Categorías
Arqueología

Arqueólogos del INRAP encuentran en Francia un santuario y una cantimplora romana del siglo IV d.C.


En la localidad de Seynod, al sureste de Francia, arqueólogos del Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas (INRAP) encontraron un santuario romano y varios objetos entre los que destaca una cantimplora metálica romana del siglo IV d.C., en excepcionales condiciones de conservación, que perteneció probablemente a un legionario.

Restos del santuario / foto INRAP

Los arqueólogos del INRAP estaban excavando el sitio donde se levantará una futura zona comercial cuando desenterraron los restos de un recinto sagrado de la época romana con al menos dos, tal vez tres, pequeños templos y 42 fosos en los que se depositaban ofrendas religiosas. Sólo quedan los cimientos de piedra de las estructuras, pero en dos de los tres se puede identificar claramente la planta de la cella (el espacio cerrado del templo) y el vestíbulo.

La zanja que rodea el recinto, y que corresponde posiblemente a la primera fase de la construcción, data de la primera mitad del siglo I d.C. Se encontraron cerámicas de finales del siglo I y principios del II en la parte sur del sitio. Los pequeños templos y fosos datan de la primera mitad del siglo IV.

Fosas donde aparecieron los objetos / foto INRAP

Cuarenta y uno de los 42 pozos están agrupados en tres grupos de 13, 14 y 14. Varían mucho en tamaño, la mayor abertura tiene más de dos metros de ancho, la más pequeña sólo un metro y medio. Dentro de algunos de ellos se encontraron objetos como monedas, cerámica y figurillas. En uno de estos pozos apareció la cantimplora.

Se trata de un recipiente de aleación de hierro y cobre que los romanos llamaban lagúncula y que formaba parte del equipo estandar de un legionario. Además es la tercera encontrada en tierras de la Galia y una de las pocas que se ha conservado completa.

La cantimplora romana / foto Antoine Valois, INRAP

Está hecha de dos planchas redondas de hierro unidas por largos paneles laterales planos y lisos de aleación de cobre con contornos en forma de hoja que también sirven para sujetar un mango colgante articulado de aleación de cobre. El tapón de aleación de cobre también sigue en su sitio. Estaba conectado al frasco con un cable de bronce del que queda un fragmento. La base, también de aleación de cobre, está intacta con todos sus engarces y está decorada con círculos concéntricos.

Detalle lateral / Antoine Valois, INRAP

La cantimplora tenía un candado, lo que sugiere que se usaba para llevar algo más valioso que agua o el aceite que los legionarios llevaban en las campañas. El frasco de metal ha conservado rastros de su contenido orgánico original y para identificar la naturaleza de los materiales biológicos que contenía, se tomaron cuatro muestras durante la restauración del objeto. Los análisis revelaron que era principalmente mijo (Panicum miliaceum L.) con pequeñas cantidades de moras y lácteos.

Detalle de la base / Antoine Valois, INRAP

También hay rastros de brea de una conífera y material vegetal de una planta con altos niveles de ácido oleanólico, aunque no se ha podido identificar. Todos los ingredientes habrían sido calentados o cocinados juntos. Dado el contexto del descubrimiento en un pozo del santuario, el contenido de la cantimplora evoca un gesto de culto, como una ofrenda de comida.

Fuente: INRAP (Institut national de recherches archéologiques préventives).