Cómo mantener hábitos seguros y una conexión rápida al trabajar desde casa


El teletrabajo ha sido una de las tendencias más al alza en los últimos meses, y todo apunta a que lo seguirá siendo en el futuro. Presenta ventajas como una mayor facilidad para conciliar la vida personal y laboral, una reducción en el tráfico de las grandes ciudades y un notable ahorro en instalaciones por parte de las empresas, entre otras. Sin embargo, trabajar desde casa también puede implicar ciertos riesgos que debemos prevenir, especialmente en materia de ciberseguridad. Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a trabajar de forma segura y, al mismo tiempo, sacar el mejor partido de tu conexión a internet.

1. Trabaja exclusivamente desde casa

Quizá parezca una obviedad, pero el teletrabajo debe hacerse desde casa o desde una oficina de nuestra plena confianza. Cuando trabajos de forma remota estamos manejando una gran cantidad de datos privados críticos como nombres de usuario y contraseñas, datos bancarios, secretos de empresa y un sinfín de información que debe permanecer en la más estricta confidencialidad. Si decidimos tomarnos la libertad de llevarnos el trabajo a una cafetería o a una biblioteca, exponemos nuestros datos confidenciales a cualquier persona que utilice la misma red Wi-Fi y sufrimos de una mayor lentitud de la conexión. Es importante que mantengas el trabajo remoto dentro de los límites de tu propio hogar y que lo asegures con tu propia conexión a internet.

2. Utiliza una VPN

Si aún no sabes qué es una VPN, se trata de uno de los principales recursos con los que cuentas para garantizar la confidencialidad de los datos que envías y recibes a través de internet. Incluso si alguien lograra vulnerar la contraseña de tu router, una VPN mantendría tu conexión privada gracias a su encriptación robusta de extremo a extremo, protegiendo tus nombres de usuario, contraseñas o números de tarjeta de crédito frente a los ojos de terceros. Además, una VPN puede ayudarte a disfrutar de una conexión más rápida porque te permitirá evitar el ISP throttling, ya que, gracias a tu encriptación, tu proveedor de internet no podrá diferenciar cuáles son los distintos tipos de datos que envías o recibes en cada momento, y no podrá restringir tu velocidad en consecuencia.

3. Evita las horas pico

Si antes intentabas evitar las horas punta para ahorrarte atascos al ir o volver del trabajo, ahora deberás tratar de evitar las horas pico a la hora de usar internet. Esto no significa que no puedas usar tu conexión en las horas de más demanda, sino que es recomendable que organices tu día para programar en otras horas tus actividades online más exigentes con tu conexión a internet. Podrás enviar y recibir correos electrónicos siempre que quieras, pero será mejor que evites hacer esa videoconferencia en Zoom a las nueve en punto de la mañana o justo a las seis de la tarde, y que la reprogrames en un horario algo más descongestionado para aprovechar mejor tu ancho de banda.

4. Usa contraseñas robustas

Las contraseñas robustas son una de las necesidades más críticas en materia de ciberseguridad. Especialmente si teletrabajas, debes asegurarte de que todas tus contraseñas sean robustas y únicas, para impedir cualquier posible hackeo de tus cuentas. Un gestor de contraseñas puede ayudarte a mantener una contraseña compleja distinta para cada una de tus cuentas, lo que hará que, incluso en el caso de que alguna de ellas sufra una vulneración, el resto se mantengan intactas, limiten el daño de la filtración y te ayuden a recuperar la normalidad lo antes posible.

5. Protégete del phishing

El phishing es una ciberamenaza que existe casi desde que existe internet. El peligro de las páginas web falsas o los correos electrónicos fraudulentos se acentúa cuando teletrabajamos, ya que el trabajo desde casa nos hace más propensos a caer en estafas o en engaños realizados por personas que se hacen pasar compañeros o asociados de nuestra empresa. Ante la duda, entonces, conviene asegurarnos doblemente antes de responder a cualquier correo o acceder a una página dudosa. Si recibimos un mensaje de un remitente que no conocemos solicitándonos información sobre nuestro trabajo o datos de acceso de nuestra empresa, es importante consultar primero con nuestros superiores inmediatos para asegurarnos de su legitimidad (o no), y actuar en consecuencia.

En definitiva

A la hora de teletrabajar, la ciberseguridad no solo te ayudará a proteger tus datos privados, sino que, además, puede serte de mucha utilidad para potenciar la velocidad de tu conexión a internet. Por todo esto, es importante que dediques algo de tiempo a establecer las condiciones idóneas para trabajar desde casa: no solo te evitará disgustos, sino que además hará que toda tu experiencia laboral sea mucho más llevadera y eficaz.