Encuentran en Dinamarca un disco solar en una urna de la Edad del Bronce

Disco solar de ámbar / foto Museo de Viborg

En 2008 y 2009, los arqueólogos excavaron un yacimiento en Løgstrup, ubicado al noroeste de Viborg en Dinamarca. Se trataba de un asentamiento de la Edad del Bronce con restos de casas y fosas y hornos de fundición de bronce, levantado y ampliado en varias fases alrededor del 900–700 a.C., donde aparecieron diversos objetos de bronce, ámbar, cerámica, y dos urnas funerarias que contenían restos de entierros de cremación.

Localización del hallazgo / foto Museo de Viborg

Las dos urnas se depositaron en el Museo de Viborg. Diez años después, en octubre de 2019, las urnas fueron escaneadas mediante tomografía computerizada. Y sorprendentemente, no había restos de huesos quemados por ninguna parte en las urnas, tan solo cenizas. Hacia la mitad de una de ellas los arqueólogos descubrieron un objeto curioso, que tenía la forma de un disco de hockey en la imágenes escaneadas.

Una vez extraído cuidadosamente resultó ser una pequeña y fina rodaja de ámbar. Un disco que mide 3 centímetros de diámetro y 0,9 centímetros de grosor, y que debió ser colocado en la urna sobre los restos cremados de una niña.

Escaner del disco dentro de la urna / foto Museo de Viborg

El ámbar era muy valioso en la Dinamarca de la Edad del Bronce, ya que era a la vez una mercancía y un símbolo religioso. Se lo consideraba una manifestación del poder del sol. Algunas fuentes griegas lo describen incluso como laslágrimas del dios del sol, Apolo.

La simbología solar es un motivo frecuente en objetos y esculturas de la Edad de Bronce. En este caso el disco pudo colocarse en la urna como una señal de la posición social de la persona o como una especie de ofrenda para que el alma de la persona muerta viajase al otro mundo bajo la protección del sol. Así, se creía que igual que el sol atravesaba el cielo durante el día, también atravesaba la oscuridad del inframundo por la noche.

El disco solar tal y como se encontró (izquierda) y aplicándole una luz por detrás (derecha) / foto Museo de Viborg

Aunque a primera vista el disco de ámbar no parece gran cosa, todo cambia cuando se hace brillar una luz tras él. Entonces es cuando revela su auténtica belleza y función de disco solar. Se trata de un descubrimiento único en Dinamarca, el primero de su tipo hallado en la zona.

Fuente: Museo de Viborg.