Categorías
Arqueología

Encuentran en Israel raras figuritas del dios cananeo Baal y de un becerro de bronce


Antiguos artefactos que datan de hace 3.300 años han sido desenterrados por los arqueólogos de la australiana Universidad Macquarie en una ciudad perdida hace mucho tiempo que se cree que está vinculada al Rey David.

Una rara figurita del dios cananeo Baal en actitud de golpear a sus enemigos, otra de un becerro de bronce, dos sellos y cerámica cananea y filistea decorada del siglo XII a.C. fueron descubiertas en Khirbet el-Rai, en Israel, por un equipo de la Universidad durante la última campaña de excavaciones, en febrero de 2020.

Especialmente interesante es la figurita del dios, parcialmente intacta, que lleva un sombrero alto y habría tenido su brazo derecho levantado y su otro brazo extendido al frente, posiblemente sosteniendo un arma como una lanza.

Figurita del dios Baal / foto Macquarie University

Los arqueólogos creen que este yacimiento fue una vez la antigua ciudad filistea de Siclag mencionada en el Libro de Samuel en la Biblia. Su descubrimiento se anunció en julio de 2019, y una primera datación la remontaba a comienzos del siglo X a.C.

Según la Biblia, el rey filisteo Aquis de Gat le dio Siclag a David, famoso por haber matado al gigante Goliat, mientras huía del rey Saúl. Más tarde, tras la muerte de Saúl, David se convirtió en rey en Hebrón y Siclag permaneció en manos de su naciente reino de Judá.

Las excavaciones del equipo han revelado capas de los siglos XII-X a.C., que cubren los cimientos cananeos de la ciudad. También han encontrado evidencia de un gran incendio, ladrillos de barro quemados, ceniza blanca, madera quemada y numerosos recipientes de cerámica destruidos, lo que coincide con el relato bíblico de la ciudad siendo asaltada por los amalecitas, los principales enemigos de los israelitas.

Momento del descubrimiento de uno de los sellos / foto Macquarie University

Los estudiosos se han dividido en cuanto a la ubicación de Siclag, con hasta 12 sitios potenciales propuestos. Pero Garfinkel y el codirector Dr. Kyle Keimer, profesor titular de Arqueología del Antiguo Israel en la Universidad Macquarie, dicen que las pruebas reunidas dan a Khirbet el-Rai las mayores posibilidades de ser la ciudad bíblica perdida.

El sitio ha producido una gran cantidad de artefactos, incluyendo ricos hallazgos de cerámica cananea, vasijas utilizadas para almacenar aceite y vino, un depósito de sílex utilizado para hojas de hoz, inscripciones, lámparas de aceite, un santuario portátil e incluso una gran punta de bronce.

El equipo ha descubierto una serie de edificios monumentales superpuestos, así como múltiples edificios domésticos. El primero de los edificios monumentales fue destruido, conservando una sala llena de huesos quemados y objetos de culto, algunos de los cuales tienen su origen en Chipre. La arquitectura y los pequeños hallazgos indican que en esa época (la Edad de Hierro) existía una sociedad sofisticada con conexiones internacionales, en lugar de los modestos asentamientos dispersos que los estudiosos pensaban anteriormente.

Fuente: Macquarie University.