El 22 de febrero de 1939 la misión del Instituto Arqueológico alemán dirigida por el arquitecto Arnold Nöldeke que excavaba en la ciudad sumeria de Uruk, al sureste del actual Irak, encontró una escultura de mármol que representaba la cara de una mujer.

Se halló en la zona de la ciudad donde se situaban los templos dedicados a la diosa Inanna, la protectora de la ciudad y diosa del amor (a la que los acadios llamaban Ishtar), de la que se considera que es una representación. El conocido como distrito de Eanna estaba compuesto por varios edificios, separados del resto de la ciudad por una muralla. Allí se encontraron también los primeros ejemplos de escritura cuneiforme.

Datada hacia el año 3100-3300 a.C., tiene 20 centímetros de alto, y quizá estaba pensada para ser colocada sobre un cuerpo de madera de tamaño natural. Está alisada en su parte posterior, que había sido cubierta con betún y luego con metal de color, quizá láminas de oro o cobre, probablemente para poder ser fijada en una pared.

El yacimiento arqueológico de Uruk en 2008 / foto SAC Andy Holmes (RAF)

Tiene un canal en la parte superior, donde se fijaría el pelo que probablemente estaba hecho también de láminas de oro. Los ojos y las cejas serían de un material diferente, y de hecho tienen restos de incrustaciones de conchas o de lapislázuli. Las perforaciones en las orejas indicarían que llevaba joyas.

La importancia de esta pieza, a la que se denominó máscara de Warka (Warka es el nombre árabe de Uruk), también conocida como dama de Uruk, es que se trata de la primera representación precisa del rostro humano encontrada hasta ahora.

Vistas laterales y posteriores de la máscara / fotos Osama Shukir Muhammed Amin FRCP(Glasg) en Wikimedia Commons

Los hallazgos de mayor antigüedad no son anatómicamente exactos, sino que presentan deformaciones o exageraciones.

Aun así, todavía presenta falta de estilización y una cierta tendencia a la representación geométrica de las características físicas, como los ojos almendrados o la nariz piramidal totalmente simétrica. Destaca la continuidad de las cejas, uno de los rasgos típicos del arte sumerio.

Aunque la máscara desapareció durante los acontecimientos de abril de 2003 en Irak, fue posteriormente recuperada intacta, y hoy puede verse en el Museo Nacional.


Fuentes

Rüya Foundation / Wolfgang Pirsig, Roman Sokiranski, Early depictions of the Human anterior nasal septum. Rhinology, 44, 169-172, 2006. / All Mesopotamia / Uruk: first City of the Ancient World (Nicola Crüsserman et al. ed.) / Wikipedia.


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.