Escuchar música con auriculares: ¿es malo para nuestros oídos, cómo les afecta?

Más de uno lleva auriculares encima porque escucha musica en todas partes. Estos pequeños aparatos, que llevan entre nosotros varias décadas, se convirtieron en algo ideal para disfrutar de cualquier melodía en cualquier lugar. Algo fácil de llevar, aunque propenso a enredar su cable, y que ya se colaba en nuestro día a día con los Walkman o hasta los tocadiscos de vinilo. Algo que, con el paso de los años, se ha descubierto que puede traer problemas para nuestros oídos.

No es algo grave, pero sí que está muy presente. De hecho, hay estudios que demuestran que el mal uso de auriculares acaba provocando ciertas pérdidas auditivas que han empezado incluso a normalizarse en muchos terrenos. ¿Es algo normal perder la capacidad para escuchar? Sí, pero no tan pronto. Y todo proviene del mal uso de auriculares en nuestro día a día.

Porque sí, pueden ser muy útiles si se usan adecuadamente, pero también peligrosos si no se les da el uso adecuado. Vamos a profundizar en ello para explicar sus consecuencias, al igual que los buenos hábito de uso de estos pequeños aparatos que tantas horas musicales nos facilitan. 

Usar los auriculares más sí afecta a nuestra salud auditiva

Es una de las muchas preguntas respondidas sobre problemas de oído. ¿Afecta escuchar música a través de estos dispositivos a la salud de nuestros oídos? Por supuesto que sí. De hecho, es su uso indebido lo que causa los inconvenientes. Si se usa siguiendo las recomendaciones de especialistas, lo cierto es que no tiene por qué afectarnos. El problema está, como en otras tantas cosas, en el abuso.

Se utilicen para escuchar música, como comentábamos antes, para hacer ejercicio o incluso para ver la televisión sin molestar, hasta para jugar a videojuegos. Sea como sea como se vayan a usar, hay que tener cuidado con ellos. El volumen demasiado alto, sin ir más lejos, puede no solo ser molesto de primeras tanto para la persona que usa los auriculares como para su entorno. También es algo que acaba deteriorando el funcionamiento de nuestro sistema auditivo.

Hay estudios que demuestran una importante conexión entre la pérdida auditiva y el uso de auriculares. De hecho, la Sociedad Española de Otorrinolaringología ha comprobado que la población entre los 12 y los 35 años de edad usa demasiado las nuevas tecnologías y, entre estas, se encuentran precisamente los cascos o headsets, como también se les conoce.

Eso, sumado a una contaminación acústica demasiado presente en nuestro día a día, es lo que está provocando que, a partir de los 40 años, se empiece a manifestar una pérdida de capacidad auditiva importante en las personas. Cuando se llega a esa edad, ya empieza a costar escuchar ciertos sonidos o incluso a otras personas hablando, y el origen de este problema proviene, entre otras razones, de un uso excesivo de los auriculares y cascos que tanto nos acompañan en el día a día.

Entonces, ¿cómo se deben usar correctamente unos auriculares? Esa es una cuestión que ronda a muchos usuarios de estos dispositivos, y que vamos a resolver a continuación, explicando principalmente lo que los especialistas aconsejan a la hora de usar cascos o auriculares. Importante si eres alguien que usa esto a menudo y necesita cuidar sus oídos, como todo el mundo.

Cómo usar auriculares adecuadamente

Usar unos cascos o un headset de forma adecuada es algo extremadamente sencillo. Lo único que aconsejan los especialistas es seguir dos máximas: la primera de ellas es no utilizarlos durante un tiempo demasiado prolongado. La segunda, por otra parte, es algo que requiere prestar especial atención a los niveles de volumen. La música, muy alta y muy cerca de nuestro oído, es algo de lo más negativo para nuestra capacidad de escucha.

La propia Unión Europea ha establecido que el máximo nivel de sonido permitido para los auriculares sin llegar a hacer daño es de 85 decibelios. Ir por encima de eso implica exponerse a un importante riesgo que dañe la salud de nuestros oídos. De hecho, esos 85 dB ya son una cifra muy elevada, teniendo en cuenta que una conversación normal entre dos personas no suele exceder los 60 decibelios habitualmente.

Asimismo, otra recomendación importante es no pasar demasiadas horas con auriculares puestos. Sesiones de dos horas son lo más aconsejable, respetando además los límites de sonido máximo. Son indicaciones muy sencillas, y que hacen mucho por nuestro bienestar. Y es que, excederse en este terreno puede acabar provocando pérdida de oído, o incluso dolores agudos.
Hay casos incluso en los que escuchar demasiada música por auriculares, y a volúmenes altos, deriva en cefaleas constantes. En resumen, es muy fácil usar unos auriculares de forma adecuada y saludable, y no hacerlo puede traer problemas importantes. Así que es un asunto que no debe descuidarse en absoluto, a la vista está.