjo materia prima a partir de sus glándulas tintóreas que se utilizó en cientos de intentos de reconstruir el teñido antiguo. El trabajo práctico nos hizo retroceder miles de años, dice el profesor Amar, y nos ha permitido comprender mejor las oscuras fuentes históricas asociadas a los preciosos colores azul y púrpura.

El tinte se identificó con un instrumento analítico avanzado (HPLC) que indicó la presencia de moléculas de tinte únicas, originadas únicamente en ciertas especies de moluscos. Según la Dra. Naama Sukenik, la mayoría de los tejidos coloreados encontrados en Timna, y en la investigación arqueológica en general, se tiñeron con diversos tintes de origen vegetal que eran fáciles de conseguir y de teñir. El uso de tintes a base de animales se considera mucho más prestigioso, y servía como un importante indicador del alto estatus económico y social del portador.

Los restos de tela teñida de púrpura que hemos encontrado no sólo son los más antiguos de Israel, sino del Levante meridional en general. También creemos que hemos conseguido identificar el método de doble tinte en uno de los fragmentos, en el que se utilizaban dos especies de moluscos de forma sofisticada, para enriquecer el tinte. Esta tecnología es descrita por el historiador romano Plinio el Viejo, del siglo I de nuestra era, y el tinte que producía era considerado el más prestigioso.

El profesor Ben-Yosef identifica el centro de producción de cobre de Timna como parte del reino bíblico de Edom, que limitaba con el reino de Israel por el sur. Según él, los espectaculares hallazgos deberían revolucionar nuestros conceptos de las sociedades nómadas de la Edad de Hierro. Los nuevos hallazgos refuerzan nuestra suposición de que había una élite en Timna, lo que atestigua una sociedad estratificada. Además, dado que los moluscos son autóctonos del Mediterráneo, es evidente que esta sociedad mantenía relaciones comerciales con otros pueblos que vivían en la llanura costera.

Sin embargo, no tenemos constancia de ningún asentamiento permanente en el territorio edomita. El reino edomita era un reino de nómadas a principios de la Edad de Hierro. Cuando pensamos en los nómadas, nos resulta difícil librarnos de las comparaciones con los beduinos contemporáneos y, por tanto, nos cuesta imaginar reyes sin magníficos palacios de piedra ni ciudades amuralladas. Sin embargo, en determinadas circunstancias, los nómadas también pueden crear una estructura sociopolítica compleja, que los escritores bíblicos podrían identificar como un reino.

Por supuesto, todo este debate tiene repercusiones en nuestra comprensión de Jerusalén en el mismo periodo. Sabemos que las tribus de Israel eran originalmente nómadas y que el proceso de asentamiento fue gradual y prolongado. Los arqueólogos buscan el palacio del rey David. Sin embargo, es posible que David no expresara su riqueza en edificios espléndidos, sino con objetos más propios de una herencia nómada, como tejidos y artefactos.

Según Ben-Yosef, es un error asumir que si no se han encontrado grandes edificios y fortalezas, entonces las descripciones bíblicas de la Monarquía Unida en Jerusalén deben ser ficción literaria. Nuestras nuevas investigaciones en Timna nos han demostrado que, incluso sin tales edificios, había reyes en nuestra región que gobernaban sociedades complejas, formaban alianzas y relaciones comerciales y se hacían la guerra. La riqueza de una sociedad nómada no se medía en palacios y monumentos de piedra, sino en cosas que no eran menos valoradas en el mundo antiguo, como el cobre producido en Timna y el tinte púrpura que se comerciaba con sus fundiciones de cobre.


Fuentes

Universidad de Tel Aviv / Sukenik N, Iluz D, Amar Z, Varvak A, Shamir O, Ben-Yosef E (2021) Early evidence of royal purple dyed textile from Timna Valley (Israel). PLoS ONE 16(1): e0245897. doi.org/10.1371/journal.pone.0245897