Categorías
Ciencia

Encuentran en Siberia el vínculo genético más antiguo entre asiáticos y nativos americanos


Genomas recién secuenciados de cazadores-recolectores prehistóricos en la región del lago Baikal revelan conexiones con los primeros americanos y a través de Eurasia.

Utilizando la genética, la genómica de los antiguos patógenos y el análisis de isótopos, un equipo de investigadores evaluó la historia de la población de la región del lago Baikal, encontrando la conexión más profunda hasta la fecha entre los pueblos de Siberia y las Américas. El estudio, publicado en la revista Cell, demuestra también la movilidad humana, y por lo tanto la conectividad, a través de Eurasia durante la temprana Edad de Bronce.

Los humanos modernos han vivido cerca del lago Baikal desde el Paleolítico Superior, y han dejado atrás un rico registro arqueológico. Los genomas antiguos de la región han revelado múltiples cambios genéticos y eventos de mezcla, lo que indica que la transición del Neolítico a la Edad de Bronce se vio facilitada por la movilidad humana y las complejas interacciones culturales. Sin embargo, la naturaleza y el momento de esas interacciones siguen siendo en gran medida desconocidos.

Diente excavado en el yacimiento de Ust-Kyakhta-3 y datado en el Paleolítico Superior / foto G. Pavlenok

El nuevo estudio informa de los hallazgos realizados en 19 genomas humanos antiguos recién secuenciados de la región del lago Baikal, incluido uno de los más antiguos analizados en esa región. Dirigido por el Departamento de Arqueogenética del Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia Humana, el estudio ilumina la historia de la población de la región, revelando profundas conexiones con los primeros pueblos de América, que se remontan al período paleolítico superior, así como la conectividad a través de Eurasia durante la temprana Edad de Bronce.

Este estudio revela el vínculo más profundo entre los siberianos del Paleolítico Superior y los primeros americanos, según He Yu, primer autor del estudio. Creemos que esto podría arrojar luz sobre futuros estudios sobre la historia de la población nativa americana.

Estudios anteriores han indicado una conexión entre las poblaciones siberiana y americana, pero un individuo de 14.000 años de edad analizado en este estudio es el más antiguo en llevar la ascendencia mixta presente en los nativos americanos. Utilizando un diente extremadamente fragmentado excavado en 1962 en el yacimiento de Ust-Kyahta-3, los investigadores generaron un genoma secuenciado que fue posible gracias a las técnicas más avanzadas de la biología molecular.

Foto He Yu et al.

Este individuo del sur de Siberia, junto con otro más joven del Mesolítico, del noreste de Siberia, comparten la misma mezcla genética de ancestros de la antigua Eurasia del Norte (ANE) y del noreste de Asia (NEA) que se encuentra en los nativos americanos, y sugiere que la ascendencia que más tarde dio lugar a los nativos americanos en América del Norte y del Sur estaba mucho más ampliamente distribuida de lo que se suponía. La evidencia sugiere que esta población experimentó frecuentes contactos genéticos con las poblaciones del NEA, lo que dio lugar a proporciones de mezcla variables a través del tiempo y el espacio.

El genoma del Paleolítico Superior proporcionará un legado para el estudio de la historia genética humana en el futuro, dice Cosimo Posth, autor principal del documento. Se necesitan más pruebas genéticas de los grupos del Paleolítico Superior de Siberia para determinar cuándo y dónde se reunió el acervo genético ancestral de los nativos americanos.

Además de esta conexión transcontinental, el estudio presenta la conectividad dentro de Eurasia como evidenciada tanto en los genomas humanos como en los de los patógenos, así como el análisis de isótopos estables. Combinando estas líneas de evidencia, los investigadores fueron capaces de producir una descripción detallada de la población histográfica en la región del lago Baikal.

El río Selenga junto al yacimiento arqueológico de Ust-Kyakhta-3 / foto G.Pavlenok

La presencia de ancestros relacionados con la estepa de Europa oriental es una prueba del contacto entre las poblaciones de la estepa de Siberia meridional y de Eurasia occidental en el preámbulo de la temprana Edad de Bronce, una época caracterizada por una creciente complejidad social y tecnológica. La sorprendente presencia de Yersinia pestis, el patógeno causante de la peste, sugiere una movilidad de largo alcance durante la Edad del Bronce.

Fuentes: Max Planck Institute / He Yu, Maria A. Spyrou, Marina Karapetian, Svetlana Shnaider, Rita Radzevičiūtė, Kathrin Nägele, Gunnar U. Neumann, Sandra Penske, Jana Zech, Mary Lucas, Petrus LeRoux, Patrick Roberts, Galina Pavlenok, Alexandra Buzhilova, Cosimo Posth, Choongwon Jeong, Johannes Krause, Paleolithic to Bronze Age Siberians Reveal Connections with First Americans and across Eurasia, Cell, DOI: 10.1016/j.cell.2020.04.037.