Categorías
Arqueología

Koi Krylgan Kala, una fascinante fortaleza del año 400 a.C. descubierta por una expedición soviética en 1938

Vista aérea de Koi Krylgar Kala / foto Expedición Corasmia - Dominio público

En el año 1938 la Academia de las Ciencias de la Unión Soviética puso en marcha la Expedición Arqueológica y Etnográfica Corasmia, bajo la dirección de Sergey Pavlovitch Tolstov. Su objetivo era investigar la región de Corasmia, una zona que se extendía desde el norte del denominado Gran Irán (actual Uzbekistán) hasta las orillas orientales del mar Caspio, al borde del desierto de Kyzyl Kum.

Corasmia ya era independiente del imperio aqueménida cuando Alejandro lo conquistó, y su rey le ofreció su amistad al macedonio en 328 a.C. Los biógrafos griegos y romanos de Alejandro lo describieron como un rey de nómadas que gobierna un desierto vacío. Pero los arqueólogos soviéticos encontraron que esto no era del todo exacto.

Localización de Koi Krylgan Kala en Google Maps

En realidad Corasmia había sido un reino de agricultores, situado al este del mar de Aral, y rodeado por las tribus nómadas de Asia central. Una especie de oasis protegida por un poderoso ejército de jinetes acorazados.

La expedición descubrió una especie de fortaleza construida entre los siglos IV y III a.C. Un sorprendente edificio circular de dos plantas y 9 habitaciones abovedadas, con un diámetro de 44,5 metros y una altura aproximada de 9,5 metros, rodeado por un muro también circular de 7 metros de espesor y con 8 torres. En el lugar donde debía haber una novena torre se dispuso una entrada con un patio amurallado frente a ella.

Otra vista del lugar / foto Expedición Corasmia – Dominio público

Entre la estructura central y el muro perimetral hay restos de edificios residenciales e industriales. El diámetro total de la estructura es de 87 metros. Todo el lugar está rodeado por un foso de 15 metros de anchura y 3 metros de profundidad.

No se sabe si el lugar era realmente una fortaleza, desde la que se controlaría el centralizado reino corasmita, o algún tipo de complejo religioso. Algunos investigadores opinan que se trata de un templo zoroastriano, el interior del cual servía también como panteón donde se enterraban los reyes de Corasmia. Esta hipótesis está apoyada por el hecho de que el edificio central posee varias cámaras subterráneas.

Maqueta del complejo reconstruido en el Museo Avesta de Uzbekistán / foto Central Asia Travel

Otras teorías afirman que fue un observatorio astronómico, construido a raíz del eclipse solar del 29 de febrero del año 357 a.C. La solución probablemente está en una combinación de las tres funciones.

Una de las figuras encontradas / foto sailko en Wikimedia Commons

El complejo de Koi Krylgan Kala está situado junto a la localidad de Taza-Kel’timinar, en la república de Karakalpakstan, una de las repúblicas autónomas que conforman el actual Uzbekistán. Fue excavado en la década de 1950, encontrándose numerosos restos de cerámica, algunas decoradas con relieves, y varias figuritas de terracota que representan dioses, principalmente Anahita (diosa de las aguas y la fertilidad), y animales. También algunas inscripciones escritas en el dialecto corasmita del Arameo.

De la presencia de pinturas murales que muestran a un hombre barbado que sostiene un racimo de uvas y una jarra de vino y una mujer vertiendo vino en un ánfora, en una de las paredes del edificio central, los investigadores deducen que las tierras circundantes debieron ser antiguamente una fértil región vinícola, con una importante red de canales.

El lugar fue destruido en el curso de las migraciones de los pueblos de las estepas, la conquista de Partia y del imperio greco-bactriano en el siglo II d.C. No obstante, parece que volvió a estar habitado un siglo más tarde y se utilizaría hasta el siglo IV d.C., cuando fue definitivamente abandonado.

Koi Krylgan Kala es el nombre moderno que le dieron los arqueólogos y significa fortaleza frágil. Su nombre auténtico nos es desconocido. Hoy en día toda la estructura, que se mantiene a la intemperie, sufre una considerable erosión de sus muros. Los ladrillos del recinto exterior, han desaparecido casi en su totalidad, aprovechados por las gentes locales para sus propias viviendas.

Otra vista aérea del lugar / foto Expedición Corasmia – dominio público

Fuentes

Kolganova, Yu & Nickiforov, M. & Reijs, Victor. (2015). New archeoastronomical investigation of the complex Koy-Krylgan-kala / The Cambridge History of Iran (William Bayne Fisher, Ehsan Yarshater, eds.) / Die Kunst des Woelbens in Mittelasien / Archaeology in Soviet Central Asia (Grégoire Frumkin) / Wikipedia.