Una inscripción que menciona al Rey Escorpión es la señal de topónimo más antigua del mundo


Investigadores de la Universidad de Bonn junto con el Ministerio de Antigüedades de Egipto descifraron la señal de topónimo más antigua del mundo, una inscripción de la época de la aparición del Estado egipcio a finales del cuarto milenio a.C., encontrada en el Wadi el Malik al este de Asuán, una zona que todavía no ha sido explorada arqueológicamente. La inscripción lleva cuatro jeroglíficos, en los que se lee: Dominio del Rey Escorpión de Horus.

Este gobernante llamado ‘Escorpión’ fue una figura prominente en la fase de la aparición del primer estado territorial en la historia del mundo, dice el profesor Dr. Ludwig D. Morenz, egiptólogo de la Universidad de Bonn. El gobernante vivió alrededor del año 3070 a.C., pero sus fechas exactas y la duración de su reinado no se conocen. El nombre Escorpión está escrito junto con otros tres jeroglíficos en una inscripción rupestre descubierta hace más de dos años en un uadi lateral del Wadi Abu Subeira al este de Asuán: Dominio del Rey Escorpión de Horus. Un jeroglífico circular indica que es un nombre de lugar. Esto lo convierte en el signo de topónimo más antiguo conocido en el mundo, dice Morenz.

Hay muy pocas fuentes sobre las condiciones políticas, sociales y económicas en las que vivía la gente hace más de cinco mil años. Esto es precisamente por lo que el nuevo descubrimiento de la inscripción en la roca es tan valioso, dice el egiptólogo. El uso muy temprano de la práctica cultural de la escritura en este lugar bastante remoto es inusual para el cuarto milenio a.C. A pesar de su brevedad, la inscripción abre una ventana al mundo de la aparición del estado egipcio y la cultura asociada a él. Según Morenz: Por primera vez, el proceso de colonización interna en el Valle del Nilo se hace más visible por la escritura.

Dibujo de los cuatro jeroglíficos. El signo circular al final indica que se trata de un nombre de lugar / dibujo de David Sabel – Universidad de Bonn

Según el investigador, Egipto fue el primer estado territorial del mundo. Ya había sistemas de gobierno en otros lugares antes, pero estos eran mucho más pequeños, dice Morenz. Se sabe desde hace tiempo que la extensión norte-sur de Egipto en ese momento ya era de unos 800 kilómetros. De hecho, varios centros de población rivales se fusionaron en el nuevo estado central, dice Morenz. Las haciendas reales, conocidas como dominios, se fundaron en la periferia para consolidar el imperio faraónico.

Ya se había desarrollado una administración durante el cuarto milenio, como se puede ver en los títulos de los funcionarios y en los impuestos y tasas. Estos deberes son una prueba de las dependencias socioeconómicas y se basan en el control, la jerarquía y un poder especial del gobernante como Horus-Dios y al mismo tiempo equivalente terrenal. Los límites entre las dependencias concebidas simétrica y asimétricamente parecían ser bastante fluidos en ese momento, dice Morenz. Esto significaba que el principio simétrico de dar y recibir podía cambiar a uno asimétrico de fuerte explotación.

Se conocen varios nombres de entidades económicas (dominios) a partir de soportes de texto más pequeños, como las etiquetas para la entrega de mercancías, los precintos de cilindros y las etiquetas de vasijas. La inscripción en la roca hace tangible un dominio real como un lugar arqueológico concreto por primera vez.

Además de diversas tallas en roca, se descubrieron aquí otras inscripciones tempranas que se encontraron junto con cerámicas de este período. Esta área está todavía en las primeras etapas de la investigación arqueológica, dice Morenz. Los investigadores ven esto como una oportunidad para observar más de cerca el trascendental proceso de la aparición del primer estado del mundo. Esto incluyó la expansión y el aseguramiento del dominio en los bordes del valle del Nilo y la consolidación del entonces nuevo tipo de reinado.

El yacimiento arqueológico de Wadi el Malik al este de Asuán, donde se encontró la inscripción / foto Ludwig Morenz – Universidad de Bonn

Durante varios años, los científicos del Departamento de Egiptología de la Universidad de Bonn han estado trabajando junto con Abdelmonem Said y Mohamed Abdelhay de la Oficina de Asuán («Taftish») del Ministerio de Antigüedades de Egipto. El equipo de investigación ya había documentado varias tallas de rocas que datan del Neolítico.

El estudio se presenta como libro, el primer volumen de la nueva serie KATARAKT. Documentos de trabajo arqueológicos de Asuán, fundada recientemente por el Departamento de Egiptología de la Universidad de Bonn.


Fuentes

Ludwig D. Morenz, Abdelmonem Said, Mohamed Abdelhhay: Binnenkolonisation am Beginn des ägyptischen Staates. Eine Fallstudie zur Domäne des Königs SKORPION im späten Vierten Jahrtausend v. Chr., EBVerlag, 188 páginas / Universidad de Bonn