Las misteriosas Cuevas del Cielo de Nepal, creadas hace 3.000 años en lugares de acceso casi imposible

Cuevas del Cielo / foto GraceMarcellaNorman en Flickr

En las empinadas paredes de roca del valle del río Kali Gandaki en Nepal los arqueólogos han encontrado el impresionante número de unas 10.000 cuevas artificiales, excavadas en las laderas y en la montaña en ocasiones a una altitud considerable.

Se las llama Cuevas del Cielo, pero también Cuevas de Mustang, porque se encuentran en el distrito del Alto Mustang, y nadie sabe quién las construyó ni por qué.

Numerosos investigadores han explorado y estudiado las cuevas, en las que se encontraron cuerpos y esqueletos humanos parcialmente momificados a los que se calcula una antigüedad de 2.000 a 3.000 años. Algunas fueron reutilizadas entre los siglos XII y XIV, ya que en las aparecieron objetos budistas como pinturas, esculturas y manuscritos.

Algunas de las Cuevas del Cielo de Mustang en Nepal / foto GraceMarcellaNorman en Flickr

Nepal se anexionó el antiguo reino de Lo en el siglo XVIII, renombrándolo como distrito de Mustang con capital en la ciudad de Lo Manthang. El lugar siguió teniendo cierta autonomía e incluso rey hasta el 7 de octubre de 2008, al convertirse Nepal en una república federal en mayo de ese año, tras 240 años de monarquía.

Sin embargo la zona del Alto Mustang permaneció aislada y con entrada restringida hasta 1992, lo que permitió la conservación tanto natural como cultural del lugar (allí se siguen hablando las lenguas tibetanas tradicionales).

Localización de las cuevas en Google Maps

A partir de 1992 se permitió el acceso de arqueólogos de Nepal y de la Universidad de Colonia, que llevaron a cabo la inspección e investigación de las cuevas.

En el año 2010 aparecieron en cuevas cerca de Samdzong otros 27 cuerpos con marcas de cortes en sus huesos, que se dataron entre los siglo III al VIII, una época anterior a la llegada del budismo a la zona.

Cueva Chhoser en Lo Manthang, Alto Mustang / foto Usha Pande en Wikimedia Commons

Una hipótesis relaciona los cuerpos con la tradición de Mustang que todavía hoy se mantiene: cuando una persona muere se la corta en pequeños trocitos para ser consumida por buitres y otras aves.

Según los expertos las cuevas pudieron ser al principio cámaras funerarias, aproximadamente desde el año 1000 a.C. Luego habrían servido como viviendas, ya en el siglo X d.C., y finalmente, a partir del siglo XV d.C. serían utilizadas por los budistas como lugares de meditación y almacenes de provisiones.

Cuevas entre Tsarang y Lo Manthang / foto Jean-Marie Hullot en Flickr

Algunas cuevas se convirtieron en monasterios, como Luri Gompa, situado en una cornisa a unos 100 metros de altura y al que se accede por un sendero que sube desde el fondo Del Valle. Posee dos cámaras interconectadas, una de ellas con pinturas.

El análisis de ADN de ocho de los cuerpos hallados en la cuevas en 2016 reveló que los que crearon las cuevas hace más de 3.000 años procedían del norte y de la meseta tibetana.

Cuevas en Chhusang / foto Jean-Marie Hullot en Flickr

Pero quiénes eran y, sobre todo, como se las arreglaron para escalar los casi verticales farallones donde excavaron las cuevas, sigue siendo un misterio.


Fuentes

BBC Travel / Mental Floss / Secrets of the Sky Caves: Danger and Discovery on Nepal’s Mustang Cliffs (Sandra K. Athans) / Nepal Traveller / Wikipedia