Poblaciones humanas sobrevivieron a la super-erupción del volcán Toba en Sumatra hace 74.000 años, según un nuevo estudio

Ilustración de cómo podría haber sido la erupción de Toba vista desde el espacio / foto Anynobody en Wikimedia Commons

Nuevos trabajos arqueológicos apoyan la hipótesis de que poblaciones humanas estaban presentes en la India hace 80.000 años y que sobrevivieron a una de las mayores erupciones volcánicas de los últimos dos millones de años

La super-erupción del Toba fue uno de los mayores eventos volcánicos de los últimos dos millones de años, unas 5.000 veces más grande que la erupción del Monte Santa Helena en la década de 1980. La erupción ocurrió hace 74.000 años en la isla de Sumatra, Indonesia, y se argumentaba que había dado lugar a un invierno volcánico que duró de seis a diez años, lo que provocó un enfriamiento de la superficie de la Tierra durante 1.000 años. Las teorías sostenían que la erupción volcánica habría provocado grandes catástrofes, entre ellas la diezma de las poblaciones de homínidos y mamíferos en Asia, y la casi extinción de nuestra propia especie. Se decía que los pocos Homo sapiens que sobrevivieron en África lo hicieron desarrollando sofisticadas estrategias sociales, simbólicas y económicas que les permitieron finalmente reexpandirse y poblar Asia hace 60.000 años en una única y rápida oleada a lo largo de la costa del Océano Índico.

Sitio de Dhaba, con vistas al Valle de Son Medio, India. Obsérvese la ubicación de la trinchera arqueológica a la izquierda de la foto / foto Christina Neudorf

El trabajo de campo en el sur de la India realizado en 2007 por algunos de los autores de este estudio puso en tela de juicio esas teorías, lo que dio lugar a importantes debates entre arqueólogos, genetistas y especialistas en ciencias de la Tierra sobre el momento en que se produjo la dispersión de los seres humanos fuera de África y el impacto de la super-erupción de Toba en el clima y el medio ambiente. El presente estudio continúa el debate, aportando pruebas de que el Homo sapiens estuvo presente en Asia antes de lo previsto y de que la super-erupción de Toba no fue tan apocalíptica como se creía.

El presente estudio informa sobre un registro estratigráfico único de 80.000 años de duración del sitio de Dhaba, en el Valle Medio del Son, en el norte de la India. Las herramientas de piedra descubiertas en Dhaba en asociación con el momento en que se produjo el acontecimiento de Toba proporcionan una fuerte evidencia de que las poblaciones que utilizaban herramientas del Paleolítico Medio estaban presentes en la India antes y después de hace 74.000 años. El profesor J.N. Pal, investigador principal de la Universidad de Allahabad (India), señala que aunque la ceniza de Toba se identificó por primera vez en el valle de Son en la década de 1980, hasta ahora no teníamos pruebas arqueológicas asociadas, por lo que el sitio de Dhaba llena un importante vacío cronológico.

El profesor Chris Clarkson de la Universidad de Queensland, autor principal del estudio, añade: Las poblaciones de Dhaba utilizaban herramientas de piedra similares a las que utilizaba el Homo sapiens en África en la misma época. El hecho de que estos conjuntos de herramientas no desaparecieran en la época de la super-erupción de Toba ni cambiaran drásticamente poco después indica que las poblaciones humanas sobrevivieron a la llamada catástrofe y siguieron creando herramientas para modificar sus entornos. Esta nueva evidencia arqueológica apoya la evidencia fósil de que los humanos emigraron de África y se expandieron por Eurasia antes de hace 60.000 años. También apoya los hallazgos genéticos de que los humanos se cruzaron con especies arcaicas de homínidos, como los neandertales, antes de hace 60.000 años.

Las herramientas de piedra encontradas en el sitio de Dhaba corresponden a los niveles de supererupción del volcán Toba / foto Chris Clarkson

Aunque la súper-erupción de Toba fue un acontecimiento colosal, pocos climatólogos y especialistas en ciencias de la tierra siguen apoyando la formulación original del escenario de invierno volcánico, sugiriendo que el enfriamiento de la Tierra fue más leve y que Toba pudo no haber causado realmente el período glacial subsiguiente. Las pruebas arqueológicas recientes en Asia, incluidos los hallazgos desenterrados en este estudio, no apoyan la teoría de que las poblaciones homínidas se extinguieron a causa de la super-erupción del Toba.

En cambio, las pruebas arqueológicas indican que los seres humanos sobrevivieron y se enfrentaron a uno de los mayores acontecimientos volcánicos de la historia de la humanidad, lo que demuestra que los pequeños grupos de cazadores-recolectores se adaptaron a los cambios del medio ambiente. No obstante, los pueblos que vivieron alrededor de Dhaba hace más de 74.000 años no parecen haber contribuido significativamente al acervo genético de los pueblos contemporáneos, lo que sugiere que estos cazadores-recolectores probablemente se enfrentaron a una serie de retos para su supervivencia a largo plazo, incluidos los dramáticos cambios ambientales de los milenios siguientes. Al resumir las implicaciones más amplias de este estudio, el profesor Michael Petraglia, del Instituto Max Planck, dice: El registro arqueológico demuestra que, si bien los seres humanos a veces muestran un notable nivel de resistencia a los desafíos, también es evidente que las personas no siempre prosperaron a largo plazo.

Fuentes: Max Planck Institute / Clarkson, C., Harris, C., Li, B. et al. Human occupation of northern India spans the Toba super-eruption ~74,000 years ago. Nat Commun 11, 961 (2020). doi.org/10.1038/s41467–020–14668–4