Un estudio arqueológico y geofísico revela la ubicación del Santuario de Apolo en Fragkissa, Chipre

Hallazgos de la excavación de 1885 / foto Departamento de Antigüedades, República de Chipre

El Departamento de Antigüedades del Ministerio de Transporte, Comunicaciones y Obras Públicas de Chipre anunció la finalización de un estudio arqueológico y geofísico en la zona de Pera Oreinis en octubre de 2020 bajo la dirección del Dr. Matthias Recke (Universidad de Frankfurt) y el director de campo Dr. Philipp Kobusch (Universidad de Kiel). El objetivo del trabajo de campo era localizar el Santuario de Apolo en Fragkissa.

El santuario de Apolo en Fragkissa, en las proximidades de la antigua ciudad de Tamasos, puede considerarse uno de los santuarios más importantes descubiertos en Chipre hasta la fecha, debido a los ricos hallazgos de esculturas.

Situación de la antigua Tamasos, junto a la que se encontró el santuario de Apolo / foto Basquetteur en Wikimedia Commons

Fue excavado en 1885 por el arqueólogo alemán Max Ohnefalsch-Richter. Sin embargo, su ubicación exacta fue posteriormente olvidada y ha sido buscado durante décadas por varios arqueólogos.

Recientemente, los investigadores lograron restringir la ubicación del santuario a un valle al sur de Pera Oreinis, en el centro de la isla de Chipre y en el distrito de Nicosia. A través de un estudio intensivo de este valle ha sido posible localizar el lugar exacto de la ubicación del santuario. El estudio reveló una alta concentración de restos, fragmentos de esculturas antiguas y figurillas de terracota.

Un análisis preliminar de los hallazgos mostró que el área había sido ocupada desde la Edad de Hierro y fue utilizada a lo largo de los períodos Arcaico, Clásico y Helenístico. Los hallazgos numéricamente más pequeños de épocas romana y bizantina están considerablemente más erosionados y probablemente proceden de un asentamiento de este período situado más abajo y ya conocido.

Sin embargo, los hallazgos de períodos anteriores, que pueden atribuirse al santuario de Apolo, están relativamente bien conservados. Probablemente proceden de los escombros de las excavaciones de 1885 y se pasaron por alto en ese momento. En particular, los numerosos fragmentos de figuras de piedra caliza y estatuas de terracota de gran tamaño demuestran que se trata de los restos de un antiguo santuario.

De hecho, los tipos de hallazgos figurativos corresponden exactamente al material excavado en 1885 que se encuentra actualmente en museos de Canadá, Gran Bretaña, Irlanda y posiblemente incluso Rusia. Sólo una pequeña parte de los hallazgos de 1885 han permanecido en Chipre y se encuentran ahora en el Museo de Nicosia, incluido el famoso Coloso de Tamassos.

Fragmento del zapato de una de las estatuas de tamaño natural, comparado con uno de los hallazgos de 1885 / foto Departamento de Antigüedades, República de Chipre

Los hallazgos característicos son pequeños carros, jinetes y figuras de guerreros en terracota y grandes estatuas huecas hasta de tamaño real que representan a los donantes. Además de estas figuras humanas, se han encontrado muchos fragmentos, especialmente de caballos (o jinetes de caballos).

La confirmación de que el sitio del santuario de Apolo ha sido identificado en esta zona también fue proporcionada por la presencia de una trinchera de casi 15 metros de largo que se remonta a las actividades de 1885 y que también se menciona en los antiguos informes de excavación. La zanja tenía el propósito de explorar el área adyacente para determinar la extensión exacta del santuario. De hecho, aun se pueden ver aquí restos de la antigua mampostería de doble capa, que deben haber formado parte de la arquitectura del santuario. Una investigación detallada del área y una nueva excavación arqueológica están planeadas para la primavera de 2021.


Fuentes

Press and Information Office, Ministry of Interior, Republic of Cyprus