Mallorca es uno de los mejores destinos en España donde ir de vacaciones. Son muchas las cosas que puedes hacer y los lugares que puedes visitar en la isla. Hemos preparado una lista con los expertos locales en excursiones de click-mallorca con 4 lugares que no puedes perderte en Mallorca.

Alcudia

Alcudia es uno de nuestros rincones preferidos en Mallorca. Lo tiene absolutamente todo. Para empezar, su excelente ubicación. Se encuentra rodeada de mar y montaña lo que permite un gran abanico de actividades y cosas que hacer. De hecho, el propio municipio ha hecho esfuerzos en los últimos años para diversificar su oferta turística, y no limitarla únicamente al sol y playa. 

Para los amantes de la montaña, en la zona de la península de La Victoria van a encontrar una amplia lista de sugerencias. Pueden optar por hacer alguna ruta de senderismo, ya sea a la atalaya de Alcudia o a la Penya Rotja, desde donde en días de buen tiempo, pueden ver el litoral de Menorca. Incluso se puede combinar una de esas rutas con una parada para bañarse, ya sea en la preciosa playa del Coll Baix o en S’Illot. El Nordic walking es otra alternativa, y el municipio cuenta con 4 rutas adaptadas para este deporte. Y por último, mencionar que los amantes del Trail running, tienen algunos senderos perfectos para la práctica de este deporte.

Alcudia / foto pixabay.com

Recientemente Alcudia ha sido incluida en la lista de los pueblos más bonitos de España. Es por ello, que en cualquier visita a Alcudia, no podemos dejar de recorrer su casco histórico. Encontraremos preciosos rincones, hermosas plazas y podremos dejarnos perder por sus estrechas calles medievales. Todo ello sin olvidar, que es obligatorio recorrer sus murallas medievales, que conservan su trazado medieval. Para los amantes de la cultura y la historia, una visita obligada es la ciudad romana de Pollentia. Se trata de uno de los pocos restos que quedan en Mallorca de la época romana, con sus calles, el fórum y el anfiteatro.

Por último, y relacionado con el mar, no podemos dejar perder la oportunidad de realizar un paseo en barco por la bahía. Hay una amplia variedad con paseos en catamarán, en barco con visión submarina o incluso la opción de un avistamiento de delfines.

Soller

Soller se encuentra en plena Sierra de Tramuntana, e una situación realmente privilegiada. Enclavada en un fértil valle, con salida al mar por su puerto, y rodeada de algunas de las montañas más altas de la isla. Está a muy poca distancia de Palma, la capital de las islas Baleares, y en apenas media hora, recorremos sus 24 kilómetros de distancia, ya sea a través de un túnel que atraviesa las montañas de Alfabia, o por el antiguo camino del Coll de Soller.

Pero si hay una manera única e irrepetible de llegar a Soller, esa es con el ferrocarril de Soller, que desde 1912 realiza a diario el trayecto a Palma. En 50 minutos atraviesa un precioso paisaje, que nos va mostrando almendros, naranjos, olivos centenarios y rincones espectaculares. El trayecto lo podemos complementar cogiendo posteriormente el tranvía, inaugurado en 1913, y que une Soller con su puerto. 

Cómo bien puedes imaginar, las montañas de Soller son ideales para realizar alguna ruta de senderismo. Una de las rutas más emblemáticas es la que nos lleva por el barranco de Biniaraitx, uno de esos preciosos rincones de Mallorca que no muchos conocen. Otra ruta muy recomendable es la que nos lleva desde el mirador de Ses Barques hasta Cala Tuent. Para los más experimentados, pueden optar por la ruta hasta el Santuario de Lluc, y los que quieran hacer algo corto, simplemente llegar hasta Fornalutx.

El puerto de Soller es la salida al mar del municipio, y uno de los pocos puertos naturales en todo este litoral de la Sierra de Tramuntana. Desde aquí, salen diariamente barcos hasta sa Calobra, donde podemos contemplar el torrente de Pareis, uno de los paisajes más espectaculares de Mallorca.

