Categorías
Arqueología

Misteriosos círculos óseos hechos con restos de mamuts revelan pistas sobre la Edad de Hielo


Misteriosos círculos óseos hechos con los restos de docenas de mamuts, encontrados en Ucrania y el oeste de la llanura rusa (donde existen unas 70 de estas estructuras) han revelado pistas sobre cómo las antiguas comunidades sobrevivieron a la edad de hielo en Europa.

Nuevos análisis muestran que los huesos de uno de los sitios, el denominado Kostenki 11, tienen más de 20.000 años de antigüedad, lo que la convierte en la estructura circular más antigua de este tipo construida por los humanos y descubierta en la región. Los huesos probablemente procedían de cementerios de animales. El círculo estaba oculto por los sedimentos y ahora, una vez excavado, se encuenta un metro por debajo del nivel de la superficie.

La mayoría de los huesos encontrados en el lugar son de mamuts. Un total de 51 mandíbulas inferiores y 64 cráneos de mamut individuales se utilizaron para construir las paredes de la estructura de 9 por 9 metros y se esparcieron por su interior. También se encontraron pequeñas cantidades de huesos de reno, caballo, oso, lobo, zorro rojo y zorro ártico.

Kostenki 11 / foto Alex Pryor

Los arqueólogos de la Universidad de Exeter encontraron por primera vez en una estructura de estas características restos de madera carbonizada y otros restos de plantas blandas no leñosas, dentro de la estructura circular que está situada justo en las afueras del moderno pueblo de Kostenki, a unos 500 km al sur de Moscú. Esto muestra que la gente quemaba madera y huesos como combustible, y que las comunidades que vivían allí habían aprendido a buscar plantas comestibles durante la Edad de Hielo. Las plantas también podrían haber sido utilizadas para venenos, medicinas, cuerdas o telas. También se encontraron más de 50 pequeñas semillas carbonizadas, restos de plantas que crecían localmente o posiblemente restos de comida de la cocina y la alimentación.

El Dr. Alexander Pryor, que dirigió el estudio, dijo: Kostenki 11 representa un raro ejemplo de cazadores-recolectores paleolíticos que viven en este duro entorno. ¿Qué podría haber traído a los antiguos cazadores-recolectores a este sitio? Una posibilidad es que los mamuts y los humanos pudieran haber venido en masa a la zona porque tenía un manantial natural que habría proporcionado agua líquida no congelada durante todo el invierno, algo raro en este período de frío extremo.

Estos hallazgos arrojan nueva luz sobre el propósito de estos misteriosos sitios. La arqueología nos muestra cómo nuestros antepasados sobrevivieron en este ambiente desesperadamente frío y hostil en el clímax de la última edad de hielo. La mayoría de los otros lugares en latitudes similares en Europa habían sido abandonados para esta época, pero estos grupos se las arreglaron para adaptarse para encontrar comida, refugio y agua.

La última edad de hielo, que barrió el norte de Europa entre 75.000 y 18.000 años atrás, alcanzó su etapa más fría y severa hace alrededor de 23.000 a 18.000 años, justo cuando se estaba construyendo la estructura de Kostenki 11. Las reconstrucciones climáticas indican que en esa época los veranos eran cortos y frescos y los inviernos largos y fríos, con temperaturas de alrededor de –20 grados centígrados o más frías. La mayoría de las comunidades abandonaron la región, probablemente debido a la falta de presas para cazar y a los recursos vegetales de los que dependían para sobrevivir. Con el tiempo, los círculos óseos también fueron abandonados a medida que el clima seguía siendo más frío e inhóspito.

Kostenki 11 / foto Alex Pryor

Anteriormente los arqueólogos han asumido que las estructuras óseas circulares de mamuts se utilizaban como viviendas, ocupadas durante muchos meses. El nuevo estudio sugiere que esto puede no haber sido siempre así, ya que la intensidad de la actividad en Kostenki 11 parece menor de lo que se esperaría de un campamento base de larga duración.

Otros hallazgos incluyen más de 300 diminutas piedras y astillas de sílex de sólo unos pocos milímetros de tamaño, escombros dejados por los habitantes del sitio mientras amasaban nódulos de piedra en herramientas afiladas con formas distintivas utilizadas para tareas como el despiece de animales y el raspado de pieles.

La investigación, llevada a cabo por académicos de la Universidad de Exeter, la Universidad de Cambridge, la Reserva del Museo Estatal Kostenki, la Universidad de Colorado Boulder y la Universidad de Southampton, se publicó en la revista Antiquity.

Fuentes: University of Exeter / Pryor, A., Beresford-Jones, D., Dudin, A., Ikonnikova, E., Hoffecker, J., & Gamble, C. (n.d.). The chronology and function of a new circular mammoth-bone structure at Kostenki 11. Antiquity, 1–19. doi:10.15184/aqy.2020.7