Categorías
Arquitectura Historia Viajeros

El fuerte estadounidense del siglo XIX que se construyó por error en Canadá


Supongo que todo el mundo sabe qué es eBay: un sitio web dedicado a la subasta y/o comercialización de los más variados productos por parte directa de los usuarios. Nació en 2002 y desde entonces son incontables las operaciones que ha llevado a cabo. Uno de las operaciones más inauditas que he tenido ocasión de ver es la que se desarrolló de mayo a junio de 2006: se subastaba nada menos que Fort Montgomery, al módico precio de 9 millones. Sólo llegaron ofrecer 5 millones, así que no hubo trato. En 2009 bajaron el precio a 3 millones y la última noticia es que ahora cuesta uno, así que si hay alguien interesado en hacerse con un fuerte del siglo XIX, todavía está a tiempo.

Se ubica en el extremo septentrional del lago Champlain, una masa de agua dulce de 21.326 kilómetros cuadrados que separa dos estados de EEUU, Vermont y Nueva York, pero también sirve de frontera natural con el canadiense de Quebec, en cuyo territorio se adentra una decena de kilómetros. Por tanto, es un lugar estratégico, como demuestra la construcción de esa fortificación, que en realidad no es única, ya que en la orilla meridional hay otra, mejor conservada y con una historia menos triste: Fort Ticonderoga.

Vista aérea de Fort Ticonderoga/Imagen: Fort Ticonderoga

El Fuerte Ticonderoga, originalmente llamado Fort Carillon, es una fortaleza de planta de estrella que se construyó entre 1755-1758, en el contexto de la Guerra de los Siete Años, que en América del Norte se plasmó en un enfrentamiento entre Gran Bretaña y Francia por el control de lo que hoy es Canadá, arrastrando en él a los indios. En ese ámbito concreto, la contienda terminó con la conquista de Quebec por los británicos y la capitulación de Montreal, lo que supuso la pérdida del territorio para los franceses. Eso es importante para entender lo que viene a continuación.

Hay que avanzar medio siglo. En 1783, las Trece Colonias no sólo se habían independizado y convertido en un nuevo país llamado Estados Unidos de América sino que, desde 1812, éste se hallaba ya inmerso en otro conflicto bélico contra su antigua metrópoli, aprovechando que estaba ocupada en las Guerras Napoleónicas. Las causas eran las restricciones comerciales decretadas por Londres, el reclutamiento forzoso de marinos estadounidenses en la Royal Navy y la ayuda británica a la las tribus que se resistían a la expansión de los norteamericanos. El gobierno de Washington adoptó como estrategia tratar de arrebatar Canadá a su enemigo.

Campañas del norte durante la guerra Anglo-Estadounidense de 1812/Imagen: Rowanwindwhistler en Wikimedia Commons

La guerra terminó en 1815 con la firma del Tratado de Gante, un acuerdo de paz que retornaba al statu quo ante bellum, devolviendo los territorios que se habían ocupado respectivamente. Canadá siguió, pues, en manos británicas y como en 1814 se había producido un intento de invasión de casacas rojas a través del estado de Nueva York (cuyas milicias, junto con las de Vermont y otras tropas regulares, lograron rechazar en la batalla de Plattsburgh), las autoridades estadounidenses decidieron prevenir que algo así se repitiera.

Consecuentemente, en 1816 un destacamento inició la construcción de un fuerte al norte del lago Champlain. Era de planta octogonal y sus muros medían más de 9 metros de altura, estableciéndose un campamento militar adyacente al que se conocía popularmente como The Commons. Al año siguiente, todavía sin terminar, lo visitó el mismísimo presidente de EEUU, James Monroe, exultante por aquel nuevo equipamiento que confirmaba el orgullo nacional asentado a raíz de la contienda. El chasco fue mayúsculo cuando se descubrió que, debido a un error topográfico de los viejos mapas utilizados, el fuerte se había erigido al otro lado de la frontera, en Canadá.

Ubicación de Fort Montgomery en el norte del lago Champlain/Imagen: Google Maps

Una nueva medición demostró que la línea de demarcación, situada en el paralelo 45, estaba mal calculada, y debía retrasarse 1,2 kilómetros. De este modo, no quedó más remedio que abandonar los trabajos antes de que Gran Bretaña protestase y los lugareños se frotaron las manos al encontrarse con inesperados -y gratuitos- materiales de obra para sus casas. El fuerte se conoce hoy en Canadá con el irónico nombre de Fort Blunder (blunder significa torpe), aún cuando no fue bautizado oficialmente y entonces se referían a él como the works o, en referencia a la artillería que le iban a destinar, battery of Rouses Point.

Ratificación del Tratado Webster-Ashburton por el presidente estadounidense John Tyler/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Sin embargo, en el National Register of Historic Places de EEUU (una relación de sitios y objetos a preservar por su importancia histórica) fue registrado en 1977 como Fort Montgomery ¿Por qué? Porque las disputas fronterizas continuaron -aunque a escala menor, sin violencia- y ello llevó a que en 1842 ambas partes firmaron el Tratado Webster-Ashburton, que trataba de solucionar de una vez ese tipo de problemas. El acuerdo confirmó retroactivamente el límite sur de Quebec, que entre 1771 y 1773 se había establecido en la línea Collins-Valentine y marcado con hitos a 45º de latitud norte.

