Categorías
Arqueología Ciencia

Análisis de ADN revelan el origen físico de los Manuscritos del Mar Muerto

Una de las cuevas donde se hallaron los manuscritos / foto MotherForker en Wikimedia Commons

Un equipo de la Universidad de Tel Aviv dirigido por el Profesor Oded Rechavi en colaboración con el Profesor Mattias Jakobsson, de la Universidad de Uppsala en Suecia, ha logrado descifrar el ADN antiguo extraído de los pergaminos (hechos con pieles de animales) en los que se escribieron los Manuscritos del Mar Muerto. Al caracterizar las relaciones genéticas entre los diferentes fragmentos de pergaminos, los investigadores fueron capaces de discernir importantes conexiones históricas.

La investigación, llevada a cabo durante siete años, fue publicada en la prestigiosa revista Cell el 2 de junio y arroja nueva luz sobre los Manuscritos del Mar Muerto.

Mapa con la localización de cuevas en que se hallaron manuscritos / foto Leon Levy Dead Sea Scrolls Digital Library – Israel Antiquities Authority – Shai Halevi

Hay muchos fragmentos de pergaminos que no sabemos cómo conectar, y si conectamos piezas equivocadas puede cambiar dramáticamente la interpretación de cualquier manuscrito. Asumiendo que los fragmentos que están hechos de la misma oveja pertenecen al mismo manuscrito, explica el profesor Rechavi, es como juntar las piezas de un rompecabezas.

Los Manuscritos del Mar Muerto se refieren a unos 25.000 fragmentos de cuero y papiro descubiertos a partir de 1947, la mayoría en las cuevas de Qumran, pero también en otros sitios ubicados en el Desierto de Judea.

Entre otras cosas, los manuscritos contienen las copias más antiguas de los textos bíblicos. Desde su descubrimiento, los eruditos se han enfrentado al impresionante reto de clasificar los fragmentos y de reunir los restos de unos 1.000 manuscritos, que estaban ocultos en las cuevas antes de la destrucción del Segundo Templo en el año 70 d.C.

Los investigadores se han preguntado durante mucho tiempo en qué medida esta colección de manuscritos, una verdadera biblioteca de las cuevas de Qumran, refleja el amplio entorno cultural del judaísmo del Segundo Templo, o si debe considerarse como la obra de una secta radical (identificada por la mayoría como los esenios) descubierta por casualidad.

Para distinguir entre los manuscritos particulares de esta secta y otros que reflejan una distribución más amplia, secuenciamos el ADN antiguo extraído de las pieles de animales en las que se inscribieron. Pero secuenciar, decodificar y comparar genomas de 2.000 años de antigüedad es muy difícil, especialmente porque los manuscritos están extremadamente fragmentados y sólo se pudieron obtener muestras mínimas.

Pequeño fragmento de uno de los rollos para ser analizado / foto Israel Antiquities Authority – Shai Halevi

Para abordar su desalentadora tarea, los investigadores desarrollaron sofisticados métodos para deducir información de pequeñas cantidades de ADN antiguo, filtrando cuidadosamente las posibles contaminaciones y validando estadísticamente los hallazgos. El equipo empleó estos mecanismos para hacer frente al desafío que plantea el hecho de que los genomas de los animales individuales de la misma especie (por ejemplo, dos ovejas del mismo rebaño) son casi idénticos entre sí, e incluso los genomas de diferentes especies (como las ovejas y las cabras) son muy similares.

A los efectos de la investigación, la Unidad de Manuscritos del Mar Muerto de la Autoridad de Antigüedades de Israel suministró muestras -a veces sólo polvo de pergaminos cuidadosamente retirado de la parte posterior no inscrita de los fragmentos- y las envió para su análisis por el equipo del Profesor Rechavi. Para evitar la contaminación del ADN, el Dr. Anava viajó a Suecia para extraer el ADN bajo las meticulosas condiciones requeridas para el análisis (por ejemplo, usando trajes especiales de cuerpo entero) en el laboratorio de paleogenómica del profesor Jakobsson en Uppsala, que está equipado con equipos de última generación.

Rollos del Mar Muerto utilizado en el estudio / foto Leon Levy Dead Sea Scrolls Digital Library. Israel Antiquities Authority – Shai Halevi

Paralelamente a los equipos que estudiaban el ADN antiguo de los animales, el laboratorio de metagenómica del profesor Mason en Nueva York estudió los contaminantes microbianos de los pergaminos. Según Jakobsson es notable que hayamos podido recuperar suficiente ADN antiguo y auténtico de algunos de estos fragmentos de 2.000 años de antigüedad, teniendo en cuenta la dura historia de los cueros de los animales. Fueron procesados en pergamino, utilizados en un ambiente tosco, dejados por dos milenios, y finalmente manejados por los humanos nuevamente cuando fueron redescubiertos.