El nombre de Soller deriva de la palabra árabe “Sulyar” que traducido al español significa valle del oro. Su origen son los olivos y naranjos que se han cultivado desde hace años en el valle. Por ello, os recomendamos probar su aceite o degustar un zumo recién exprimido de naranjas de Soller, o un fresco helado en verano.

Por último, mencionar la oferta cultural de Soller. En Soller encontrarás varios museos, salas de exposiciones, centros de interpretación y un jardín botánico. Sin olvidar la magnífica herencia del arte modernista en el pueblo, con un gran número de casas, cuyo origen es la emigración de habitantes de Soller hacia Francia en el siglo XIX. Entre los edificios más destacables en el casco histórico de Soller tenemos la iglesia parroquial de San Bartolomé, el antiguo banco de Soller, el museo de Can Prunera o la plaza Constitución, entre otros.

Colonia de Sant Jordi

La Colonia de Sant Jordi pertenece al municipio de Ses Salines, y está situada al sureste de Mallorca. Colonia de Sant Jordi era antaño un pequeño puerto de pescadores, y si bien algo conserva de ese carácter, actualmente es más un centro de veraneo y zona turística. Para los amantes del mar y las playas, deciros que estáis de enhorabuena. Vais a encontrar fabulosas playas tanto en la Colonia de Sant Jordi, cómo en sus alrededores: els Estanys, es Port, es Dolç, es Carbó, Ses Roquetes o la famosa playa de Es Trenc. 

Una de nuestras recomendaciones es visitar la cercana isla de Cabrera. Desde el pequeño puerto de la Colonia parten excursiones diarias a la cercana isla de Cabrera, que es una actividad totalmente recomendable. Se trata del único parque nacional que hay en las Baleares.

Entre las actividades que podemos hacer en la Colonia, no podíamos dejar de mencionar sus famosas Salinas. Las salinas de Sa Vall o de la colonia de Sant Jordi son las segundas más antiguas del mundo, del siglo IV a.C., y al parecer, fueron los fenicios quienes empezaron con esta industria. La sal continuó siendo el principal motivo para los romanos, bizantinos, árabes y cristianos. Aún hoy siguen en funcionamiento. De hecho se extrae durante los meses de julio y agosto, y se ofrecen durante todo el año visitas guiadas para conocer todos los secretos de esta industria.

Para los amantes del turismo termal, en las afueras encontramos el único balneario de aguas Termales de Mallorca, que, junto a su hotel y restaurante, forman parte de la oferta turística que ofrece Colonia de Sant Jordi.

Capdepera

Para nuestro último rincón de Mallorca, nos desplazamos hasta el noreste de Mallorca. Allí, encontramos el municipio de Capdepera el cual cuenta con 4 núcleos de población costeros: Cala Ratjada, Cala Mesquida, Font de Sa Cala y Canyamel, y un núcleo de población interior: Capdepera.

Capdepera / foto pixabay.com

Podemos empezar la visita por su pueblo, donde cada miércoles hay el mercado semanal, especialmente recomendable en los meses de verano. Después, podemos subir hasta el castillo de Capdepera, que de hecho es el origen del pueblo. Su historia se remonta a 1300, cuando el rey Jaime II ordenó su construcción. Aún se conservan sus murallas, la primitiva iglesia y algunos restos de edificaciones. 

Continuamos la visita, y nos dirigimos a la zona costera. Cala Ratjada era originalmente un pequeño pueblo pesquero, pero a medida que la población de Capdepera fue creciendo, y el turismo fue en auge, se convirtió en una localidad de veraneo cada vez más importante. Desde su puerto, hay una gran variedad de excursiones en barco por el litoral de esta parte de Mallorca y hacia el próximo parque natural de Llevant. No podemos dejar pasar la oportunidad de acercarnos hasta su faro, desde donde en días claros, podremos ver la costa Menorca. Por último, mencionar la popularidad que tiene la celebración del mercado medieval en mayo, ya que tiene lugar en el marco incomparable del Castillo de Capdepera, con unas vistas excepcionales del pueblo.

Como ves hay interesantes rincones que visitar en Mallorca, y no dudes que tu viaje será inolvidable.


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.