Carahunge, las piedras parlantes armenias de 7.500 años de antigüedad

El yacimiento arqueológico de Carahunge, también llamado Zorats Karer, Karahunj o Carenish, está situado en la provincia armenia de Syunik, al suroeste del país, y en un promontorio rocoso en medio una meseta montañosa a 1.770 metros de altitud cerca de la ciudad de Sisian.

Los diferentes nombres con que se lo conoce describen las características del lugar, plagado de menhires prehistóricos. Carahunge derivaría de las palabras armenias kar (piedra) y hoonch (sonido), es decir piedras parlantes, porque muchas de ellas presentan perforaciones realizadas en distintos ángulos a través de las cuales el viento produce sonidos. Y Zorats Karer significa piedras verticales.

Las piedras del círculo central / foto ogannes en Wikimedia CommonsFlickr

El yacimiento tiene 7 hectáreas y consiste en un círculo central de 40 menhires alrededor de una cámara central (identificada como una tumba), con un brazo norte, otro sur y un tercer alineamiento Norte-Este que cruza el círculo. Además de numerosas piedras diseminadas sin orden aparente. En total hay unas 223 piedras entre menhires, piedras engastadas y cistas funerarias.

Las dimensiones de las piedras, que son de basalto, varían entre 0,5 y 3 metros de alto, con pesos que llegan hasta las 10 toneladas. Unas 84 presentan un agujero circular, aunque solo 37 de ellas permanecen en pie. No obstante, no se sabe con exactitud si estos agujeros son de origen prehistórico o no. En su punto más estrecho tienen unos 5 centímetros de diámetro y hasta 20 centímetros de profundidad. Tampoco existe consenso en la función de las piedras y el sitio en general.

Distribución de las piedras / foto Thalmos en Wikimedia Commons

Una hipótesis explica que los agujeros servían para facilitar el transporte de las piedras. Se basa en el hecho de que están redondeados por fuera, con un desgaste que es mayor en la dirección en la que tendría sentido tirar de las piedras con cuerdas. Pero eso no explica porque solo algunas de las piedras los presentan, o porque otros tienen varios agujeros.

Algunos investigadores han relacionado las piedras verticales con la observación astronómica, y siguiendo esta hipótesis en 2004 el parlamento armenio denominó al sitio oficialmente Observatorio Karahunj. En este sentido, la radioastrónoma Paris Herouni y su equipo, que examinaron el lugar entre 1994 y 2001, opinaban que Carahunge es el observatorio astronómico más antiguo del mundo.

Uno de los brazos de piedras del yacimiento / foto Tamara Areshian en Wikimedia Commons

Arqueólogos de la Universidad de Munich, que estudiaron el yacimiento en el año 2000 llegaron a la conclusión de que se trataba de una necrópolis utilizada desde mediados de la Edad de Bronce (siglos XX-XVI a.C.) y hasta la Edad de Hierro (siglos XII-XIX a.C.), ya que encontraron 30 tumbas de cámara de ese período, así como restos del muro de un asentamiento. En las tumbas se encontraron vasijas de arcilla, collares, pendientes de bronce, dagas y puntas de flecha.

Los historiadores armenios datan las piedras y el yacimiento con una antigüedad de unos 7.500 años, bastante superior a Stonehenge y otros monumentos megalíticos europeos. Pero los estudiosos no se ponen de acuerdo en su antigüedad. Algunos datan la tumba que hay en el centro del círculo a principios del siglo I a.C., pero no explican porque se colocaron rocas a su alrededor.

Algunas de las piedras con agujeros / foto Beko en Wikimedia Commons

Durante el período helenístico-romano (siglos III a.C.-III d.C.) se construyó un asentamiento en el sitio y se levantó un muro de piedras y arcilla para protegerlo. Algunas de las piedras erigidas para reforzar esta muralla todavía siguen en pie.


Fuentes

Archaeology in Armenia (Biainili-Urartu) / Armenpress / Armenia Discovery / Wikipedia