Pico da Neblina, cuando el gobierno brasileño se enteró de la existencia de la montaña más alta del país en la década de 1950

Cuando alguien pregunta, por ejemplo, cual es la montaña más alta de Francia o de España, la respuesta suele permanecer invariable desde hace varios siglos. Pero otros lugares del mundo albergan territorios tan inaccesibles que, en ocasiones, se producen nuevos descubrimientos geográficos insospechados. Es lo que ocurrió en Brasil a mediados de la década de 1950, cuando el gobierno se enteró de la existencia de la montaña más alta del país.

Otra vista del pico da Neblina / foto Robson Esteves Czaban en Wikimedia Commons

Se trata del Pico da Neblina, situado al norte del estado de Amazonas y a tan solo 687 metros de la frontera venezolana. Su altitud fue determinada definitivamente en 2016 por una expedición geográfica brasileña, que la fijó en 2.995,3 metros, la mayor de todo Brasil.

¿Por qué los brasileños tardaron tanto en descubrir el Pico da Neblina? Se han apuntado diversas razones, como por ejemplo la inaccesibilidad del territorio cercano a la selva amazónica, e incluso la rareza de la posibilidad de la existencia de una montaña tal alta en un lugar de bajas altitudes como la cuenca del Amazonas. La práctica despoblación de la zona también habría contribuido. Y el hecho de que la mayor parte del año el pico se encuentre rodeado de nubes y nieblas, lo que dificulta su visión.

Situación del Pico da Neblina, en la frontera entre Venezuela y Brasil, en Google Maps

No está muy claro en qué momento exactamente el gobierno brasileño se percató de su existencia. Una historia común en Brasil relata que un piloto se lo encontró por casualidad mientras sobrevolaba la zona en un día despejado. Pero lo más probable es que los brasileños pensasen que el lugar pertenecía a Venezuela.

No es descabellado, ya que como hemos dicho la distancia de la frontera al pico es de menos de 700 metros, y de hecho buena parte del macizo en que se encuentra cae del lado venezolano. Además, los venezolanos conocían bien la montaña, que fue visitada en 1954 por una expedición botánica dirigida por Bassett Maguire. Claro que en Venezuela conocían al macizo que hoy en Brasil llaman Serra do neblina por otro nombre, Cerro Jimé.

La cumbre envuelta en niebla / foto Michellblind en Wikimedia Commons

Como la expedición creía que el pico más alto estaba en territorio venezolano le dieron el nombre de Pico Phelps, en honor del ornitólogo William H. Phelps Jr. Nombre que los brasileños sustituyeron en 1962 por el actual Pico da Neblina.

No obstante durante mucho tiempo se siguió discutiendo si el pico en cuestión estaba en Venezuela o en Brasil. Solo en 1965 los geógrafos y los gobiernos de ambos países llegaron a la conclusión y al acuerdo de que el Pico da Neblina era brasileño y, por tanto, la montaña más alta del país. En ese año fue ascendido por primera vez por una expedición del ejército brasileño.

Vistas desde la cima del pico da Neblina / foto Andre zumak en Wikimedia Commons

Hoy forma parte de un parque nacional integrado en el territorio Yanomami, y es necesario un permiso especial del Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad para acceder al lugar. Los escaladores que se aventuran a subirlo deben realizar una caminata de cuatro días a través de la selva para llegar hasta la base, durante la que se pueden encontrar con alguno de los numerosos buscadores de oro ilegales que pululan por la zona. El rescate en caso de accidente durante la escalada es prácticamente imposible.


Fuentes

SummitPost / Agencia IBGE (Gobierno de Brasil) / Wikipedia