Según Rechavi, uno de los hallazgos más significativos fue la identificación de dos fragmentos muy distintos de Jeremías. Casi todos los pergaminos que muestreamos estaban hechos de piel de oveja, por lo que la mayor parte del esfuerzo se invirtió en la muy difícil tarea de tratar de juntar los fragmentos hechos de la piel de determinadas ovejas y separarlos de los fragmentos escritos en pieles de ovejas diferentes que también comparten un genoma casi idéntico. Sin embargo, se descubrió que dos muestras estaban hechas de piel de vaca, y resulta que pertenecen a dos fragmentos diferentes tomados del Libro de Jeremías. En el pasado, se pensaba que uno de los fragmentos hechos de piel de vaca pertenecía al mismo pergamino que otro fragmento que encontramos hecho de piel de oveja. El desajuste ahora refuta oficialmente esta teoría.

Lo que es más, la cría de vacas requiere hierba y agua, por lo que es muy probable que la piel de vaca no procediera del desierto sino que fuera traída a las cuevas de Qumran desde otro lugar. Este hallazgo tiene un significado crucial, porque los fragmentos de cuero de vaca procedían de dos copias diferentes del Libro de Jeremías, reflejando diferentes versiones del libro, que se apartan del texto bíblico tal y como lo conocemos hoy en día.

El profesor Mizrahi explica además, desde la antigüedad tardía, ha habido una uniformidad casi completa del texto bíblico. Un rollo de la Torá en una sinagoga en Kiev sería virtualmente idéntico al de Sydney, al pie de la letra. Por el contrario, en Qumran encontramos en la misma cueva diferentes versiones del mismo libro. Pero, en cada caso, uno debe preguntarse: ¿Es la «pluriformidad» textual, como la llamamos, otra característica peculiar del grupo sectario cuyos escritos fueron encontrados en las cuevas de Qumran? ¿O refleja un rasgo más amplio, compartido por el resto de la sociedad judía de la época? El ADN antiguo prueba que dos copias de Jeremías, textualmente diferentes entre sí, fueron traídas desde fuera del desierto de Judea. Este hecho sugiere que el concepto de autoridad escritural – que emana de la percepción de los textos bíblicos como un registro de la Palabra Divina – era diferente en este período del que dominó después de la destrucción del Segundo Templo. En la era formativa del judaísmo clásico y el cristianismo naciente, la polémica entre las sectas y movimientos judíos se centraba en la interpretación ‘correcta’ del texto, no en su redacción o en su forma lingüística exacta.

Una de las cuevas de Qumran donde se encontraron los manuscritos / foto Israel Antiquities Authority – Shai Halevi

Dado que la mayoría de los manuscritos se encontraron escritos en piel de oveja, el equipo tuvo que encontrar una forma de distinguir «en mayor resolución» entre los genomas muy similares de diferentes ovejas.

El ADN mitocondrial puede decirnos si se trata de una oveja o una vaca, pero no puede distinguir entre las ovejas individuales, dice el profesor Rechavi. Desarrollamos nuevos métodos experimentales e informáticos para examinar los trozos de ADN nuclear conservados, que se desintegraron a lo largo de dos milenios en cuevas áridas y se contaminaron en el curso de 2.000 años, incluso recientemente por las personas que manipularon los pergaminos, a menudo sin siquiera usar guantes.

Utilizando estos métodos, se descubrió que todos los fragmentos de pergaminos muestreados escritos utilizando un sistema particular de escribanos característico de los escritos sectarios encontrados en las cuevas de Qumran (la «práctica de escribanos de Qumran») están genéticamente vinculados y difieren colectivamente de otros fragmentos de pergaminos que fueron escritos de diferentes maneras y descubiertos en las mismas cuevas. Este hallazgo ofrece una nueva y poderosa herramienta para distinguir entre los pergaminos propios de la secta y los pergaminos que fueron traídos de otros lugares, y que potencialmente reflejan la sociedad judía más amplia de la época.

Ruinas de Qumran / foto MotherForker en Wikimedia Commons

El proyecto examina no sólo los fragmentos de pergaminos sino también otros artefactos de cuero descubiertos en varios sitios a lo largo del Desierto de Judea. Las diferencias genéticas entre ellos han permitido a los investigadores discernir entre diferentes grupos de hallazgos.

Según el profesor Mizrahi, muchos fragmentos de pergaminos no fueron encontrados por arqueólogos, sino por pastores, entregados a anticuarios, y sólo posteriormente entregados a académicos.

No siempre sabemos con precisión dónde se descubrió cada fragmento, y a veces se dio información falsa sobre este asunto, dice Mizrahi. Identificar el lugar del descubrimiento es importante, porque afecta a nuestra comprensión del contexto histórico de los hallazgos. Por esta razón, nos entusiasmó saber que un fragmento, que se sospechaba que no era originario de Qumran sino de otro sitio, tenía de hecho una ‘firma genética’ que era diferente de todos los otros pergaminos encontrados en las cuevas de Qumran muestreadas para esta investigación.


Fuentes: Tel Aviv University / Sarit Anava, Moran Neuhof, Oded Rechavi, et al., Illuminating Genetic Mysteries of the Dead Sea Scrolls, Cell, doi.org/10.1016/j.cell.2020.04.046.