Eso significaba la cesión canadiense de Island Point a EEUU, que dos años más tarde procedió a construir en ella otro fuerte. A éste sí le pusieron nombre: Fort Montgomery, en honor de Richard Montgomery, un general fallecido en 1775, cuando el Ejército Continental invadió Quebec intentando convencer a la población francófona de que se uniese a las colonias rebeldes contra el dominio británico.

La obra resultaba mucho más ambiciosa que la anterior, de modo que tardó tres décadas en terminarse, dedicándosele cuantiosos recursos y personal. Casi medio millar de picapedreros y albañiles estuvieron trabajando in situ en los períodos de mayor intensidad. Dichos momentos coincidieron con los años de la Guerra de Secesión, ya que se temía que Gran Bretaña interviniese desde Canadá a favor de la Confederación y, de hecho, se envió un destacamento a controlar la zona.

Aspecto que presentaba el fuerte al terminarse/IImagen: Boston Public Library

Al final, Londres se mantuvo neutral, pero el famoso raid de St. Albans de 1864 (una incursión en Vermont que una veintena de sudistas realizó desde territorio canadiense con la misión de robar bancos y entretener tropas nordistas) mantuvo la desconfianza mucho tiempo y se siguió considerando aquel punto fronterizo como estratégicamente delicado.

Detalle de uno de los muros: las troneras reforzadas con marcos de hierro/Imagen: Oabonny

Fort Montgomery se concluyó hacia 1870 con interesantes avances poliorcéticos que también tenían otros ocho del país e incluían un foso perimetral inundado y puentes levadizos en sus dos accesos, una isla artificial detrás (unida a él mediante un puente de piedra) que lo protegía de un posible bombardeo y troneras reforzadas con marcos de hierro en los muros, de mampostería, que alcanzaban 15 metros de altura.

Estaba concebido para que lo defendiesen 800 hombres, si bien la guarnición nunca alcanzó esa cifra debido a la distensión en las relaciones con el país vecino y a que los vecinos de Plattasburgh no querían acoger el correspondiente cuartel. No obstante, estaba fuertemente armado; tenía capacidad para albergar 125 cañones en tres niveles y en 1886 sumaba 74 piezas de 200 y 250 milímetros, la mayor parte apuntando hacia Canadá; asimismo, había otras dos enormes, de 380 milímetros, en el patio de armas.

Ahora bien, el paso del tiempo y los avances en armamento fueron haciendo caer en la obsolescencia ese tipo de fortificaciones, ya que los proyectiles explosivos podían deshacer los muros de la mayoría, así que en la última década decimonónica se empezó a retirar la artillería de Fort Montgomery y al entrar en el nuevo siglo ya sólo quedaba allí una veintena de cañones anticuados, el último de los cuales se trasladó en 1909.

Fort Montgomery/Imagen: Mfwills en Wikimedia Commons

El fuerte quedó vacío, como un inmueble fantasma en la que únicamente la presencia de un vigilante -un soldado retirado- lo eximía de ser considerado una ruina comida por la hiedra. Pero no tardó en alcanzar esa condición. Fue en 1926, cuando el gobierno lo sacó a subasta pública y lo adquirieron varios particulares que nunca le prestaron atención, por lo que se repitió lo que había ocurrido con Fort Blunder: los lugareños lo despojaron de todo lo que hubiera de valor: ladrillos, puertas, ventanas…

El golpe de gracia llegó en 1936, cuando se procedió a su demolición, de manera que hoy en día sólo quedan dos bastiones, una pequeña parte del muro sur y restos de los alojamientos de oficiales; la mayor parte de la piedra siguió haciendo un servicio público, pues se empleó en la construcción de un puente entre la villa neoyorquina de Rouses Point y la localidad de Alburg, en Vermont. Transcurrió medio siglo y, en 1983, la propiedad fue comprada por Victor Podd Sr. para convertirla en sede de la empresa Powertex Corporation, que se instaló en los mencionados Commons dejando el fuerte como estaba.

Estado actual de Fort Montgomery/Imagen: Roger y Doug Harwood en Atlas Obscura

Podd entabló contacto con varias sociedades históricas para que apoyasen la venta o donación de Fort Montgomery al estado de Nueva York y proceder a restaurarlo y abrirlo al público. Pero las autoridades no se mostraron interesadas, de manera que su siguiente paso fue, como decíamos al principio, probar en eBay. Y mientras aparece algún mecenas, la estructura del fuerte amenaza con colapsar al haberse llevado los chatarreros las varillas de hierro que sostenían los muros, como pasó en 1980 con el desmoronamiento de uno de los bastiones. Quizá debería haber conservado el nombre de su predecesor, Fort Blunder.


Fuentes: Colonial forts of the Champlain and Hudson valleys. Sentinels of wood & stone (Michael G. Laramie)/For sale: an abandoned, decaying, private fort on a private island (Jessica Leigh Hester en Atlas Obscura)/Bastions on the border: The great stone forts at Rouses Point on Lake Champlain (James P. Millard)/Fort Montgomery, Rouses Point, New York, USA (starforts.com)/Fort Montgomery. Through the years… A pictorial history of the great stone fort on Lake Champlain (James P. Millard)/Wikipedia