Una pieza de cristal de 1200 años de antigüedad del juego hnefatafl encontrada en Lindisfarne

La pieza del juego encontrada / foto DigVentures y Universidad de Durham

Una rara pieza de vidrio fue descubierta durante una excavación arqueológica en Lindisfarne – la pequeña isla de Northumbria cuyo monasterio medieval fue asaltado por los vikingos en el 793 d.C., anunciando el comienzo de la era vikinga en Gran Bretaña.

La pieza fue descubierta en septiembre de 2019 durante una excavación arqueológica comunitaria dirigida por DigVentures y la Universidad de Durham, que ha descubierto parte del emblemático monasterio.

Localización de Lindisfarne en la costa este de Northumbria, en Google Maps

Hecha de cristal azul brillante con exuberantes remolinos blancos, está coronada con un anillo de cinco bolitas blancas, lo que significa que es probable que haya sido una pieza que representaba al rey en un juego de tablero.

Fechada entre los años 700 y 900 d.C., los arqueólogos creen que proviene, efectivamente, de un conjunto utilizado para jugar al Hnefatafl una modalidad del tafl, la familia de juegos que se derivaron del juego de guerra romano Ludus Latrunculorum, y que se jugó en Gran Bretaña, Dinamarca, Islandia, Irlanda, Noruega y Suecia antes de la llegada del ajedrez en los siglos XI y XII. Precisamente un tablero de Ludus Latrunculorum se encontró en el yacimiento de Vindolanda en mayo de 2019.

Otras piezas de tafl de madera o hueso han sido encontradas en entierros de élite de la Inglaterra anglosajona, pero sólo otra pieza de tafl de vidrio ha sido encontrada en las Islas Británicas, en Dundurn, Escocia, haciendo de esta pieza de Lindisfarne la segunda en ser descubierta.

Juego tafl noruego / foto NTNU Vitenskapsmuseet en Wikimedia Commons

Los siguientes ejemplos más cercanos fueron encontrados cerca de Dublín, Irlanda, en Dorstadt, Alemania, y en un entierro del siglo XII en Birka, Suecia.

Mucha gente estará familiarizada con las versiones vikingas del juego, y estoy segura de que mucha gente se preguntará si esta pieza de juego fue dejada caer por un vikingo durante el ataque a Lindisfarne, pero creemos que en realidad pertenecía a una versión del juego que fue jugada por las élites del norte de Gran Bretaña antes de que los vikingos pusieran un pie aquí, dijo Lisa Westcott Wilkins, Directora General de DigVentures.

A los romanos les gustaba mucho regalar piezas de juego a los príncipes ‘bárbaros’, y a medida que el juego se extendió fuera del imperio romano, diferentes sociedades desarrollaron sus propias variaciones de las reglas, incluyendo el norte de Gran Bretaña.

De hecho, creemos que la pieza probablemente fue enterrada originalmente con un miembro de la élite de Northumbria, cuya tumba fue luego perturbada.

Es sorprendente pensar que cuando los vikingos llegaron aquí pudieron, en teoría, sentarse con los monjes de Lindisfarne para jugar un juego que hubiera sido familiar para ambas culturas, aunque casi seguro que habrían discutido sobre las reglas de juego, continuó Westcott Wilkins.

Aunque había muchas versiones diferentes, todos los juegos siguen más o menos el mismo principio de defender un rey contra los atacantes.

Es extraordinario encontrar una pieza de juego de tafl de cristal como esta en tan perfecto estado. Son tan raras como los dientes de gallina, dijo Mark Hall, uno de los principales especialistas en juegos romanos y de la Alta Edad Media, y Oficial de Colecciones del Museo y Galería de Arte de Perth, que inspeccionó la pieza cuando fue encontrada.

Ahora en su cuarta temporada, la excavación ha revelado parte de un cementerio y un taller asociado con el monasterio, ambos datan de 700 a 1000 d.C. cuando la actividad en la isla estaba en su apogeo.

Este es un descubrimiento verdaderamente maravilloso, que nos da una visión muy especial de la vida en el monasterio en ese momento dijo el Dr. David Petts, profesor titular de Arqueología del Norte de Gran Bretaña en la Universidad de Durham, que codirige la excavación con DigVentures.

Es similar a una serie de otros ejemplos encontrados en los asentamientos y sitios de comercio alrededor del borde del Mar del Norte, y nos muestra no sólo que había gente en Lindisfarne que tenía tiempo libre, sino que estaban bien conectados dijo Petts.

Lindisfarne habría sido un lugar muy concurrido en ese entonces. Miles de personas habrían venido en peregrinación buscando milagros y curas, pero el monasterio también tenía fuertes conexiones reales: se encuentra justo enfrente del Castillo de Bamburgh, que era la sede del poder noruego. Esto significaba que también era un lugar de refugio para los reyes, y era visitado regularmente por las elites, los nobles y el clero de alto rango.

Sabemos que al menos un rey se retiró a la isla para poner fin a su vida como monje, pero antes de que se uniera a la comunidad cambió las reglas para asegurarse de que los monjes pudieran beber vino.

Artefactos encontrados en la excavación de este año en Lindisfarne / Foto: DigVentures y la Universidad de Durham

Aunque la gente tiende a pensar en Lindisfarne hoy en día como un lugar bastante remoto, en aquel entonces estaba lejos de estar aislado. Era un nexo de conexiones culturales, con fuertes vínculos con otras partes de Gran Bretaña, la Europa continental e incluso más allá, dijo Petts.

La investigación de este año también descubrió dos anillos de cobre, un alfiler de cobre, una pequeña hebilla de bronce, y pruebas de que el taller podría estar relacionado con la metalurgia, por la que el monasterio era famoso.

Fuente: DigVentures.