Categorías
Arqueología

Encuentran un cáliz cristiano en el yacimiento romano de Vindolanda, uno de los fuertes del Muro de Adriano


Un reciente descubrimiento en Vindolanda ha arrojado nueva luz sobre el período de los siglos V y VI en Gran Bretaña. Enterrados bajo los restos un edificio lleno de escombros, que los arqueólogos identifican como una iglesia cristiana del siglo VI, había 14 fragmentos de una increíblemente rara copa o cáliz cristiano de plomo.

Aunque en muy malas condiciones debido a su proximidad a la superficie del suelo, cada fragmento del vaso se encontró cubierto por símbolos ligeramente grabados, cada uno representando diferentes formas de iconografía cristiana de la época. La combinación de tantos de estos grabados y el contexto del descubrimiento hace que este artefacto sea uno de los más importantes de su tipo que provienen de los primeros tiempos del cristianismo en Europa Occidental. Es el único cáliz parcial superviviente de este período en Gran Bretaña y el primer artefacto de este tipo que proviene de uno de los fuertes romanos en el Muro de Adriano. 

Ruinas de Vindolanda / foto Mramoeba en Wikimedia Commons

Las marcas parecen haber sido añadidas, tanto en el exterior como en el interior de este cáliz, por la misma mano o artista y aunque ahora son difíciles de ver a simple vista, con la ayuda de la fotografía especializada los símbolos han sido cuidadosamente registrados y se ha comenzado a trabajar en el desciframiento de su significado.

Los grabados incluyen algunos símbolos muy conocidos de la iglesia primitiva, como barcos, cruces, el crismón, peces, una ballena, un obispo, ángeles, miembros de una congregación, letras en latín, griego y potencialmente Ogam.

Dibujos de las inscripciones del cáliz / foto The Vindolanda Trust

El análisis académico del artefacto está en curso por parte del especialista post-romano Dr. David Petts de la Universidad de Durham, que ha tomado la iniciativa de la investigación y ha comentado: Este es un hallazgo realmente emocionante de un período poco comprendido de la historia de Gran Bretaña. Sus aparentes conexiones con la iglesia cristiana primitiva son increíblemente importantes, y este curioso recipiente es único en el contexto británico. Está claro que un mayor trabajo en este descubrimiento nos dirá mucho sobre el desarrollo del cristianismo temprano a principios del período medieval. 

El cáliz forma ahora la pieza central de una nueva exposición en el museo de Vindolanda que destaca el cristianismo y los últimos períodos de ocupación en el sitio, que abre el lunes 31 de agosto de 2020. 

El Director de Excavaciones y CEO de Vindolanda, Andrew Birley lideró el equipo que trabaja en el lugar del descubrimiento: estamos acostumbrados a que nuestros impresionantes restos romanos en Vindolanda nos sorprendan con descubrimientos como pastillas de tinta, guantes de boxeo, botas y zapatos, pero que un objeto como el cáliz sobreviva en el paisaje post-romano es igual de significativo. Su descubrimiento nos ayuda a apreciar cómo el lugar de Vindolanda y su comunidad sobrevivieron más allá de la caída de Roma y, sin embargo, permanecieron conectados a un sucesor espiritual en la forma de cristianismo que, en muchos sentidos, fue tan amplio y transformador como lo que había llegado antes.

Los fragmentos ya expuestos en el museo / foto The Vindolanda Trust

En 2019 se encontró en Vindolanda un tablero del siglo III del juego romano ‘Ludus latrunculorum’, y este mismo año 2020 un ratón de cuero de juguete del siglo II. El yacimiento de Vindolanda está a unos dos kilómetros al sur del Muro de Adriano, y era uno de los fuertes romanos, donde habitaban los legionarios que lo custodiaban.


Fuentes

Vindolanda Charitable Trust