Categorías
Ocio

Situación actual de la marihuana en España


En nuestro país está prohibida la venta de cannabis pero no de sustancias derivadas de ella como el CBD, que ha demostrado tener propiedades terapéuticas



El consumo de marihuana es una práctica que está muy extendida en España, como ocurre con el tabaco y el alcohol. Sin embargo, existe una diferencia con estas últimas: su situación legal. En nuestro país, son legales el consumo en lugares privados y la plantación para autoconsumo, siempre que las plantas no sean vistas desde la vía pública. Lo que no es legal es consumir esta sustancia en lugares públicos ni comercializar con ella. A pesar de esta situación, es la droga ilegal más consumida en el Estado español, donde un tercio de sus habitantes (35%) aseguran haberla probado en algún momento de su vida. Muchas de estas personas consumen el cannabis por sus propiedades relajantes y terapéuticas, y para estos casos existen también otras opciones completamente legales como el CBD

El CBD o cannabidiol es uno de los más de cien cannabinoides que contiene el cannabis. Se diferencia del famoso THC en que no es psicoactivo, pero sí relajante, y ha demostrado ser eficaz a la hora de paliar dolores o reducir los efectos de la epilepsia, la ansiedad o incluso el insomnio. A día de hoy es posible comprar CBD en España en forma de aceites, flores, vapeadores o incluso cosméticos. Así, es legal comprarlo y venderlo en nuestro país, pero no puede ser etiquetado como complemento alimenticio.

Los productos que contienen CBD que encontraremos por Internet tienen un porcentaje de THC inferior al 0,2%, es decir, casi nada. Esto es así porque la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y la Unión Europea solo permiten cultivar cáñamo si no supera esa cifra de THC, ya que se considera que en esa pequeña cantidad no tiene efectos psicoactivos. 

Esta sustancia puede ser un complemento o una alternativa a la marihuana, más complicada de encontrar y sujeta a más restricciones. En nuestro país el debate sobre la legalización de las drogas como el cannabis se ha nombrado y puesto sobre la mesa vagamente en alguna ocasión, pero sigue estando lejos de formar parte de la agenda política. No ocurre lo mismo en otros países europeos: en Alemania e Italia es legal su uso medicinal, en Luxemburgo se distribuye en Farmacias, y como todo el mundo sabe, en Holanda es posible incluso venderlo en pequeñas cantidades en los famosos coffeeshops.En otras regiones como Francia o Dinamarca, está permitido el uso de derivados del cannabis para la fabricación de fármacos. Solo en Canadá y Uruguay el cannabis es completamente legal, aunque en otros como Estados Unidos, su uso medicinal está mucho más extendido que en Europa. 

¿Y qué ocurre con el CBD? En países como Alemania, Chipre, Bulgaria, Irlanda, Grecia o Eslovenia, ocurre lo mismo que en España, siendo legal vender CBD con una cantidad de THC menos al 0,2%. Por su parte, la vecina Francia permite el cultivo de cannabis para extraer CBD pero este no puede contener absolutamente nada de THC. Reino Unido es más permisivo y permite su uso como complemento alimenticio.